Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Religión   Juan Pablo II  

El pontífice y la filósofa

No es bueno que el hombre esté solo
Francisco J. Caparrós
martes, 16 de febrero de 2016, 09:01 h (CET)
No me ha sorprendido en exceso la aparición de unas cartas dirigidas a una mujer casada, que tienen como autor de las mismas al anterior pontífice de la Iglesia Católica. Lo extraño, a mi juicio, sería que un hombre como Karol Wojtyla no hubiese pasado por una experiencia semejante alguna vez en su vida. El ejemplo más claro lo hemos tenido en Mallorca hace menos de un mes, cuando el obispo de la isla fue denunciado por un esposo despechado. Después de todo, un cura no es más que un hombre con hábito, y el hábito de un hombre no demuestra otra cosa que su humanidad.

No me gustaría dar la impresión de que justifico el propio hecho en sí, porque lo que en realidad estoy intentando es explicarlo. Hay una gran diferencia entre una cosa y otra. Un hombre es un hombre, con faldas o no, pero no en el sentido vulgar de verraco que necesita tirarse a todo lo que se mueve con la vista puesta en asegurar la especie, y Juan Pablo II no era diferente de cualquier otro hombre, que sentía la necesidad de otorgar su amistad y su corazón a otro ser humano.

Anna-Teresa Tymieniecka, ha informado la BBC que así se llamaba la afortunada, una filósofa de origen polaco que conoció al pontífice por cuestiones que despejan toda posibilidad de que entre ellos pudiera existir cualquier suerte de romance, o al menos no incide en lo contrario, fue su amiga durante un buen puñado de años, incluso estando Su Santidad ya en Roma ejerciendo el pontificado. Eso demuestra, en todo caso, que el cargo no se le subió al bueno de Karol a la cabeza en ningún momento y siguió cultivando las amistades más allá de su nombramiento como sumo pontífice de los católicos.

Como curiosidad, no está mal, aunque no sé si da tanto juego como para grabar un documental como ha hecho la cadena pública británica. Precedida de éxito o no, seguro que llega muy pronto a nuestras pantallas. Si la miro, será por curiosidad, nunca por morbo, porque como ya he dejado caer en el título que encabeza este artículo, ni es bueno que el hombre esté solo, ni tampoco es normal quiero añadir.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una mesa renqueante

Aunque algunos quieran hacer ver a la ciudadanía que el independentismo es una nueva deriva de las elites catalanas, esto no es cierto

Escalada del precio del gas

No son descartables episodios de escasez de gas en España el invierno venidero

​Turismo de volcanes

Reyes Maroto celebrando la erupción que fomentará el turismo canario mientras edificios, animales, tierras de labor y enseres quedan sepultados bajo la lava y las cenizas

​¿República independiente de Cataluña? ¡No, gracias!

La desidia de nuestros gobernantes ha permitido que los independentistas todavía no se hayan dado por enterados de que están empeñados en una lucha de antemano perdida

​El refrán español

Juan García, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris