Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Política   Elecciones   Religión   Cristianismo  

Perdedor

Definitivamente soy un perdedor. No gana jamás mi opción política
Manuel Montes Cleries
jueves, 2 de mayo de 2019, 16:35 h (CET)

Y no me importa nada este fracaso aparente. Desde el principio he tomado una opción por el menos malo. Cuando de joven soñaba con la democracia siempre llegaba a la conclusión de que mis ideas van por ser un socialdemócrata cristiano. Nunca he encontrado la posibilidad de votar a un partido de estas características. Social por lo que tiene de solidario, demócrata porque así se aceptan los deseos de la mayoría y cristiano porque esa forma de vivir es el objetivo de mi vida.

Al principio de la etapa democrática de nuestro país, un conato de aparición de este partido solo consiguió meterse de perfil en una coalición y que sus promotores se endeudaran hasta las cejas. Después nada de nada. En su ausencia sigo buscando y buscando. Perdiendo y perdiendo.

Hace casi cincuenta años alguien me explico lo que significa la “alternativa cristiana”, que no consiste en “quítate tú para que me ponga yo”, sino en cambiar el dinero-poder-prestigio por el compartir-igualdad y solidaridad.

Esta filosofía de la convivencia se encuentra con las opciones políticas unas veces de las “izquierdas” y otras de las “derechas”, pero el camino tras Jesús sigue su firme transcurrir, sin pensar en lo “políticamente correcto” sino realizando lo humanamente correcto.

Esta opción política tiene muy poco futuro en este mundo más pendiente de las paridades y las paridas, que de esforzarse por elevar el nivel de vida de los más desfavorecidos y el promover la cultura y la convivencia entre todos los españoles, sin banderías ni partidismos innecesarios.

Optar por el estilo de vida de Jesús es difícil. Te convierte en un incomprendido y un perdedor nato. Pero “que te quiten lo bailado”. Ya en el juicio de Jesús, en aquél plebiscito del Jueves Santo, las opciones quedaron claras. Mis sabios lectores saben el porqué: Dinero-poder-prestigio.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

PSOE: el silencio de los corderos

"El que se mueva no sale en la foto"

Inmigrantes, población errante, nueva nación

la inmigración indocumentada es un problema de oferta y demanda de empleos en esos imperios capitales

​Dibujando sin el mundo

Amo escribir, escribir es mi vida. Pero había olvidado otra parte de mí: el dibujo

¿Qué culpa tenemos los españoles?

España puede hacer gala, con más razón que la otras naciones descubridoras, de haber dejado un legado inmarcesible en lo que hoy es Hispanoamérica

El Pilar de Zaragoza, el anticristo, la Divina Eucaristía y el Garabandal

Jaime Fomperosa Aparicio, Santander
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris