Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera   Cataluña  

La dejadez de los Gobiernos centrales llevó la degeneración a Cataluña

Solo Cataluña ha llegado donde llegó Hitler en el abuso infantil y en el adoctrinamiento, y donde hoy está Corea del Norte
Jesús  Salamanca
viernes, 29 de septiembre de 2017, 08:04 h (CET)
Ciudades como Salamanca, Oviedo, Granada, Toledo, Huelva, y del resto de España han aclamado durante estos días a la Guardia Civil en su partida hacia Cataluña para impedir el referéndum. El objetivo es poner orden ante la degeneración, las amenazas y la violencia que la CUP y demás partidos de la vehemente izquierda radical han extendido por toda la comunidad autónoma. Nadie puede decir que no es un golpe de Estado, por eso no entendemos la cobardía del Gobierno, las dudas de la Fiscalía General y el infundado temor que atenaza a ambos. Tampoco entendemos la inexistencia de manifestaciones contra esa sedición y el golpe de Estado; muy diferente al momento en que Antonio Tejero Molina vio frustrado su intento el 23F del año 1981.

Esto es consecuencia de la educación. Empezó Rodríguez Zapatero haciendo la vista gorda con el Estatuto de autonomía y ahora tenemos esta metralla social amenazando, exigiendo, protestando y jurando la muerte a España, a los españoles, a la Guardia Civil y al Cuerpo de la Policía Nacional. Una amenaza que no han dudado en extender a los directores de los centros públicos para que cedan locales para las urnas. Todo lo que se está generando estos días es una bomba de relojería porque ni el PP ni el PSOE supieron parar las bravuconadas de la Generalidad y sus delirantes aspiraciones.

La violencia está servida como está servido el adoctrinamiento en las escuelas. Hoy podemos decir que la Alta Inspección en Cataluña es una pérdida de tiempo, una sinrazón y una mayúscula imbecilidad donde la cobardía ha sido el escudo que siempre ha llevado el alto inspector. Algo parecido sucede en el País Vasco, a lo que hay que añadir la mediocridad de esa figura en todo el territorio nacional, empezando por Castilla y León, siguiendo por Extremadura y terminando por todas las demás. ¡Manda huevos, cuánto vago y cuánto gaznápiro hemos pagado desde 1985! (Momento de su creación).

Al menos la UNICEF, programa de la ONU, ya se ha mojado y, tras solicitud argumentada de numerosos profesores españoles, ha instado al MECD a retomar las competencias educativas de Cataluña. Muchos profesores hemos trabajado para llegar hasta aquí –no sin disgustos y contratiempos en nuestra profesión, amenazas incluidas-- una vez comprobado que el Gobierno se escondía y manifestaba su cobardía para volver a asumir las competencias educativas.

Dichas competencias han sido mancilladas por el profesorado independentista catalán. Incluso se ha llegado a amenazar a los padres en muchos centros educativos y a ridiculizar al alumnado, si se descubría que eran hijos de guardia civil o de policía nacional. Solo Cataluña ha llegado donde llegó Hitler en el abuso infantil y en el adoctrinamiento, y donde hoy está Corea del Norte. Hechos como éste hacen que Cataluña se haya convertido en una vergüenza para el profesorado español; si a ello unimos la situación de Cataluña en el informe PISA, entonces sí que debe resetearse el sistema educativo catalán porque no soporta ni un paso en falso más.

Quienes conocemos el tema desde hace tiempo, podemos comprobar y demostrar que la educación en Cataluña ha llegado a mínimos. De la misma forma que podemos demostrar que la figura de la Alta Inspección catalana es el mayor atraco y la mayor vergüenza ministerial desde 1985: no puso los medios para dar equidad a la educación y no sabe qué hacer para parar la revuelta que se le avecina al alto inspector; seguramente, la figura que más sufrirá si algún día el Gobierno pierde su cobardía y decide recuperar esas competencias educativas, hoy denigradas por sus conceptos falseados y su Historia tergiversada intencionadamente, para provecho de cuatro dirigentes ineptos, caducos e insensatos con claras muestras de la indigencia intelectual más absurda.

Ahora toca volver a empezar. Pudo poner orden Zapatero y después pudo hacerlo Mariano Rajoy, pero ambos presidentes se escondieron por cobardía, ineficacia e indignidad. Confío en que no toque llorar el día 1 de octubre y no saquen a relucir las presuntas armas que presuntamente se ha encargado de difundir la CUP, porque alguien debe responsabilizarse. Sería muy preocupante que esas armas fueran el resultado de los zulos que ETA dijo abandonar y entregar, pero que no entregó ya que aún tiene en su poder más de quinientas armas cortas y otro tipo de ellas, además de munición. ¿Tendrá algo que ver la presencia de Otegi estos días en Cataluña? ¡Tiren, tiren de la manta y ya verán!

No es de recibo el hecho de mancillar a España así, tal y como lo ha hecho Cataluña. Estamos ante otro 1934, donde todos los ‘Mossos’ fueron detenidos por defender al traidor Companys antes que la legalidad española: “El Estado Catalán solo duró diez horas y finalizó con la detención de todo el gobierno catalán y los responsables de los Mossos d’Esquadra, a excepción del ‘conseller’ de Gobernación, Josep Dencàs, que había huido a Francia. Todos ellos fueron encarcelados en el barco ‘Uruguay’. Un cautiverio que se prolongó hasta febrero de 1936”

Y no olviden que tras ese 1934 llegó el periodo febrero-julio de 1936, donde la izquierda asesinó sin juicio, violó cuanto encontró a su paso, vejó monjas conventuales, utilizó como animales de tiro a los frailes, incendió conventos e iglesias y, en definitiva, “incendió el alma de los españoles”, en palabras de Ricardo de la Cierva. Y cuando eso sucede, la ciudadanía se arma de virtudes, amor a su patria y esperanza de acabar con la degeneración, el adoctrinamiento, la violencia y el ‘perroflautismo’ de la ominosa izquierda radical, cavernícola y tabernaria.

No olviden que ese sector de la izquierda radical, que siempre anda tras de introducir palos entre los radios de las ruedas, aún pretende ganar la guerra civil; sí, esa en la que los perdedores no supieron defender España, por lo que salieron con el rabo entre las piernas. Al parecer, todavía ansían algunos ganar la guerra; una guerra que no hay que olvidar para no volver a repetirla, bien es verdad que en Cataluña se empeñan en lo contrario y eso es hacernos perder el tiempo y perderlo ellos. Ya decía Napoleón que “Hay ladrones a los que no se castiga, pero que nos roban lo más preciado: el tiempo”.

Finalmente, no quiero dejar pasar la ocasión sin escribir un pensamiento de don Camilo José Cela respecto al nacionalismo y el patriotismo, que tanto se confronta en nuestros días: “El nacionalista cree que el lugar donde nació es el mejor lugar del mundo; y eso no es cierto. El patriota cree que el lugar donde nació se merece todo el amor del mundo; y eso sí es cierto”.

En fin, ya se sabe que hay mucha gente que cuando ha de hacer algo, hace algo; aunque no sea exactamente lo que ha de hacer, en palabras de Clarasó. Al igual que hay muchas personas interesadas en que todos tengan qué callar, para que no hablen de ellos –decía don Jacinto Benavente—y eso es lo que le pasa al ‘Gover’ de la Generalidad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Sustituir la realidad por la narración

Valentín Abelenda, Gerona

​Facilitar cuanto antes la creación de empleo

Pedro García, Gerona

Osiris y la Ley de Protección de la Infancia

Venancio Rodríguez Sanz

Alumnos sobrecargados, políticos que se venden

Martín Martínez, Barcelona

​Busca recomponer las relaciones

Domingo Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris