Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Lectores
Lectores
V. Rodríguez, Zaragoza
Henri-Fréderik Amiel dijo: “La duda en el amor acaba por hacer dudar de todo”.No obstante, Hugo Ojetti objetó: “Dudar de si mismo es la primera señal de inteligencia.” Mas, Jaime Balmes apuntó: “Dudar de todo es carecer de lo más preciso de la razón humana, que es el sentido común.” Pero, Lu Xun argumentó: “Dudar no es un defecto. Dudar todo el tiempo sin llegar a una conclusión es el defecto.”

Sin embargo, Abate Galiani apostilló: “La buena filosofía empieza con el dudar y no termina nunca.” El método científico se basa en la premisa del ensayo-error, de modo que cualquier conjetura es válida solo mientras no se demuestre lo contrario. Dudar es la base del conocimiento, no hacerlo es acomodarse. Resulta chocante que haya tan poco escepticismo en una sociedad tan científica como la nuestra. La locución latina “cogito ergo sum”, que en español se traduce como «pienso, por lo tanto existo», es un planteamiento filosófico de René Descartes. Pero en Oriente, este concepto es distinto.

Ellos piensan que nuestra mente no es lo que pensamos. En Oriente creen que solo existimos cuando observamos, lo cual implica estar presente en el sentido griego del termino: "carpe diem". Y nunca se estará más presente que cuando se ama. Finalmente, San Agustín decía que solo existe el amor, y que su carencia es la nada absoluta. De donde se deduce que el amor es lo que nos da la existencia y no el pensamiento, como decía Descartes.

Artículos del autor

Es lógico que en este momento una inmensa mayoría de españoles esté viviendo con ansiedad, tristeza e incredulidad lo sucedido en Cataluña.
Las televisiones, incluso TV3, nos mostraron la genial caricatura, -agigantada en centenares carteles de las manifestaciones unionistas en Barcelona-, de un Puigdemont al que el flequillo tapaba hasta las gafas mientras gritaba: “¡Veo un futuro prometedor!”.
Se puede decir todo tipo de cosas sobre la prensa moderna, especialmente sobre la prensa amarilla: que es patriotera o filistea, vulgar, de escasos conocimientos, y poca sensibilidad literaria; que es inquisitiva, indecente, trivial…
Creo, pienso, entiendo, reconozco que como portavoz del PDeCAT, señor Carles Campuzano, usted no debe ser persona inculta.
La decisión de la jueza Carmen Lamela de decretar prisión incondicional para el ex vicepresidente de la Generalitat y varios ex consejeros ha levantado una cadena de reacciones desaforadas que buscan alimentar el victimismo secesionista e incendiar la calle en Cataluña.
El delirio fantasioso del “Procés” ha sido tal, que su principal promotor ha vuelto a repetir la falsedad demostrada de los centenares de heridos el pasado 1 de octubre y ha echado mano de la política ficción para presentarse como el salvador generoso de la población.
Ya el tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha estimado el recurso de varios letrados contra la adhesión de los Colegios de Abogados al Pacto por el Derecho a Decidir, que vulneraba su libertad de conciencia no secesionista.
Hasta hace poco, un abogado recién licenciado dirigía la sucursal del Banco de Santander en Hijar (Teruel). Cuando entró a trabajar, éste me pidió que le hiciera el favor de abrir una cuenta en su sucursal.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris