Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
César Piqueras
Un lugar llamado desarrollo
César Piqueras
Al reaccionar a la crítica de los demás, estamos mostrando el miedo que tenemos a ser criticados

No sé si te ha ocurrido alguna vez, pero si has recibido una o varias críticas es posible que no te lo hayas tomado muy bien y te hayas puesto a la defensiva ¿te ha ocurrido? Aceptar las críticas es un arte y requiere de mucha destreza, hoy te hablaré de ello.


Si lo piensas bien, ponerse a la defensiva ante la crítica, refleja algo de forma muy clara: La crítica de la otra persona ha tocado un punto sensible dentro de ti, te hace sentir inseguro, y por eso reaccionas.


Estamos enseñando cuan temerosos nos sentimos de que alguien critique nuestro trabajo o a nuestra persona.

Si queremos evolucionar en la vida, te daré algunos consejos muy sencillos sobre las críticas, especialmente porque estas en realidad son tan valiosas como tesoros que acabamos de encontrar.

Llevarse bien con la crítica

Lo peor que hay es reaccionar ante la crítica, si lo haces, es posible que las personas de tu entorno dejen de criticar u opinar sobre ti o tu trabajo. Finalmente quedarás aislado.


Sin embargo, si te llevas bien con la crítica podrás ver como esta es en realidad un regalo.


Imagina que has hecho una presentación en tu empresa para 15 personas. De todas ellas, una te para en la máquina de café para criticar algunos elementos de tu forma de realizar la misma. Tú puedes:

  1. Dar la bienvenida a la crítica y utilizarla para mejorar.
  2. Ponerte a la defensiva y tratar de justificar aquellos puntos de mejora que te dice la otra persona.

Si elijes la opción 2, que es algo muy habitual, te estás metiendo en un callejón sin salida en lo que respeta a tu mejora profesional y personal.

Si elijes la 1, podrás apreciar cuánto de intersante es la crítica.

La crítica es la opinión de otra persona sobre ti o sobre cómo tú estás haciendo tu trabajo. ¿Es la crítica una verdad absoluta? En realidad no, es sólo una opinión.

Por lo tanto, quitémosle hierro al asunto. Hay que hacer de la crítica algo habitual, un elemento más de nuestras vidas.

Mi recomendación, y el trabajo que te invito a realizar en las próximas semanas, tiene que ver con aceptar deliberadamente la crítica, con mucha más destreza que lo has hecho hasta ahora:

  • Agradeciendo la crítica de la persona que viene a hablar contigo.
  • Escuchando con los oídos bien abiertos lo que tiene que decirte.
  • Investigando algo más sobre eso que tiene que decirte.
  • Aceptando plenamente lo que el otro dice (lo que no quiere decir “dar la razón”).

Muchas personas creen que escuchar o aceptar lo que el otro dice es “dar la razón”, pero en realidad no es así. Tú puedes decir “César, eres un (pon aquí cualquier palabra despectiva)” y y no tengo porqué ponerme a la defensiva, es tu opinión sobre mi, la escucho y acepto que pienses así. Otra cosa es que te tenga que dar la razón.


En la crítica se esconden muchos tesoros. Si alguien te critica, en primer lugar piensa que seguramente ha tenido mucho trabajo que hacer antes de criticarte, es decir se lo ha pensado dos veces. Eso ya es importante, ya que la persona muchas veces también está haciendo un esfuerzo por criticarte.


En segundo lugar considera que lo que te van a decir como oportunidades de mejora, son elementos que quizás sean ciertos o que al menos esa persona los ha percibido como tales. Quizás te puedan ayudar a mejorar o a tener algunas cosas en cuenta.

Cuidado con hacer caso a todas las críticas

Lo que está claro es que no todas las críticas son útiles o necesarias. Si vendemos un producto a 100 personas y les preguntamos:


¿Qué te ha parecido? Nos encontraremos con 3 o 4 personas que nos criticarán.


Si les preguntamos

¿Qué mejorarías? Nos encontraremos con 90 personas que nos criticarán.

Las críticas siempre van a estar en nuestra vida. Otra cuestión es qué hacemos con ellas.

  • El iPhone es un teléfono sin igual para los que utilizamos Apple, pero hay quien lo odia.
  • Raphael es un cantante universal, pero tiene muchos detractores.
  • Fernando Alonso es lo mejor que ha habido en fórmula 1, aún así tiene sus enemigos.
  • Nespresso es un café excelente. Muchas personas prefieren la cafetera del bar de la esquina.

Lo importante no es cuánta gente te odia o critica ¡tienen derecho a hacerlo!


Lo importante es si estás generando una tribu de personas a las que les guste lo que haces. Apple, Raphael, Fernando Alonso, Nespresso, son marcas que te pueden gustar más o menos, pero ¡a ellos les trae sin cuidado si un 3% del planeta les odia!


Si quieres gustar a mucha gente, tienes que aceptar que un porcentaje de las personas de este planeta te van a odiar y van a hablar mal de ti. No te debe preocupar demasiado.


Así que la crítica tan sólo es la voz de muchas personas que tienen cosas que decirte para ayudarte a mejorar, pero también la voz necesaria de personas que no tienen otra cosa que hacer.


Por lo tanto, escuchémosla si merece la pena, mostrémonos vulnerables y utilicemos la crítica para mejorar. O también obviemos la crítica cuando creamos que no aporta nada nuevo.


En definitiva, haz que no te afecte, porque criticarte… te van a criticar. Es lo que tiene destacar o ser buenos en algo.

Artículos del autor

​Hoy en día cualquier líder tiene que invitar a su equipo a salir de su zona de confort. ¿Cómo vamos a sacar a nuestro equipo de la zona de confort?
​El ratio dorado de la positividad lo descubrió, Marcial Losada, un investigador brasileño. Losada nos habla de cuanta positividad hace falta en un equipo o en una persona, para que toda relación siga bien.
El Líder-coach es un estilo de liderazgo muy motivador, y lo és porque directamente apunta hacia las motivaciones de las personas.
​La palabra “productividad” es muy joven dentro de nuestras empresas. Podríamos remontarnos a la revolución industrial para hablar de ella en serio dentro de un entorno de trabajo basado en operaciones mecánicas y en línea.
Cada vez me encuentro con más empresas que desean que, además de las formaciones para adquirir conocimientos, técnicas o habilidades, se realicen otras para potenciar la parte más interna de la persona, la que se relaciona con la motivación intrínseca.
​De todo lo que puedes llegar a hacer cada día o cada semana, hay una cosa que quizás sea la más importante: dedicar tiempo a planificar. Muy pocas personas son metódicas y disciplinadas al pararse unos minutos a hacerlo, pero las que lo hacen no cabe duda de que están más cerca de la excelencia.
​Hoy en día, podemos encontrar algunas empresas con una cultura de autoridad, aunque nos llame la atención, todavía hay empresas de más de 60 mil empleados, con ese tipo de cultura.
“Los equipos son la clave de los grandes resultados” En eso estamos de acuerdo casi todos, pero ¿sólo por el hecho de trabajar en equipo ya tenemos que conseguir resultados? la respuesta es no.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris