Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Biblia   Religión   Catolicismo   Cristianismo   Educación  

El Libro

”Lee menos, estudia menos, pero piensa más”, Leon Tolstoi
Octavi Pereña
martes, 20 de abril de 2021, 02:09 h (CET)

Nuccio Ordine comienza su escrito Paz para el espíritu citando a Federico García Lorca: “No solo de pan vive el hombre. Si yo tuviera hambre, y estuviera desvalido en la calle, no pediría un pan, pediría medio pan y un libro”. Dicha cita comienza con unas palabras que Jesús dijo al diablo cuando hambriento por haber ayunado cuarenta días Satanás intenta desviarle de la misión que había venido a cumplir: “Si eres Hijo de Dios, di a estas piedras que se conviertan en panes”. Jesús le responde: “Está escrito: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4: 2-4). Las palabras de Jesús corrigen a Nuccio Ordine ya que completan la carencia que existe en la cita de García Lorca. Le dan un valor muy superior ya que ponen en su sitio el concepto espiritualidad.


Ordine citando a Michael de la Montaigne nos recuerda que no es posible educar únicamente el espíritu o solamente el cuerpo: “No se forma una alma ni un cuerpo, sino un hombre: No hay que tratar a los dos por separado. Y como dice Platón, no debe formarse una parte sin la otra, sino considerarlos a la par, como una pareja de bueyes, uncidos al mismo timón”. Es lo que vino a hacer Jesús: salvar al hombre integral: alma y cuerpo.


Debido a la pandemia del Covid-19 los diversos sectores culturales se quejan del abandono a que se somete la cultura. Malas lenguas dicen que el desinterés que los políticos sienten por la cultura se debe a que la ilustración fomenta el espíritu crítico en la ciudadanía que va contra sus intereses. Es por este motivo que se regateen las inversiones en Cultura. A los poderes políticos no les interesa una sociedad bien educada que cuestione su manera de hacer. Víctor Hugo dijo que si a “los políticos solamente les interesa que las ciudades estén bien iluminadas, para impedir que los malhechores puedan actuar a sus anchas, se corre el peligro de que caiga la noche en el mundo moral”. Si el poder político se preocupa exclusivamente por el pan que nutre el cuerpo, ¿quién se va a interesar en que se enciendan las antorchas que iluminan la mente? Tal como se enfocan las cosas se corre el riesgo de fomentar una sociedad cada vez menos humana, más egoísta, presa fácil del odio, el racismo el antisemitismo, homofobia, injusta…


Por el hecho de que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, no fruto de la evolución materialista, está dotado de una racionalidad de la que carecen los animales que se rigen por el instinto. Dada esta peculiaridad está capacitado para pensar, razonar. Debido a que el hombre es una creación especial de Dios devora libros, digiere poemas, tiene sed de conocimientos. El hombre debe saber que el hambre que se esconde en el interior del alma debe estimularse con la verdadera cultura. Actualmente se encuentra en el mercado mucha falsa cultura que ahoga la sed y el hambre por la auténtica. Mucho de lo que hoy se considera cultura deja mucho que desear y asfixia el sentido crítico que impulsa a examinarlo todo para quedarse con lo bueno.


Ante la pandemia cultural que hace estragos en el ser humano no debemos olvidar las palabras que Jesús le dijo a Satanás cuando le tentaba a que dudase de su divinidad y así abandonase su misión de salvar el hombre del estado en que se encuentra, cuando estando en Adán comió el fruto prohibido: “Está escrito: No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”


El poeta Giuseppe Giorchino Bella se imagina un cura reaccionario, anti cultura. Escribe: “Tú coge un libro en ayunas y luego/ de tenerlo en la mano varias horas/ dime si siente hambre o está lleno/ ¿qué predicaba el cura en la Misión?/ que los libros no son para cristianos/ ¡No los leáis por el amor de Dios!”


La Iglesia Católica se ha especializado a lo largo de los siglos en la quema de biblias, libros que nutren las almas, manteniéndolas sanas. No contenta con quemar biblias lanzaron a las hogueras comentarios sobre los textos sagrados escritos por quienes despectivamente catalogaban como luteranos y calvinistas. No tenían suficiente con quemar libros también tenían que hacerlo con sus autores. Y las personas que los tenían en sus bibliotecas privadas con los que forjaban su pensamiento crítico. A pesar de la persecución de que fue la Biblia y sus lectores, la Sagrada Escritura sigue editándose, convirtiéndose en el pan de vida y el agua viva que satisface el hambre y la sed del alma de quienes no la atiborrarla de falsa cultura tan prolifera hoy.


A pesar que la Biblia puede adquirirse libremente sin miedo a encarcelamiento ni a ser torturado en dependencias inquisitoriales. A pesar de las apariencias, las autoridades eclesiásticas frenan la libre interpretación de los textos sagrados guiada por la dirección del Espíritu Santo, al ir acompañados de notas explicativas que condicionan la interpretación del lector.


Sin prejuicios abramos la Biblia. En ella descubriremos a Jesús que es el Pan de vida y el Agua viva que sacia las necesidades del alma. Con la Biblia Jesús derrotó a Satanás. Con la Biblia podemos vencer al enemigo de nuestras almas y librarnos de su influencia malévola. Las obras maestras de la literatura universal pueden gratificar nuestra sensualidad y, en parte, el afán de saber. Pueden enriquecernos con sus aportaciones éticas que son incapaces de cambiar nuestro comportamiento. “Si alguien está en Cristo nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5: 17).

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Presupuestos, a pesar de todo

No se puede dejar pasar esta ocasión como algunos quieren hacer con la excusa que son unos presupuestos autonomistas. Sí, lo son, pero no hay posibilidad de otros

Los insaciables

España se encuentra a punto de entrar en cualquier momento en la UPCS (Unidad de perjudicados por el comunismo y el separatismo)

​Mundo vacío

El exceso de comunicación e información no es algo positivo en sí mismo, porque dispersa la atención e impide o dificulta el centrarse en lo valioso

​Un gobierno que no asume sus responsabilidades, ¿de qué sirve?

Cuando le conviene, delega lo que no puede delegar, y cuando piensa que le va a favorecer, se acuerda de que puede imponer su criterio absoluto

​La asignatura pendiente

Domingo Martínez Madrid, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris