Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Internacional
Etiquetas:   Aldeas Infantiles SOS   Guerra   UCRANIA   Niños   Familias  

El segundo grupo de niños y niñas de los programas de Aldeas Infantiles SOS en Ucrania llega a salvo a Polonia

Los países vecinos están facilitando su acceso y proporcionándoles apoyo de diverso tipo
Redacción
@DiarioSigloXXI
jueves, 3 de marzo de 2022, 11:19 h (CET)

En el séptimo día de guerra y con más de 18 millones de personas afectadas ya por la contienda, Aldeas Infantiles SOS informa de que el segundo grupo de niños y niñas de las Aldeas Infantiles SOS de Brovary y de la región de Lugansk (21en total), han llegado a salvo a Polonia. Los niños, las niñas y los educadores que los acompañaban han sido recibidos en la frontera por colegas de la organización en Polonia y alojados en la Aldea de Krasnik.


Miles de familias se concentran en la frontera entre Ucrania y Polonia

“En estos momentos los niños y las niñas se encuentran bien y están bajo el cuidado de médicos y psicólogos; estamos haciendo un diagnóstico más detallado de sus necesidades; están bien pero necesitan descansar y también apoyo emocional que les ayude a entender y a afrontar todo lo vivido”, explica Hanna Kalyta, una de las trabajadorasde la Aldea polaca.


Aldeas Infantiles SOS Polonia activó un protocolo de recepción pocas horas después de que comenzara la invasión para asegurarse de que los niños, niñas y adultos procedentes de los programas que esta organización internacional tiene en Ucrania pudieran entrar a Polonia y mantenerse a salvo. El primer grupo, compuesto por 40 niños y niñas, llegó ayer al país y fue instalado en la Aldea de Biłgoraj.


La organización también ha informado de que 18 niños y niñasque se mantenían en la Aldea de Brovary, en la región de Kiev, partieron ayer hacia Lviv en un tren de evacuación desde Kiev. Se espera que hoy salgan hacia Polonia. Cabe señalar que este país está facilitando el acceso a los ciudadanos de Ucrania y ofreciéndoles transporte de forma gratuita además de alojamiento temporal, comida caliente, bebida, asistencia médica básica y un lugar de descanso en diferentes puntos de recepción al otro lado de la frontera.


Todos los niños, las niñas, las familias y el personal de Aldeas Infantiles SOS en Ucrania están bien, aunque la mayoría de ellos debe permanecer en refugios antiaéreos. “Alrededor del 60% de nuestro personal se encuentra actualmente en áreas de combate activo”, señala Serhii Lukashov, director nacional de Aldeas Infantiles SOS en Ucrania. “Todos están bien, pero tanto ellos como sus familias están emocionalmente angustiados, agotados y asustados. Yo también estoy asustado. Hay bombardeos durante la noche y combates por el día. Kiev podría ser el próximo Sarajevo”, explica Serhii Lukashov.


La organización de atención directa a la infancia indica que, desde que comenzó la guerra, no ha parado de recibir solicitudes de apoyo de nuevas familias que necesitan ayuda urgente. Aldeas trabaja ayudándolas en su reubicación y abasteciéndolas de bienes de primera necesidad.


Aldeas Infantiles SOS puso en marcha el pasado viernes un Programa de Respuesta a Emergencias en Ucrania cuyo objetivo es prevenir la separación familiar durante los desplazamientos y proveer de refugio, alimentos, productos de higiene y apoyo psicológico a las familias y a los niños y niñas que lo necesiten. Además, la organización se está focalizando en atender a los niños y niñas no acompañados garantizándoles un entorno seguro y protector y ayudándoles a identificar a sus familias para lograr su reunificación.


La organización trabaja en Ucrania desde 2003. Esta experiencia de casi 20 años en el país le ha permitido actuar con agilidad y flexibilidad, velando siempre por la protección de la infancia y la unión de las familias.


Condiciones de vida imposibles


Con el avance de la guerra, va aumentando la destrucción y los daños en infraestructura civil y en viviendas residenciales. Los servicios públicos y primarios esenciales se han visto interrumpidos o colapsados. Los recursos sanitarios, enormemente debilitados por los efectos acumulativos de años de conflicto así como por las múltiples olas de COVID-19, también se han deteriorado rápidamente debido a la escasez de suministros médicos y personal,y al aumento de las necesidades.


El conflicto ha interrumpido la educación de toda la población en edad escolar: 5,7 millones de niños, niñas y adolescentes que tienen entre 3 y 17 años. Los centros educativos se han cerrado a nivel nacional.


Según explica Aldeas Infantiles SOS, a todo ello hay que añadir una seguridad económica limitada, barreras para acceder a la protección social, inseguridad alimentaria, precios elevados de los alimentos, escasez o falta de mercados, pérdida de oportunidades de subsistencia, altos niveles de pobreza, una industria y capacidad de producción reducidas y la posibilidad de que las cadenas de suministro se vean interrumpidas durante un periodo prolongado de tiempo.


Una situación que se ve agravada por las duras condiciones invernales y que podría empeorar aún más si se daña la infraestructura de telecomunicaciones, lo que dejaría a las poblaciones afectadas, y a los servicios de emergencia y a la comunidad humanitaria sin ningún medio de comunicación.

La organización de atención directa a la infancia alerta de que el aumento de las hostilidades también incrementa las vulnerabilidades: “personas mayores, con discapacidad, hogares encabezados por mujeres, niños o niñas, o minorías, están más expuestos a riesgosasociados al conflicto como la trata de personas, la explotación sexual y otras formas de violencia de género, así como el abuso y la violencia contra los niños y las niñas, el estrés y el trauma psicosocial, y el riesgo de separación”.


En este contexto, Naciones Unidas eleva sus predicciones a ocho millones de refugiados, de los cuales 4,3 son particularmente vulnerables. Por el momento, ya son cerca de 680.000 los ucranianos que han huido a países vecinos, sin bien las cifras aumentan exponencialmente hora tras hora. Más de 280.000 han ido a Polonia; 94.000 a Hungría; casi 40.000 a Moldavia; 34.000 a Rumania; 30.000 a Eslovaquia; decenas de miles a otros países europeos; y “un número considerable” a Rusia.


Los países vecinos están, en términos generales, facilitando su acceso y proporcionándoles apoyo de diverso tipo: transporte, albergues, artículos de primera necesidad, asistencia médica e, incluso, en el caso de Moldavia y Eslovaquia, se está permitiendo el paso a ciudadanos ucranianos sin pasaporte.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Kenia - El Pueblo Sengwer denuncia que la financiación occidental de la conservación conducirá a un “genocidio”

"Si no se respetan nuestros derechos, no quedará ningún bosque”

E​l número de personas que sufrirá hambre en Níger este verano será un 57% mayor que en 2021

Según se desprende de un comunicado de Save the Children

Bucha recibe ayuda humanitaria de Fundación Madrina en plena invasión rusa

Es una de las ciudades más castigadas por la guerra de Ucrania

Aumentan a 1.200 los muertos por el terremoto en el este de Afganistán, incluidos más de 150 niños

El terremoto tuvo su epicentro a unos 44 kilómetros de la ciudad de Jost

Estudio de Digitalización e Innovación Tecnológica en la Región Iberoamericana

Estudio impulsado por el Observatorio Internacional de Innovación Tecnológica (OIIT)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris