Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Alzheimer   Vejez   Sentimientos   Edad   Enfermedad  

En la recta final

​A lo largo de la vida vemos lejana la vejez. Los avatares de la misma y la propia senectud nos descubren, inesperadamente, la realidad de los hechos
Manuel Montes Cleries
viernes, 24 de septiembre de 2021, 10:55 h (CET)

Uno de los procesos que indican el deterioro propio de la edad es el padecimiento de esas enfermedades, que han existido desde siempre, pero que la medicina moderna ha determinado con exactitud.


Ayer se celebró el día de los enfermos de Alzheimer. Esta dolencia fue observada, descrita y diagnosticada en los primeros años del siglo XX por el doctor Alzheimer y un equipo de neurólogos que investigaban en un laboratorio alemán. Desde entonces se ha buscado con ahínco el tratamiento adecuado para esta enfermedad sin un éxito aparente, aunque se ha conseguido paliar sus consecuencias.

    

Desgraciadamente cada día proliferan a nuestro alrededor, como consecuencia del aumento de la esperanza de vida, pacientes que paulatinamente ven disminuir su memoria, tienden a aislarse, cambian el carácter y sufren trastornos del lenguaje. Se trata del Alzheimer. (Antiguamente se denominaban a todas estas dolencias como demencia senil. Hoy se pueden distinguir diversas variantes de la misma entre las que se encuentra el Alzheimer). Es muy difícil que transmitan sus sentimientos y nos comuniquen sus sensaciones y carencias. Lo que si se puede conocer es las incidencias que se producen en las familias de los afectados por la enfermedad.

    

Hoy he podido acercarme a un poema realizado por un buen amigo: Sergio Ferrero. Un hombre del renacimiento que pinta, crea maravillosos cuadros con teselas, trabaja la cerámica y, para colmo, es un cura excelente que “cura” almas. En esta etapa de su vida, bien avanzado el “segmento de plata”, convive con mayores “de su quinta” en una residencia de ancianos.

   

De la observación de sus compañeros residentes ha surgido un poema que, con su permiso, me atrevo a compartir con mis lectores.


ALZHEIMER


Te has quedado totalmente vacía,

como una casa deshabitada y fría

sin muebles y con la chimenea apagada.


Lo cubre todo el polvo del olvido,

y los cuatro trastos que quedan,

están rotos o no sabes para que sirven.

Estabas jugando feliz, no recuerdas a que,

y de pronto te entró miedo y te perdiste.


Empezó a anochecer lentamente.

Es una noche ya muy larga y dura,

no vislumbras la claridad del nuevo día,

pero tú aguardas, paciente, la luz del alba.


Mientras tanto confías como una niña

En la mano segura y firme que yo te brindo

y yo trato de acortar mis pasos un poco,

sin levantar tan a penas los pies,

a compás y al ritmo de los tuyos.


A cambio yo me beneficio y disfruto

de tus ojos limpios, de tu sonrisa ingenua,

de la paz que sin saberlo me transmites.

Se que te irás dulce y serena, sin ruido.


Que te acompañaran los ángeles,

anidarán en ti las aves,  

te habitarán los sueños más bellos,

te poseerán las hadas y los duendes.


Y así, por un camino de violetas,

que se pierde en la luz dorada de la tarde

te irás saltando a la comba,

Radiante y vaporosa, a contraluz,

difuminada, seguida y acompañada

de un cortejo de mariposas blancas.


(Del libro de poemas de Sergio Ferrero bajo el título de Tiovivo editado en Casabermeja en 2021)

        

Creo que no se puede describir mejor los sentimientos del cuidador de un enfermo de Alzheimer. Creo que reflejan fidedignamente su realidad. Me ha emocionado.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

PSOE: el silencio de los corderos

"El que se mueva no sale en la foto"

Inmigrantes, población errante, nueva nación

la inmigración indocumentada es un problema de oferta y demanda de empleos en esos imperios capitales

​Dibujando sin el mundo

Amo escribir, escribir es mi vida. Pero había olvidado otra parte de mí: el dibujo

¿Qué culpa tenemos los españoles?

España puede hacer gala, con más razón que la otras naciones descubridoras, de haber dejado un legado inmarcesible en lo que hoy es Hispanoamérica

El Pilar de Zaragoza, el anticristo, la Divina Eucaristía y el Garabandal

Jaime Fomperosa Aparicio, Santander
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris