Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Racismo   Black Lives Matter   Estados Unidos  

Floyd

La historia se mueve a impulso de estos detonantes, aunque no encontraremos a nadie que nos confiese su vocación de espoleta
Ángel Pontones Moreno
@boucicaut71
martes, 9 de junio de 2020, 09:34 h (CET)

“No puedo respirar” fueron las últimas palabras de George Floyd, antes de morir asesinado en prime time por un racista descerebrado de uniforme. Hace dos semanas nadie le conocía. Hoy su rostro es la primera portada global que ha desbancado al monotema. Las casualidades de la vida dicen que el año en que Floyd nació, 1973, sonaba en la radio uno de los temas más emblemáticos de otros Floyd llamados Pink. La canción en cuestión era “Breathe” (“Respira”) y formaba parte de "The dark side of the moon", uno de los discos más famosos de la historia de la música. Ni en sus peores pesadillas George Floyd imaginó su destino, aquel que le llevaría a convertirse en estandarte representativo de una protesta que precisaba de un vaso que desbordara, y cuyo final no atisbamos cercano. Muchos afines a Floyd se subirán al carro de su memoria, e intentarán sostenerse sobre el mismo, el tiempo que su estampa permanezca en nuestras retinas. La historia se mueve a impulso de estos detonantes, aunque no encontraremos a nadie que nos confiese su vocación de espoleta.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Luis Enrique, otro que tal baila

Hemos hecho el ridículo más espantoso, a pesar de las fanfarronerías de quien estaba “vendiendo la piel del oso antes de cazarlo”

​El rosa, significado y uso en Adviento

Tenemos que trasladarnos hasta el siglo XVI para encontrar el origen de este color en las celebraciones litúrgicas

Reorientar políticas y recuperar derechos

Nuestros mayores problemas actuales tienen su origen, precisamente, en la violación de lo sensato y en el incumplimiento de nuestras obligaciones

Inhabilitada de por vida y condenada a prisión

La inhabilitación a perpetuidad y los numerosos años de cárcel que le han caído le servirán para la reflexión, que no para el arrepentimiento

Adiós, Qatar

¿Por qué lanzaron los penaltis con esa desgana y abulia?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris