Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Afganistán   Talibán   Democracia   EEUU  

El desafortunado destino de la democracia estadounidense en Afganistán. ¡Una democracia que se arruinó!

Ahora los talibanes han vuelto al poder y estamos presenciando un Afganistán aislado y un país separado de las interacciones internacionales
Abdul Naser Noorzad
sábado, 28 de mayo de 2022, 11:00 h (CET)

Tras la derrota del régimen talibán y la presencia masiva de la comunidad internacional al frente de Estados Unidos en 2001, Afganistán experimentó una transformación bajo la apariencia de la democracia. A pesar de la incipiente práctica de la democracia en el país, se han identificado tres rondas de elecciones presidenciales y parlamentarias, a pesar de los desafíos y reveses existentes, como componentes de la transición a la democracia en Afganistán, en las que los afganos arriesgan sus vidas. 


Acudieron a las urnas y practicaba la democracia. Pero los líderes políticos de Afganistán, junto con sus pares internacionales, ignorando todos estos sacrificios, y lamentablemente hoy esta democracia está al borde del fracaso sin que nadie ni ningún partido se sienta responsable de ello y dé una respuesta satisfactoria y esta democracia finalmente fracasó y los talibanes retomaron el poder. Este proceso, además de que le costó muy caro al pueblo afgano, se llevó al país hacia desastre total. 


Pero, normalmente uno de los componentes más importantes de una democracia en una sociedad civilizada es la originalidad del contrato y el derecho a elegir al líder, que los ciudadanos deciden con la voluntad de la mayoría y ejercen el poder cívico. Otros componentes de una democracia genuina, junto con el pragmatismo, el relativismo, la originalidad del consentimiento y la aceptación pública, la originalidad de la igualdad, la ley y el legalismo, la autonomía individual, etc. Pero la pregunta es, ¿cuál de estos componentes ha sido utilizado sin excepción como componente necesario para la implementación y generalización de la democracia en Afganistán y ha tenido los resultados deseados? 


Nuestra primera mirada a estos componentes son las elecciones y la originalidad del consentimiento y la aceptación pública, que se aborda como resultado de una interacción basada en un contrato social y luego la adquisición de legitimidad política a través de un voto mayoritario. La cuestión principal aquí es si el principio de satisfacción y aceptación se ha tenido en cuenta en el proceso electoral de Afganistán durante los últimos 20 años. ¿El voto de un ciudadano realmente jugó un papel en cambiar el curso de su vida? ¿Es la discusión sobre la aceptación y satisfacción del público el resultado de elegir la opción correcta y realista? Desafortunadamente, la respuesta a todas las preguntas planteadas es no, y esto no puede ser más que el fracaso de un proceso democrático. Al mismo tiempo, el ejercicio del poder político para cambiar el rumbo de la vida de las personas no se ha hecho de manera democrática, sino a través de la coerción y la violencia. 


Entre los otros desafíos está la generalización de la democracia como un proceso nacional y generalizado, la falta de estado de derecho en el país. En este caso, la comunidad política y la amplia gama de personas que representan la mayoría en el cuerpo político de la sociedad, lejos de utilizar la cultura política que determina el grado de conocimiento de las personas sobre el sistema político, recurren a los llamados medios violentos y para ejercer la democracia y se volvieron antidemocráticos. Esto demostró la vulnerabilidad del proceso democrático en el país, y lamentablemente el declive de la democracia en una sociedad culmina cuando tales desórdenes destructivos abren la puerta y destruyen la sociedad que va por el camino de la democracia, y la voluntad de la mayoría a la tiranía. 


Por otro lado, el proceso de votación por mayoría no ha estado lejos de ser corrupto. En las recientes elecciones parlamentarias solo se registraron 13.000 casos de violaciones y fraude y el número de muertos superó los 270, incluidos 10 candidatos a parlamentarios, lo que mostró la fragilidad de este proceso y desvaneció todas las esperanzas de la población. Porque la historia de Afganistán está llena de tiranía y el uso de la fuerza para ganar poder político, y nunca se ha transferido pacíficamente ningún poder de una mano a otra. En este caso, la práctica de la democracia y el uso de sus componentes, en la situación actual, parece un poco difícil.


Pero no hay duda de que el pueblo de Afganistán, después de todos estos reveses y los sacrificios durante las cuatro décadas, estaba ansioso por el cambio, y fue este deseo de cambio lo que mostró la voluntad de sacrificarse. Mientras tanto, el único anhelo del pueblo de este país era la seguridad y la estabilidad, y el sistema político que llegaría al poder en el futuro en base a la elección del pueblo, para garantizarla, generalizarla y mantenerla. Porque el pueblo de Afganistán, después de todo este dolor y sufrimiento, esperaba que los líderes que votaron por ellos, llevaran el destino final del camino hacia la democracia en este país hacia la paz, la estabilidad, la tranquilidad y el progreso. De hecho, es la credibilidad de los ciudadanos en una democracia lo que empodera a los líderes políticos y confía en ellos para devolver el poder al pueblo. 


Desafortunadamente, en Afganistán, la situación se invirtió y cada vez que la confianza de la gente debido a la falta de una cultura política adecuada y la falta de un sistema político a la medida de las necesidades del país, hubo un vacío de confianza y confianza en los líderes, la política al aferrarse a cuestiones étnicas y grupales no ha cumplido con sus responsabilidades como mandataria y el país sigue en el abismo de la crisis.


Además, uno de los componentes más importantes de un sistema democrático es la existencia de una oposición reformista y partidaria de la reforma en el cuerpo político de la sociedad. Es un hecho que la condición previa básica de una democracia es la existencia de una fuerte oposición dentro de un sistema político que, contrariamente a la percepción de los afganos, no actúa como un rival, un enemigo y un elemento destructivo, sino como un reformador regular de la los deslices del sistema, son críticos principiantes y efectivos en el campo de los asuntos. 


Asimismo, el derecho a la libertad de expresión, el derecho al voto, el derecho a la sana competencia dentro de los límites de la ley y el derecho a establecer y participar en actividades políticas como movimiento político son derechos legítimos e inalienables de los ciudadanos de las sociedades democráticas que deben sin duda ejercitarse y disfrutar de sus beneficios. La mayoría de estos componentes están presentes en el sistema democrático de Afganistán, pero hasta ahora este proceso ha tenido muchos fracasos.


Muchos otros factores contribuyeron al fracaso del proceso democrático en Afganistán, incluida la falta de equilibrio en la mente de los políticos y las corrientes políticas que se dedican a la actividad política sin el uso de una ideología particular y sin una agenda específica para los intereses nacionales. La mayoría de estas corrientes políticas, debido a la falta de un plan de acción política e ideología específicas, recurrieron a tácticas de construcción de coaliciones y construcción de corrientes, y todas sus posiciones tenían una forma estacional y transversal. Así, tanto las fuerzas políticas al frente del poder como la oposición sufrieron un desequilibrio en el uso de fuentes de poder como el conocimiento, la organización y la riqueza. El acceso de los encargados del poder político a las rentas nacionales, a la riqueza ilimitada, al poder militar, según el célebre teórico estadounidense Robert Dahl, es paralelo a la desigualdad en las fuentes del poder político. Esto en sí mismo ha dañado el proceso democrático en el país, y el resultado no ha sido más que el fracaso del proceso democrático.


Factores como la pobreza, el desempleo, la inseguridad, la falta de una cultura política adecuada, la falta del conocimiento político necesario, la corrupción generalizada, la tecnocracia desenfrenada, la falta de buen gobierno y decenas de otros problemas han provocado que el incipiente sistema democrático de Afganistán se enfrente a muchos desafíos y fracase. Al encuentro La especie natural sufre un proceso de evolución y madurez. La falta de buen gobierno y la corrupción en el sistema afgano se convierten en obstáculos para el progreso y desarrollo del proceso político bajo el nombre de democracia. Porque sabemos muy bien que democracia es una palabra compleja y controvertida, y su práctica no se limita a acudir a las urnas. Uno de los principales requisitos de la democracia moderna es la medida en que el gobierno responde a las legítimas demandas de sus ciudadanos, asegurando la solidez de un sistema democrático apoyado por la comunidad política. Otras razones de este fracaso en Afganistán son la inmadurez de los llamados políticos democráticos que, en interacción con el mundo exterior, buscan tomar el poder a toda costa, lo que aumenta significativamente el uso de políticas populistas y provoca la ineficiencia del sistema político. Sucede en Afganistán.


Dadas las cuestiones planteadas, se puede reconocer que la democracia en Afganistán no es una forma natural y genuina, sino una especie de desviación de un proceso democrático que puede llamarse una poderosa democracia liberal. Porque la situación política actual del país y los muchos desafíos que existen para generalizar el proceso democrático en este país, no daban señales agradables, al menos en el corto plazo, y esto no era una buena noticia para el pueblo afgano, además de dos décadas de agresiones rojas y negras, menos de Por otras dos décadas, esperaron disfrutar los beneficios de la democracia, como las naciones del mundo, y usar la violencia para comprometerse. 


Ahora que este proceso de democracia estadounidense se ha visto empañado y todos los logros del pueblo afgano durante 20 años se han desperdiciado, los talibanes han vuelto al poder y estamos presenciando un Afganistán aislado y un país separado de las interacciones internacionales, ¿cómo puede este proceso ser evaluado y como le podemos dar el grado de éxito y fracaso?

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Es inevitable el triunfo republicano en EEUU?

Caso de producirse la victoria de Trump en el 2024, representará el comienzo de una forma de Gobierno orwelliano

Modos y maneras

Los duendes de ahora son peores y tienen nombres y apellidos

Redistribuir la riqueza ante inflación y guerra

España es el segundo país europeo -solo nos supera Grecia- donde las clases populares han perdido más poder adquisitivo gracias al bocado de la inflación

Sánchez convertido en “mesero” de la OTAN. España se hunde

“El demonio, depende de las apariencias, a veces puede hacer algo muy caballeroso”, Robert Luis Stevenson

Vergüenza

Hay veces que se me cae la cara de vergüenza por el simple hecho de ser humano
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris