Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera   Reforma Laboral   Yolanda Díaz   Patronal   Sindicatos  

​Aparcada la derogación de la reforma laboral

La realidad social y económica es diferente a la de 2012 que trajo la crisis económica. Por ello se precisan cambios legales y adaptados a estos tiempos
Jesús  Salamanca
domingo, 7 de noviembre de 2021, 09:36 h (CET)

Otra rectificación más en lo que será la reforma laboral no reformada; es decir, retocada y apenas modificada. Si ayer era «técnicamente imposible» cambiar la reforma laboral y «sí hacer pequeños cambios», hoy ya ni sabemos qué es lo que piensa el Gobierno al respecto. De momento, aquel 15% que se iba a aplicar para los contratos temporales, ahora se flexibiliza y se estudiará.


Sindicatos y ministra de Trabajo y Economía Social, que nunca se han visto en otra igual, pretendían adoptar decisiones sin contar con Nadia Calviño ni con la patronal. La ignorancia es muy atrevida y dañina. Ha tenido que coger el toro por los cuernos la vicepresidenta primera para que «la Yoli» no se colapse y los sindicatos no sigan haciendo el ridículo. Ya está presente Economía en la mesa y eso aporta confianza a algunas de las partes, pero también el desprecio sindical de los sempiternos «vividores».


No estaría de más que Yolanda «Varoufakis» se planteara su dimisión, como dijo que haría si encontraba trabas para llevar a cabo la reforma de 2012 que configuró el Partido Popular; la misma reforma que ha salvado el culo a la ministra y al Ejecutivo en su conjunto. No sé qué hubiera sido de tanto ignorante si Fátima Báñez no hubiera planificado los ERTE dentro de la reforma laboral. Sin duda, ahora tendríamos entre quinientos mil y ochocientos mil parados más.


Yolanda Díaz, en pleno ridículo tras lo de «técnicamente imposible», ahora dice que «se realizarán cambios mediante fórmulas legales tras acordarlas con patronal y sindicatos» ¿Fórmulas legales? Eso quiere decir que las que planteaba antes la ministra eran ilegales y estaban de acuerdo con ello los de la vida dulce y regalada, o sea, los sindicatos. Mentirosa, trapacera, cateta o desgarramantas son algunas de las adjetivaciones que le han brindado por méritos propios y desde distintos sectores.


Denunciemos en los medios que las reformas que reclama Europa «no son las que nos cuentan». Por ejemplo: la Unión Europea no quiere que se dé prevalencia a los convenios sectoriales sobre el de empresas; es precisamente esa medida una de las que pretendía meter la ministra con calzador y exigencias.Hubiera supuesto una importante modificación de la reforma de 2012. Pero ya no colará.

Lo que pretendía la ministra era que los sindicatos estuvieran metidos en todos los charcos. Vamos que, como embrutecida comunista, pretendía que los sindicatos clasistas, mal llamados obreros, manipularan todo, siempre y a todos. Esta señora empieza a ser «peligrosa» alentada por los medios afines, las encuestas pagadas y la prensa progubernamental. Pensaba que iba a terminar con el proverbio aquel de que «nadie prueba la profundidad del río con ambos pies».


Con sus propuestas pretendía ahogar al empresariado y dañar a los trabajadores. ¿Acaso pensó «la Yoli» que producirían los sindicatos de clase y sus liberados de tumbona y trasnoche? No me extraña la sorpresa mostrada por Antonio Garamendi al comprobar que el Gobierno no ha trabajado el tema de la reforma laboral y sigue con los mismos criterios sobre la mesa, al igual que hace veinte días.

Europa está vigilante.A mí me huele a engañoy entretenimiento a la patronal y a los trabajadores. Y mientras se fragua esa treta, la vicepresidenta primera se compromete a aparcar la temporalidad, la negociación colectiva, los ERTE, la formación y el despido. 


No hay duda de que la realidad social y económica es diferente a la de 2012 que trajo la crisis económica. Precisamente por ello se precisan cambioslegales que se adapten al Estatuto de los Trabajadores. Pero parece que ya no será aquel borrón y nueva cuenta que comprometió Yolanda Díaz, salvando todas las resistencias.


La ministra comunista no ha cumplido su compromiso y nos ha engañado a los trabajadores. Se ha destapado que hay dos gobiernos muy descoordinados y mutuamente desconfiados. Lo que procede es que se calle o se marche. Nadie cree ya en sus promesas con tintes comunistas enrojecidos.

¡Mueve el culo, Yoli!

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Posible fraude encubierto

Si las personas que acometen una reforma en su vivienda exigiesen factura reducción de IVA al 10%, habría más control y menos fraude al Estado

Lima sin Alegría

Un candidato centrista y belaundista opuesto a la unidad izquierdista

Porca miseria

La tragicomedia de Lima es que uno de sus dos principales candidatos a la alcaldía es un fanático tanto del Opus Dei como de los chistes para niños

Un malaje en la Moncloa

Romance

Maixabel

Cada vez es más difícil encontrar una película que te haga recapacitar motivado por su profundo mensaje. Este film lo ha conseguido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris