Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Disyuntiva   Manantial   Vida   Dignidad   Reflexiones  

Manantiales vitales

La dignidad como protagonistas hay que ganársela
Rafael Pérez Ortolá
viernes, 4 de noviembre de 2022, 08:56 h (CET)

De tanto circular por las trochas se deterioran las suelas de los zapatos, los neumáticos se desperdigan a fuerza de rodar y las mentalidades también se desgastan derrochando su actividad. Es una ley escrita en el tiempo, asesorada por el entusiasta dinamismo de la vida. Los comportamientos rutinarios domestican la energía vitalista hasta transformarla en un reconcomio degradante. El acostumbramiento nos va cargando de abundantes residuos, unos aún valiosos por el momento y otros sin utilidad que son una rémora. Cuando predomina el LASTRE, la tarea habitual tropieza con notables dificultades, acrecentadas por la confusión; los numerosos materiales acumulados impiden la nitidez valorativa de los actuantes.


Eso de eliminar el lastre es fácil de decir, pero de una enorme complejidad en la práctica. Aún contando con un buen nivel de inteligencia, los pormenores de cada conocimiento nunca se perciben al completo, son excesivas las circunstancias influyentes. La DETECCIÓN de los bagajes útiles frente a los inservibles es una tarea ardua; por eso suelen acomodarse los individuos y los colectivos, dejando aparcados esos contenidos deteriorados, sin pensar en los efectos derivados de su mera acumulación. Los rasgos esenciales se difuminan entre la creciente maraña de contenidos heterogéneos, estos apenas se aprecian; como consecuencia, pasan a planos secundarios, dejan de considerarse fundamentales.


El sistema nos abruma, eso es cierto; a fuerza de estímulos nos transforma en seguidores irreflexivos de sus consignas. Nos urgen con prisas inusitadas, hemos de adaptarnos a sus demandas si no queremos excluirnos. El individuo particular no se libra de su responsabilidad, acude al refugio comodón donde el esfuerzo de pensar y el peso de las decisiones no son requeridos. El lamento posterior ya llega tarde, cuando ese sujeto se encuentra DESUBICADO, arrastrado por unas maniobras aceleradas sometidas a diseños y controles ajenos; ni arrestos ni tiempo le quedan para contrarrestar esa debacle personal. Aquello de la fuente interior vitalista, una vez postergada, cuesta el reencuentro con sus propiedades.


En esos interiores profundos, la fuente no se ha secado. Sin embargo, el acercamiento a sus efluvios influyentes, digamos el redescubrimiento de su presencia, quizá logre estimularnos para la recuperación de la entidad personal; haciéndonos pensar también en las actitudes requeridas para evitar la pasividad encubridora y suicida tan en boga. La evidencia demuestra que de una manera subrepticia echamos de menos ese núcleo radical. Lo podemos reflejar así:


EL MANANTIAL


Si prescindimos de los grafismos


Convención…

…plantas


Criterios…

…Animales


Cultura…

…Personas


Oficios…

…Emociones


Sabios…

…Necios


Significados…

…Sufrimientos


Contrariedades…

…Arte


Dejamos aparcados los significados

Y frenamos las elucubraciones


BROTA


El sentimiento PRISTINO

Intransferible

Innegociable

e

Insustituible.


Alejados de las trifulcas ambientales, tratando de silenciar las elucubraciones adheridas a múltiples componendas, quizá establezcamos algún contacto con esa batería íntima de los impulsos personales. ¿Qué habremos llegado a percibir? Habrá de todo, los fondos están constituidos por raigambres innumerables, que además son percibidas de manera peculiar por sus portadores.


Estamos ante ese PÁLPITO irrenunciable, sin el cual es imposible tratar de sumas o entendimientos. El protagonismo vital auténtico desaparece si renunciamos a esa fuente de la potencia interior. Los obstáculos externos naturales se agravan también por las estrategias comunitarias establecidas sin ninguna justificación.


Si hemos vuelto a beber de ese manantial, no vayamos a equivocarnos en las previsiones, entramos de lleno en las controversias de las intrincadas circunstancias vitales, cambiantes, en ocasiones mal conocidas y con frecuencia contrapuestas. La tranquilidad sin aspavientos ni turbulencias no se corresponde con los ámbitos por donde circulamos. Se trata de una recuperación elemental, la de esa DIGNIDAD propia de participar sin ser arrastrado, la de posicionarnos en sintonía con el resto de componentes comunitarios. Por lo tanto, no se trata de soluciones drásticas, sino de recuperar las buenas maneras del caminante con garbo; en esas andanzas hacia el horizonte que nadie puede suplantar.


En lo alto permanece la capacidad decisoria personal. Uno es capaz de asumir o renunciar a la consideración de los matices condicionantes. Los bagajes de cada individuo difieren y la delicadeza de sus decisiones es notoria. En cuanto a las VALORACIONES, están sujetas a conexiones infinitas difíciles de precisar por el mismo protagonista involucrado en la aventura de la experiencia radical.


Es poco útil eso de teorizar sobre este manantial de la vitalidad burbujeante, pero todavía sin manipulaciones. Si pretendemos adentrarnos en su significado, hemos de disponernos a BEBER su ofrecimiento refrescante.

Noticias relacionadas

Democracia y tecnología: cómo construir un mundo en libertad

Los procesos de cambio que hoy estamos experimentado vienen a ofrecernos retos y riesgos

La diplomacia secreta y el fondo de las relaciones con Marruecos: el Sáhara y Ceuta y Melilla

En la actualidad y salvo en el Sáhara, la diplomacia secreta parece -es secreta- no tener especial relevancia en nuestros contenciosos

Herramientas para combatir el antigitanismo

Se combate en los medios de comunicación

Políticos tontos, maleducados e ignorantes

Pedro Sánchez no dudó en salir a los medios de comunicación para exponer que era una ley progresista y que sería vanguardia, además de imitada en otros muchos países

Bajarse al moro

La enfermiza vanidad de Pedro Sánchez está situando a España al borde del ridículo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris