Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Afganistán   Talibán   Pakistán   Control   GOBIERNO  

Pakistán y el juego perdido en el Afganistán bajo el control de los talibanes

Un gobierno pro-Islamabad en Kabul ha sido uno de los componentes esenciales de la profundidad estratégica de Pakistán
Abdul Naser Noorzad
miércoles, 25 de enero de 2023, 08:32 h (CET)

Recientemente, Mansoor Ahmed Jan, ex embajador de Pakistán en Afganistán, abrió la boca para quejarse y afirmó que los intereses económicos, políticos y militares de Pakistán no se han realizado en Afganistán bajo el control de los talibanes. Estas declaraciones del más alto ex funcionario diplomático de Pakistán, que está familiarizado con la situación y el ambiente en Afganistán, muestran que no solo las preocupaciones de Pakistán en Afganistán no se han resuelto, sino que también han aumentado.


Mencionó implícitamente los intereses a largo plazo de Pakistán en Afganistán y no mencionó sus detalles. Pero, ¿cuál podría ser la comprensión convencional de los intereses económicos, políticos y de seguridad a largo plazo de Pakistán en Afganistán? Mientras tanto, ¿a qué se refiere Mansoor Ahmed Jan como expectativas, qué elementos se incluyen en la composición y cómo se les puede presentar una imagen clara?


En este artículo trato de aclarar los intereses económicos, políticos y de seguridad de Pakistán y los proyectos esperados del gobierno y la organización de inteligencia militar de este país en Afganistán. Puede ser un problema claro, claro e inequívoco para muchos que Pakistán, al buscar una profundidad estratégica política, militar y económica, también tenía expectativas de esta profundidad. 


Por ejemplo, en el aspecto militar, Pakistán teme cualquier posible ataque indio, que pueda llevar a la destrucción de una parte de la fuerza aérea de Pakistán, como la guerra de 1971. Al darse cuenta de este error estratégico, Pakistán podría haber retirado su fuerza aérea y permanecer a salvo del ataque indio si la retaguardia del frente se hubiera medido con anticipación. Pero tal conclusión no fue considerada en la estrategia de guerra de Pakistán. Porque los planificadores estratégicos militares de Pakistán desconocían la vulnerabilidad geográfica de Pakistán frente a India.


Geográficamente, Pakistán está horizontalmente en contra de los ataques militares y de artillería de la India, y cualquier punto del terreno puede ser un buen objetivo para la India. Con esto en mente, Pakistán tiene la intención de considerar esta profundidad militar y estratégica en futuras guerras apoyando a un gobierno radical y extremista en Kabul. Porque si se le da esa oportunidad a Pakistán, este país tendrá la capacidad de retirar una parte de sus fuerzas, especialmente la fuerza aérea, y trasladarlas al territorio de Afganistán en caso de un ataque. Este trabajo tiene dos beneficios para Pakistán: primero, la Fuerza Aérea de Pakistán permanecerá a salvo de los ataques aéreos y de artillería de India, y segundo, pondrá a India en una posición difícil. Porque India no puede atacar Afganistán y declarar la guerra a dos países al mismo tiempo.


En el aspecto político, un gobierno pro-Islamabad en Kabul ha sido uno de los componentes esenciales de la profundidad estratégica de Pakistán. Este proyecto tiene como objetivo crear y establecer un sistema que apoye y escuche el mando de Pakistán en Kabul, que pueda sacar a Pakistán del cerco político de sus dos rivales históricos (India y Afganistán).


En el aspecto económico, Pakistán no sólo apoya estableciendo un sistema político pro-Islamabad, cuyas razones militares y políticas ya se han mencionado, sino que Afganistán no sólo es un buen mercado económico y un buen mercado de negocios para Pakistán, sino que puede ser un Debe ser un camino hacia los mercados de Asia Central y facilitar el acceso de Pakistán a través de Afganistán. Del mismo modo, Pakistán ha considerado que la energía de Asia Central puede solucionar los problemas energéticos del país. Esta es la razón por la que uno de los objetivos económicos de Pakistán, que es llegar a los mercados económicos y acceder a energía barata en Asia Central, no se ha realizado. De hecho, la principal gloria del ex embajador de Pakistán es a partir de estos tres ejes que Pakistán no ha podido tener éxito en la realización de su ideal. Si miramos detenidamente, Mansoor Ahmad Jan, el ex embajador de Pakistán en Afganistán, dice que la situación en Afganistán no ha sido moldeada de acuerdo con las "expectativas e intereses económicos a largo plazo" de Islamabad. En este sentido, como conocedor de la situación actual, sugiere a Pakistán que este país debe tomar la iniciativa en el lanzamiento de proyectos económicos con la participación de los países regionales en Afganistán.


El exembajador de Pakistán escribió: "Ni la situación en Afganistán ni las relaciones bilaterales han funcionado como se esperaba. La situación no está progresando de acuerdo con nuestras expectativas y los intereses geoeconómicos a largo plazo de Pakistán".


Él cree que actualmente, Islamabad ve a Afganistán desde el punto de vista del "terrorismo" y el tema de Tehreek-e-TalibanPakistan. Pidió al gobierno de Pakistán que preste atención a sus intereses económicos en Afganistán. Esto demuestra que Pakistán, como China, ha aprendido su vínculo estratégico para preferir la economía a la política y la guerra. Mientras que en los últimos cuarenta años, la economía de Pakistán ha sido una economía militarista, y la Yihad y la guerra en Afganistán son su fuente de financiación. Pero esta propuesta del ex embajador de este país en Pakistán muestra la prioridad de la economía sobre la guerra y la política. Otro problema es el temor y la preocupación de Pakistán por la gran presencia de la India en Afganistán. Si bien este país está experimentando una fluctuación en la revisión de su estrategia bélica y militar, al mismo tiempo, es consciente de su incapacidad para avanzar en la profundidad estratégica bélica y militar. Considera la forma práctica de realizar tal propuesta en la integración de Pakistán con los países de la región.


En otras palabras, de alguna manera está tratando de no involucrar solo a Pakistán en el tema de Afganistán y crear un consenso entre los países de la región a favor de Pakistán. Mientras tanto, ninguno de los gobiernos regionales, incluido Pakistán, ha reconocido al gobierno talibán. Parece que el régimen talibán sigue en la crisis de ilegitimidad política para el próximo mes. Incluso Pakistán, un amigo cercano y partidario de los talibanes, se ha negado a reconocer a los talibanes hasta la formación de un gran consenso a nivel regional y global, debido a sus evaluaciones previas y políticas con visión de futuro, y ha adoptado una política de paciencia y esperar.


Pakistán y su ejército son muy conscientes de la debilidad de este país en la promoción de políticas blandas y una influencia cultural blanda. Por esta razón, no hay escapatoria a la mentalidad históricamente formada del pueblo afgano hacia este país. En su artículo, incluso el exembajador de Pakistán ha señalado la mentalidad negativa del pueblo afgano hacia Pakistán y su ejército y ha expresado su preocupación de que la continuación de esta situación abra el campo a otros países, cuyo objetivo puede ser India.


En el último año y medio, los talibanes, a pesar de dominar la mayor parte de la geografía de Afganistán, no han podido frenar la resistencia, el rechazo y el contento de las fuerzas talibanes paquistaníes de no atacar el ejército pakistaní y las instalaciones del gobierno, para crear un ruta de tránsito de Pakistán a Asia Central y viceversa. Establecer la legitimidad de un sistema aceptado por todo el pueblo de Afganistán, mejorar la situación económica y prevenir violaciones generalizadas de los derechos humanos, debe tener éxito para lograr la satisfacción de este país. Ahora, con tal posición de Pakistán hacia Afganistán bajo el control de los talibanes, está claro que Pakistán se ve obligado a reconsiderar sus objetivos estratégicos en Afganistán. Esta revisión es posible debido a las presiones económicas, políticas y militares sobre el gobierno de Pakistán y las críticas generalizadas de los países musulmanes y no musulmanes sobre la indiferencia de Pakistán ante la afirmación de los talibanes de abandonar esta política y el posible cambio en las políticas de Estados Unidos y el mundo contra los talibanes, fue Pakistán entiende muy bien que no puede llevar solo la pesada carga de la gobernabilidad en Afganistán, y se necesita un gran consenso regional y global en este campo.

Noticias relacionadas

Mariposas

Política de confrontación. Y de bandos. Izquierda o derecha. Barça o Madrid. Shakira o Piqué...

Clara - Irene

Dentro de 80 años se reconocerá a ese valiente grupo de mujeres en su lucha por la igualdad

Ley de Bienestar Animal (y III)

Se me ha metido en la cabeza que a ninguno de los partidos políticos que forman gobierno les interesan tanto los animales como quieren transmitir

Cómo consolar a una Europa que se muere

El líder más poderoso del mundo es hoy por hoy Xi Jinping

¿Es posible vivir en un mundo lleno de hipocresía?

Hablamos de igualdad, respeto y equidad, pero al mismo tiempo somos seres mezquinos, egocéntricos y egoístas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris