Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Valores   Reflexiones   Modas   Cambio   Pensamientos  

Valores

Hoy nos basta con horas para cambiar los rumbos y las firmes verdades “inalterables”
Manuel Montes Cleries
miércoles, 4 de agosto de 2021, 11:30 h (CET)

Supongo que los de mi generación no hemos luchado lo suficiente para conseguir transmitir nuestros valores. Esto no es nada nuevo. La historia nos demuestra que nuestros ancestros, desde que se pierden en la inmensidad de los tiempos, han fracasado en el empeño de transmitir los valores que estimaban fundamentales, mientras los descendientes los rechazaban por trasnochados y antiguos.


Lo que sucede es que ahora los tiempos, las modas y los modos se suceden vertiginosamente en un breve espacio de tiempo. Lo que hoy nos parece inmutable mañana será “agua pasada que no mueve molino”. Tenemos un ejemplo palpable en los pensamientos políticos que cambian de opinión constantemente sin sonrojo de ningún tipo. Antes se precisaban años de maduración de las nuevas ideas. Hoy nos basta con horas para cambiar los rumbos y las firmes verdades “inalterables”.


Al final nos quedamos con el ejemplo. Decía Rousseau que “un buen padre vale por cien maestros”. Las nuevas generaciones optan por el cambio y la ruptura con “lo antiguo”. Pero, si son inteligentes, observan los valores que han vivido sus padres y les han permitido vivir razonablemente felices. Queramos o no, somos los padres o los abuelos de esta humanidad.


Con la pandemia tenemos otro ejemplo de que los mayores, los del “segmento de plata”, hemos sido un ejemplo de disciplina y seguimientos de las normas. Esto nos ha permitido sobrevivir a una buena mayoría. Los jóvenes de ahora, como los de siempre, como los fuimos nosotros mismos, han optado por la libertad mal entendida y por optar por la rebeldía. Ahora están lampando por someterse a la vacunación y viendo como el número de jóvenes contagiados crece de forma desbocada.


Nadie escarmienta en cabeza ajena. Se desprecian los valores tradicionales por ser obsoletos. Al final impera la razón. El orden, el amor y la familia han mantenido medianamente bien a este viejo mundo. Espero que volvamos a los cauces necesarios para la supervivencia de nuestra estirpe.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Tiempos modernos

Somos testigos de un montón de cambios que nos cuesta mucho trabajo digerir

Enrique Canchola: visibilizar la poesía desde las neurociencias

Su obra se ha convertido en referente imprescindible para los interesados en mirar la poesía desde la óptica del estudio multidisciplinar del cerebro

El caso Puigdemont apesta. El Gobierno cómplice niega su extradición

Quien parece ser el más interesado en que Europa no extradite al prófugo, resulta ser el propio Gobierno español, dirigido por Pedro Sánchez

La sensatez, más necesaria que nunca

Regrese a nuestros oídos la voz de esa gente noble, que une convenientemente en sí notables pulsos interiores, de laboriosidad y cordura, ante la multitud de salvajes desconciertos que nos enturbian

Muchos menos que un club

La realidad de hoy es tan ruinosa para el Barcelona, como para toda Cataluña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris