Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

César Piqueras
Un lugar llamado desarrollo
César Piqueras
Cuando un directivo no ejecuta, su papel está en entredicho. Lo peor que puede ocurrirle es la parálisis por cualquier motivo
Las personas que asumen una gran responsabilidad en las empresas suelen tener un conjunto de habilidades, conocimientos y capacidades que exceden lo habitual. Hoy me gustaría centrarme en las capacidades de un alto directivo que considero más relevantes…

Suelo compartir espacios y tiempo con personas que asumen una gran responsabilidad, algo por lo que me siento muy afortunado porque aprendo muchísimo. El otro día finalizaba un programa de coaching ejecutivo con uno de los directivos de una de las empresas del IBEX, alguien que asume responsabilidad sobre varios cientos de empleados directos, algunos miles de indirectos y una facturación en su área de más de 1.200 millones de euros. La cuestión es que mientras le escuchaba hablar me hacía un esbozo de su personalidad y sus capacidades, y sacaba algunas conclusiones que hoy te quiero entregar a ti.

Las 3 Capacidades de un alto directivo
Capacidad ejecutiva

Es obvio que cuando existe un problema, reto o desafío, se necesita una persona que pueda cargar sobre sus hombros toda la responsabilidad, alguien que no diga “es que…”, “ya, pero…”, que tenga la proactividad suficiente para ir delante de los acontecimientos. Los mejores directivos/as que conozco tienen una gran capacidad ejecutiva, es decir “hacen”, consiguen que los proyectos salgan, que no se paren, que se movilice la energía humana y material necesaria.

Hay personas que aparentan esta capacidad y hay otras que sin embargo la hacen realidad. Esta capacidad se demuestra cuando hay un problema serio encima de la mesa, cuando una persona cumple o excede objetivos, cuando los retos desafiantes se cumplen sumando pequeñas acciones y buenas decisiones.

Capacidad de abstracción
Podemos tomar decisiones, pero ¿son siempre las mejores decisiones?, ¿son las adecuadas?, ¿ha habido un periodo de reflexión, maduración y visión estratégica? Los mejores directivos que conozco se saben alejar de los árboles para ver el bosque, consiguen apartarse del ruido de la realidad para mirar desde la distancia y así poder tomar buenas decisiones.

Cuando hablamos de la alta dirección, nos damos cuenta de que una mala decisión cuesta millones de euros, algo que la mayor parte de las empresas no se puede permitir.

De ahí que tengamos que desarrollar la capacidad de abstracción, tomar las mejores decisiones es fundamental. Por este motivo, mi invitación siempre tiene que ver con lograr poner la distancia necesaria entre lo que ocurre y lo que vamos a hacer, entre lo que “me pide el momento y lo que necesita en realidad la organización”.

Muchos directivos actúan por impulso, movidos por las urgencias, en realidad puede que no sean tan competentes como creemos. La dirección es un trabajo que se cocina a fuego lento.

Para ver la tercera capacidad te invito a visualizar este video que acabo de subir a mi canal de youtube.

Capacidad relacional
Por último, los grandes directivos no serían nadie si no tuvieran que relacionarse con distintos stakeholders: colaboradores, pares, superiores, consejo de administración, clientes y accionistas…

Destaco de estos directivos su capacidad relacional, su inteligencia emocional, su capacidad de establecer lazos y vínculos con las personas que les rodean. Son personas en las que se puede ver ese brillo en la mirada que nos conecta a los seres humanos, a todos por igual. Sí, es posible que estés pensando que en los directivos que conoces esto no es así, lo sé. Es algo que todavía tiene que calar más hondo en muchas empresas. Pero no olvides que la calidad relacional de las personas es fundamental para tener éxito, en la vida y en la empresa. Lo demás es miseria.

Que tengas un gran día.

Artículos del autor

Buenos días ¿Cómo estás? Es posible que alguna vez hayas tenido la sensación de ser feliz, o incluso que la sientas ahora mismo (¡sería un honor para mi!).
Es posible que alguna vez te hayas encontrado en reuniones que duran demasiado tiempo, que agotan y que suponen una carga más que un momento para compartir y para crear algo junto a otras personas.
Es posible que alguna vez en la vida te hayas encontrado desbordado/a, quizás ahora sea una etapa de tu vida en la que se acumulan responsabilidades y cosas por hacer.
Normalmente los grandes resultados los consiguen grandes equipos, personas que trabajan juntas y que exceden sus expectativas constantemente. Hoy me gustaría hablarte de 4 claves de los mejores equipos.
Los días pasan, los meses pasan, los años pasan y nosotros pasamos. 30, 40, 50, 60… y un día tu vida habrá pasado a ser una de esas lágrimas en la lluvia que se perderán en el tiempo.
Querida Noa, llevas tan sólo 20 días con nosotros y tu presencia ya ha inundado nuestra vida de momentos de mucha felicidad.
Cada vez que estamos definiendo o tratando de medir el éxito de una empresa, los que ayudamos a ello, nos inventamos toda una serie de coeficientes o ratios para poder evaluar si estamos avanzando en la dirección correcta.
Empieza una nueva semana y con ella un montón de horas para seguir disfrutando de todo lo que nos rodea.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris