Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Servicio   Militar   Tiempo   mayores  

La tercera imaginaria

Los mayores de pronto descubrimos que ha transcurrido el tiempo sin darnos cuenta y que la lista de nuestros amigos va menguando por ley de vida
Manuel Montes Cleries
jueves, 21 de octubre de 2021, 08:52 h (CET)

Los que vivimos la “mili” recordaremos con desazón aquella terrible “tercera imaginaria”. La imaginaria es un invento militar muy eficaz en tiempos de guerra, pero bastante innecesario en época de paz. Consiste en “uno o unos soldados que vigilan por turnos mientras el resto de sus compañeros duermen”. La realidad es que se trata de fastidiar el sueño del designado y partirle por medio el descanso nocturno. Las ocho horas de reposo se dividen en cuatro cuartos de dos horas cada una. La segunda y, sobre todo, la tercera imaginaria, son las más puñeteras, dado que te corta el sueño por completo.

    

El Evangelio hace una referencia a la “vela”. A una imaginaria personal. A estar en vela: estar atentos por si llega “el Señor”. Te habla de estar atentos a la llamada evangélica: al encuentro de ese Jesús de Nazaret que sale a tu paso en la Palabra, el testimonio o las circunstancias de la vida.

    

Los mayores, los del segmento de plata, estamos viviendo la tercera imaginaria. Han pasado las dos primeras etapas de nuestra existencia con cierta inconsciencia y un “dolce far niente” a este respecto. De pronto descubrimos que ha transcurrido el tiempo sin darnos cuenta y que la lista de nuestros amigos y conocidos va menguando inexorablemente por ley de vida.

    

No quiero decir que tenemos que hacer testamento. Que también. Sino que debemos ver como andan nuestras lámparas, si las estamos surtiendo de aceite y si nos sentimos invitados a la cena. Y sobre todo, nos conviene vivir con intensidad cada día. La tercera imaginaria es tan enriquecedora como las demás y se nos pasa sin darnos cuenta. Mejorémosla con un poquito de todo. De mirar hacía adentro y hacía afuera. Cuidando el cuerpo y el espíritu. Sobre todo buscando nuestra paz interior y transmitiéndola a los que nos rodean.

     

A Dios rogando y con el mazo dando. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Andalucía y sus sombras

Criterios de justicia social y generosidad y no otros son lo que deben primar en el conflicto de Unicaja

¿A qué Estado de excepción aluden? ¿Y la ley nacional qué?

En Nicaragua no se vive un Estado de excepción, ni de facto

​La irresponsabilidad no es semejante al arte

El arte no es fácil ni inmediato, es mágico y trascendente

​¿Le están cortando una pierna o está teniendo un bebé?

Me gustaría hacerles comprender a los padres, que, si sus hijos no encuentran respuestas en ellos, las van a buscar en el exterior

Mis niveles de pesimismo, ¿alguien los comparte?

El progresismo político defiende valores incompatibles con el cristianismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris