Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Ángel Alonso Pachón
Ángel Alonso Pachón
Pidamos sensatez frente a ideologías... exijamos moralidad social frente a moralidad “feminista”

Cuando las cabezas dirigentes de las grandes compañías están seleccionadas entre el amalgama pseudo político, sin controles de idoneidad, sin curriculum vitae para ver y valorar la experiencia y, además, con poca transparencia, se consigue lo que el “gobernante” de turno quiere, un servicio de control a su medida.


Con esa amalgama de padrinos, de pagos de deudas peligrosas, de amigos colocados a medida, pueden, a pesar de ellos, obtener resultados positivos en los diferentes sectores económicos...

Pueden..., pero no nos engañemos, pueden gracias al extraordinario valor de un funcionariado técnicamente preparado, obediente, quizás, a las normas, pero fiel a los principios profesionales de todo empleado o funcionario con responsabilidades de gestión y operatividad.


La combinación de intereses políticos partidistas hace que “los túneles para trenes no sean túneles y los trenes para túneles no sean trenes”. Da igual; se quitan de en medio un par de técnicos pero se sigue manteniendo la cabeza pensante colocada a dedo por el correspondiente gobernante. “Paganini”, como siempre, el pueblo trabajador, esclavo de horarios y siempre perdedor de su tiempo familiar...


A muchos de nosotros nos enseñaron a observar el funcionamiento de los responsables políticos en Europa: Dimisiones, simplemente, por la responsabilidad que consideraban tener sobre las actuaciones de los funcionarios o los empleados a sus órdenes.


El caso de los trenes y túneles centrado en Cantabria, puede que sea “dolorosamente anecdótico”, pero si nos acercamos a la Ley del “SÍ ES SÍ”, no podemos hablar de “anécdota”.


Cuando la ideología se come el sentido común y la aberración de la ignorancia asalta las esferas intelectuales de un país, estamos en la pendiente de una pista de esquí asaltada por una avalancha. El “machismo” generalizado ha destrozado el diccionario; la violencia de género no objetiva ha convertido la sexualidad en una herramienta contra todo aquello que no guste a una mujer. Se ha llegado al extremo de considerar que lo que no es conforme con el “movimiento feminista globalizado” es violencia de género.


Hoy día “ligar” es el ejercicio más arriesgado para cualquier joven o no tan joven; “piropear” depende del gusto de la piropeada; “mirar, contemplar” es el comienzo de una ofensa calculada maliciosamente contra el sexo opuesto, el hombre.


Recuerdo una anécdota sobrevenida en un tren de cercanía de Madrid: un joven toma el tren y se sienta tranquilamente. Frente a él, una chica llamativa, con pechera abundante y aireada, con piernas hermosas, al descubierto por culpa de pantalones que pasaban milagrosamente el área de las ingles, con mirada de soslayo a los pasajeros curiosos y atónitos por lo que veían.


De repente, levanta la voz, dirigiéndose al joven que estaba frente a ella porque, según su opinión, la estaba mirando con picardía... El joven se disculpó y le indicó que no era como ella lo estaba comentando... no servía de nada y la joven seguía amenazándole...


Todo se calmó, cuando una persona de edad avanzada, que estaba contemplando la escena, se levantó y la recriminó diciendo: “señorita, cuando usted aprenda a salir a la calle sin enseñar sus preciosos pechos ni sus hermosas piernecitas, puede pedir que cualquier joven que se cruce con usted no la mire; cuando provocamos a la naturaleza, la naturaleza responde; el hombre está hecho para la hembra y la hembra para el hombre”.


La señorita, puso su bolso sobre las piernas y guardó silencio. El tren paró y otras personas se atrevieron a añadir: “j., no vamos a poder mirar a nadie; ¡que vistan como es socialmente adecuado!


Todo esta amalgama de “sexismo feminoide”, que criminaliza el género, tendrá que ir pensando en hacer cursos de formación acelerada o correrá el riesgo de ir perdiendo esos magníficos sueldos de grado superior con pluses, vergüenza y escándalo de la sociedad en la que vivimos y ellas quieren eternizar.


La mujer, como concepto natural, lleva consigo la vida; ¿cómo es posible que muchas de esas “miembras” de su movimiento, defiendan a capa y espada el aborto, en vez de proteger el derecho a la vida, patrimonio exclusivo de la mujer?


Hay mucha tela que cortar, pero pocos folios.


Pidamos sensatez frente a ideologías... exijamos moralidad social frente a moralidad “feminista”... tendamos la mano de la comprensión frente a los apartheid de género, bien pagados... 

Artículos del autor

José María Gironella, en su novela “Condenados a vivir” (1971), retrató, ya en su tiempo, la ambivalencia de la sociedad española y el esfuerzo de un pueblo por equilibrar la balanza del conocimiento, de la libertad y de la prosperidad entre las diversas esferas sociales.

Hoy recordamos la “matanza de Atocha”, intento de destrucción. La historia está llena de terroristas, ególatras de sus ideas y negacionistas de todo lo que ellos no suscriban. La historia, gracias aquellos que por encima de todo defendieron una sociedad diversa en la convivencia, nos ha dejado progreso, paz y convivencia, a pesar de los grupos extremistas defensores de realidades extremas y excluyentes.

Recorremos la vida comprometidos con terceros, empresarios, jefes, superiores... Palmadas que esclavizan, crean, sin saberlo, sueños de ilusiones que se rompen... Los compromisos no generan confianza y futuro, sobre todo si el que sirve es pobre.

Con toda esta diatriba insulsa, generada tras el simple comentario de un posible protocolo “protector de la mujer”, antes de dar un paso decisivo en su vida, se pone de manifiesto lo peor que llega a existir en política, el desprecio a una información objetiva a toda mujer que ha tomado la determinación de abortar.

¡Camaradas! ¡Siempre la Verdad! ¡El Partido será siempre vuestro guía! Suena a Comunismo trasnochado. Método “comunal” para controlar la población. La palabra “Camarada” ha sido siempre la mayor hipocresía engañosa del débil. El Comunismo sólo ha hecho “autómatas trabajadores silenciosos”.

Palabras del señor Feijóo. “No acepto lecciones de la izquierda, en Castilla y León, defendemos a la mujer, garantizamos todos sus derechos y protegemos su libertad para elegir”. La Sanidad Pública, en caso de actuaciones con posible riesgo personal y por el derecho que tiene el paciente a conocer con claridad cualquier actuación sobre su cuerpo, mantiene un protocolo, consistente en una documento explicativo y aclaratorio que debe firmar el paciente.

Hace poco, en la iglesia Santa María Maravillas de Jesús de Getafe, escuche una breve homilía en la que se exponía el tema de la fe. Creer en tiempos de Jesús era un aceptar lo que se veía y lo que se prometía. Más tarde el misterio de la fe trepida constantemente en el interior del ser humano. Decía el joven sacerdote, al finalizar su breve pero intensa homilía, hoy, creer está rodeado de todo tipo de pruebas y dificultades... No hay respuestas.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris