Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Gobierno de España   Cataluña   independentismo   Mentiras   Nación  

Fugitivos, mercenarios e hipnotizados, ¡otra forma de vivir!

Cuando una sociedad es sana, no puede utilizar permanentemente la mentira
Ángel Alonso Pachón
@AAP1942
lunes, 27 de septiembre de 2021, 08:19 h (CET)

Los Casinos son empresas que necesitan estructuras firmes, expansivas, sostenibles, atractivas y, ante todo, exclusivistas. Si releemos los libros liderados por la mafia del juego, en todos ellos podemos confirmar un perfecto organigrama: el “jefe”, su “familia”, los “comandantes”, los “espías”, los “sicarios”, los “obreros” y, cubriendo todo ello, la “imagen de grandeza, estilo y elitismo sofisticados.


“Des Sardenya amb amor”,  “Desde Cerdeña con amor”. Viajeros entusiastas de sueños mentirosos, banderas en ristre, ensalzan el valor del “fugitivo”, el valor del que vive escondido en un palacete señorial, a costa del erario público español; erario o pueblo sudoroso, madrugador, cheposo de trabajar,  que ese señor, “fugitivo del maletero”, se atreve a insultar.


“Catalunya, Comtat, mai nació”, “Cataluña, Condado, jamás Nación”… Invento, sucedáneo de conquistadores frustrados. La historia puede interpretar mal ciertos hechos, lo que nunca hacen los historiadores (excepto los que cobran) es cambiar o crear Estados, Naciones, Gobiernos… Los historiadores,  CUENTAN, NARRAN, PINTAN y, a veces, PLANTEAN DUDAS.


Es terrible y auténticamente vergonzoso, contemplar cómo una serie de  “capitostos”,           “jerifaltes”, jefes en sentido irónico o, (en Germania), personas que hurtan o roban, se aprovechan de la HIPNOTIZACIÓN de una sociedad sometida al “concierto de la clase elitista catalana” para conseguir mantener todo tipo de privilegios.


Rodeados de un ejército de “mercenarios”, que se hacen llamar “luchadores por la libertad y por la cultura de una región que, milagrosamente, ha pasado de ser “Condado”a ser “Nación”. Habitantes, mayoritariamente, foráneos, bajo los efectos hipnóticos.


Pensaba Frederick Douglass: “Uno de los signos reveladores de decadencia moral, uno que si no se controla en última instancia nos llevará a el colapso de la civilización, es una actitud descuidada, caótica y subjetiva hacia la verdad. Cuando un pueblo valora la verdad por su propio bien y busca establecerla y defenderla, entonces otros valores críticos caen en su lugar: justicia, confianza, imparcialidad, civilidad, honor. En la corte, testificamos bajo juramento de 'decir la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad', porque ni una buena conciencia ni una sociedad libre y civil tolerarán nada menos”.


Cuando la verdad deja de ser un ideal y un absoluto y se convierte en solo otro inconveniente, o cuando la verdad es lo que cualquiera quiere que sea debido a algo que es más importante para ellos, el desastre está a la vuelta de la esquina”.


Fugitivos, mercenarios y un ejército de hipnotizados están destrozando una extraordinaria región de España, Cataluña: Mentira tras mentira… distorsión de presupuestos… cortijos feudales con apellidos de época… rellenos de foráneos (extranjeros o de otras provincias españolas) y el pequeño grupo de catalanes sucesores de la clase obrera de siempre.


Mezcolanza interesada.

La lengua como cuchilla

Esclavitud utilizada.

El temor como instrumento.

La falsedad cultural.

La fuerza de la amenaza física.

El aislamiento como cura social.

El paraíso de las hadas medievales.

La historia en manos de mercenarios bien pagados.

El odio como semilla escolar.


Pero… Yo, tú, él… armados con un poder retorcido… levantan las manos y gritan libertad… Somos NACIÓN, ESTADO, PAÍS… CONQUISTADORES DE NUESTRA VERDAD (no de la verdad)… Estamos en Cerdeña o en Barcelona o en Gerona o en Tarragona… engañando… comprando voluntades… empobreciendo al pueblo llano que grita ¡“Cataluña”!, para poder comer.


La tiranía mentirosa quiere doblegar la verdad histórica, esclavizando la vida ajena a sus ideas. Eso ¿qué es?... ¿No es llevar una pistola?... ¿No es doblegar la libertad ajena?... ¿De qué viven todos aquellos que siempre llenan las calles?... ¿viven del trabajo madrugador?... Utilizar la lengua como arma es la mejor manera cobarde para esclavizar…


Cuando una sociedad es sana, no puede utilizar permanentemente la mentira. Si así fuera y por un milagro se independizase, ¿admitiría las otras mentiras como un derecho? Cataluña, por desgracia, tiene un gran defensor, el gobierno español, MERCENARIO siempre amenazado y siempre cobarde y miedoso… PORQUE TAMBIÉN, EL GOBIERNO, COME CON ELLOS.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las tinieblas de la Edad Media

Quien hable del atraso y la ignorancia de la Edad Media es por incultura dolosa o por mala fe manifiesta

Sobre la Fe

Josefa Romo, Valladolid

Una experiencia de gracia

Jesús Domingo Martínez, Gerona

​Contra la objeción de conciencia

Juan García, Cáceres

Un paseo entre flores de piedra

Venancio Rodríguez Sanz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris