Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   bajada   Impuestos   Gobierno de España   Comunidades autónomas   Separatismo   Catalán  

Los socialistas y su mangoneo ridículo de los impuestos

El separatismo catalán y su catástasis disolvente
Miguel Massanet
viernes, 30 de septiembre de 2022, 09:44 h (CET)

Es posible que haya alguien que tenga una explicación razonable, medianamente creíble y lógicamente aceptable del comportamiento de este gobierno, en pleno estado de desconcierto, que dirige, si se puede entender así, el destino de esta nación. Si ya no podemos entender que el colectivo de feministas, no haya fulminado y puesto en la picota a todo el equipo de señoras ministras, que integran una gran parte del Gobierno socio-comunista que tenemos que soportar y que vienen demostrando que han conseguido superar a los hombres,que las precedieron en el cargo, en cuanto a su incompetencia, falta de visión política, tics autoritarios, manejo estúpido del poder y falta de continencia y acierto en el ejercicio de las declaraciones, decisiones y ejecución de las tareas públicas que les fueron asignadas.


Y digo que, cuando, en una nación se tiene apartada de toda decisión a la oposición, se la califica de desleal, se forma un llamado “cinturón sanitario” para dejarla aislada de cualquier acuerdo y se viene trabajando activamente en el objetivo antidemocrático de hacerla desaparecer; viene muy cuesta arriba a la ciudadanía poder entender, asimilar y desentrañar cómo es posible que, cuando varias autonomías del PP deciden, por su cuenta y dentro de la legalidad, bajar la parte de sus impuestos, sobre los que tienen competencia, el PSOE en pleno salte con furia para criticar, renegar, insultar y acusar de ser los causantes de lo que se podría calificar como provocar una diferenciación entre los españoles de unas comunidades y los de otras, en este caso las del PP.


Pero todavía la cosa empeora y entra en el terreno de lo atrabiliario o, si se prefiere, de la astracanada el que, cuando apenas han pasado unos días en que las comunidades de Andalucía, La Coruña, Madrid ya lo hizo antes y, muy probablemente, otras del propio PP lo vayan a hacer, anunciaran  que van a rebajar los impuestos del patrimonio y todos aquellos otros en los que tengan posibilidad de hacerlo; inopinadamente aparece un garbanzo negro dentro del PSOE, el presidente de la comunidad Valenciana que, siguiendo la estela de los populares, también se une a esta bajada de impuestos. La explicación es evidente: no cuela que se tache de medida impropia, perjudicial para España y para las autonomías que vayan a aplicar los descuentos el argumento de que ello significaría un empeoramiento de los servicios comunitarios de los municipios porque, de hecho, ya hace mucho tiempo que en Madrid se viene aplicando y el ciudadano madrileño ve que no ha sucedido nada parecido a lo que las aves de rapiña de la Moncloa vienen anunciando. 


Lo que sucede, señores, y lo que no sabemos como van a poder justificar los socialistas, es que están al caer en España unas elecciones municipales en las que el PSOE se va a jugar bastante, quizás, según sus resultados pudieran ser un anticipo de unos malos pronósticos electorales para las elecciones del 2023, que no van a poder alargarse por más tiempo según recientes declaraciones oficiales.


No lo vamos a saber porque, como es natural, estas cosas se cocinan en casa, pero lo evidente es que los llamados “barones” del partido socialista están viendo que pueden perder con suma facilidad unas elecciones, si siguen empeñados en subirles los impuestos a sus ciudadanos en contra de la oferta de sus adversarios políticos, de rebajárselos. No es, por tanto, solo Ximo Puig, de Valencia, quien le presenta un órdago a su propio partido, es un García Paje y otros que, seguramente, ya le han hecho llegar al gobierno de La Moncloa el mensaje de que no están por la labor de perder las elecciones en sus propios territorios. Un problema más para Pedro Sánchez y para su actual maestro de ceremonias, el señor Félix Bolaños, su Pigmalión de turno, de los muchos que se le vienen acumulando. ¿Cómo explicar las diatribas del señor Illa criticando a Ayuso por reducir impuestos? De repente todo aquello que constituía un grave agravio comparativo para los españoles, resulta que se ha convertido en algo que van a  compartir los socialistas con los peperos que, en esta ocasión se les han adelantado, lo mismo que le sucedió al señor Sánchez con la rebaja del IVA de los productos energéticos, algo que ya había pedido y se le había negado al señor Rajoy y que, finalmente, el presidente no ha tenido otro remedio que aceptar, bajándolo a un 5%.


El refrán dice “a perro viejo todo son pulgas” y estamos ante uno de estos casos en los que la decadencia por agotamiento, errores, fracasos y falta de un plan bien concebido para sacar a España de la crisis poscovit19, se ha juntado con una serie de factores externos, como la crisis energética, la guerra de Ucrania, el resultado espectacular de la señora Meloni en Italia, algo que favorece especialmente a VOX y, en parte, al PP aunque el señor Feijoo parece ser que no lo ha tomado demasiado bien. Tampoco es que, en el aspecto judicial, en la aspiración del PSOE de hacerse con el control del CGPJ, parezca que las cosas le vayan mejor al partido socialista dado a que, la persona que Bruselas ha destinado para que informe sobre el tema, no parece que sea partidario de que el Gobierno tenga todas las bazas para controlar los tres poderes del Estado, empezando por el derecho a nombrar los magistrados que, al entender del comisionado europeo, debiera ser exclusivamente de los miembros de la profesión.


Pero donde el actual gobierno de la nación se encuentra ante una situación que amenaza con acabar en un caos, es en cuanto a la situación de Cataluña, que no deja de moverse y cada vez con peores perspectivas de solución. Empezando por el hecho innegable de que ésta es la comunidad en la que sus ciudadanos están pagando más por impuestos y demás cargas fiscales en relación a todo el resto de la nación y. por añadidura, ha sido el propio gobern de la Generalitat el que se ha convertido en una verdadera caja de Pandora que amenaza con estallar, convirtiendo lo que hasta ahora parecía un problema local, de los catalanes y de los partidarios de separarse del resto de España, en lo que, a la fuerza, puede acabar por ser un tema de Estado al que se tengan que aplicar remedios que pudieran resultar más traumáticos para todos, con aplicación del Artº 155 de la Carta Magna o, simplemente, para solventar un intento grave de secesión. Esta misma parte del CP que el gobierno del señor Pedro Sánchez parece dispuesto a reformar en beneficio de las aspiraciones separatistas de una parte de los ciudadanos catalanes.


Están equivocados y demuestran no conocer la verdadera raíz del problema catalán aquellos que piensan que, con el indulto de Junqueras y otros,  se ha llegado a un impass que puede mantener la situación en un estado latente. Falso. De las manifestaciones, muy ilustrativas por otra parte, de los indultados y, en especial, del señor Oriol Junqueras, se desprende claramente que intentan seguir avanzando a paso de carga, para conseguir aquello que se les vienen negando desde siempre, cuanto antes posible. Se nota el temor de todos los catalanistas radicales ante la posibilidad de que las derechas vuelvan a gobernar, lo que supondría un grave obstáculo para sus objetivos y, posiblemente, para sus planes de conseguir una financiación extra que les permitiera, como sucede ahora, el mantener una reserva para sus actividades subversivas y, a la vez, intentar mejorar la economía de la región a costa del resto de autonomías de España. Referendos camuflados sobre temas específicos puede ser un artificio, propuesto por el señor Aragonés, de intentar conseguir el todo a través de las partes. Muy listillo, pero el Gobierno no debe caer en esta trampa, sin exponerse a ser acusado de prevaricación.


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie se ve que, cada día se presiente estar más cerca del desplome del actual ejecutivo. Todo dependerá de la habilidad, la astucia, el sentido de la oportunidad y la utilización de los partidos de la oposición de aquellas bazas de las que disponen para jugarlas, precisamente, en el momento más adecuado.


Una frase de un anónimo nos va a servir de colofón al comentario de hoy: ”La inteligencia es un proceso cíclico. Cuando te pasas de listo vuelves a empezar a ser tonto”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Ley de Bienestar Animal [I]

Debería castigarse con idéntica pena igual daño causado de manera consciente y premeditada, con independencia de que sea infligido a un animal o a un humano

Cae la vacancia por rancia

Una posible salida de Castillo corre el riesgo de generar caos social

La gran mascarada

«Sólo soy, sólo sigo siendo una sola cosa: un payaso. Eso me pone en un plano más alto que el de cualquier político». Charles Chaplin

​Dosis de utopía

La historia, ajena a las manipulaciones de los vencedores del momento, tiene su propia memoria

Crisis de talento, despoblación y natalidad: claves para el desarrollo estratégico de España

Hoy España vive un tiempo de profundas oportunidades, pero también de grandes desafíos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris