Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Familia   Platos   Cocina   Gastronomía   MasterChef  

Nuestros MasterChef

El programa MasterChef de la 1ª de TVE capta la atención de una gran parte del auditorio hispano
Manuel Montes Cleries
jueves, 2 de diciembre de 2021, 12:03 h (CET)

El pasado lunes se celebró la final de la presente edición de este programa, en este caso protagonizado por “famosos”. Un gran éxito debido en parte a la extraordinaria categoría como comunicadores de los cuatro finalistas. Si a eso unimos el saber estar de los que al final fueron elegidos como ganadores del concurso ex-aequo: Mike Nadal y Juanma Castaño, no tenemos más remedio que felicitar a la dirección del programa y a los vencedores.

   

Los momentos más emocionantes de la final se produjeron durante la descripción de los platos que componían el menú por parte de los concursantes. Recurrieron a sus mejores recuerdos familiares y aquellos que les acompañaron a lo largo de su vida. Afloraron sensaciones y sabores de la infancia y adolescencia.

   

Pienso que cada uno de nosotros tiene clavados en su mente y en su corazón platos especiales que vuelven a su memoria en los momentos de añoranza. Para mí, este programa me ha hecho despertar situaciones que se mezclan con lugares, olores que se entrecruzan con sonidos y una maravillosa sensación de retorno a un pasado ya lejano.

   

Comencé recordando el pollo en pepitoria de mi madre. Años 60 en mí viejo piso de calle Mármoles y el guiso de un pollo, matado en casa, cuyos muslos me parecían gigantes (y supongo que lo eran). Nada que ver con los pollos industriales de hoy. En aquellos años solo se comía pollo en las grandes y muy escasas ocasiones. La mesa puesta primorosamente en el salón que solo se usaba en Navidades. Los entremeses desparramados por el mantel primorosamente bordado en el ajuar por mi madre. El tinto de Rioja y los borrachuelos de la abuela Encarna. ¿Qué más podíamos pedir?

   

El otro plato que presentaría sería el guiso de callos de mi suegra. El momento: el día de mi Santo, el 1 de Enero. Lugar la casa que habito desde hace más de cuarenta años. Comensales: toda mi extensa familia, vecinos y agregados. Casi medio centenar de personas, dos ollas gigantescas de callos, un jamón, un queso y cinco docenas de huevos fritos. Que más se le puede pedir a la onomástica de un servidor. Pues sí. Mis callos sin garbanzos, por favor.

   

El tercer plato lo compartíamos tres matrimonios con cierta asiduidad, Pepe y Rosi, Valentín y Maribel (desgraciadamente fallecidos los dos) y Ani y yo. Unas buenas entradas que traían los visitantes y un rabo de toro que bordaba (y sigue bordando) mi esposa Ani. Esa carne que se deshace del hueso y ese sabor inmejorable aderezado con unas patatas fritas para completar.  Y de postre una larga partida de póker a cara de perro.

    

También se vive de recuerdos. Del pollo en pepitoria de mi madre, de la olla de callos de mi suegra y del rabo de toro de mi Ani. Mucho corazón y poca dieta Mediterránea. Pero no cambio estas sensaciones por todas las estrellas Michelín del mundo. ¡Viva la familia! Ellas son mis auténticas MasterChef.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El cumpleaños de Martin Luther King, el obstruccionismo racista y la lucha por los derechos electorales en Estados Unidos

Es hora de exigir que el Senado de Estados Unidos anule la regla racista del obstruccionismo y apruebe legislaciones que protejan los derechos electorales de los estadounidenses

El balompié y sus problemas

Es un bello deporte de contacto, pero no de violencia

Acciones que nos alumbran

Es vital recuperar el carácter luminoso y transparente de nuestras gestas

Más moscas atrae una cucharada de miel que un barril de hiel

Con la amabilidad, la cordialidad y el buen carácter se consigue más que con el despotismo, la prepotencia y la preponderancia

​Los eventos y el seguro de responsabilidad civil

Todo acto debe contar con su seguro de responsabilidad civil, independientemente del titular del recinto donde se celebre
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris