Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   Monstruos   gigantes   Fantasmas   Positivo   Negativo  

Una de monstruos, gigantes y fantasmas

Un monstruo puede ser una gran cantaora o cantante, un literato, un poeta, un pintor importante, pero también un niño maleducado
Nieves Fernández
miércoles, 7 de septiembre de 2022, 09:13 h (CET)

Los monstruos pueden impresionar o asustar. Impresionan positivamente si es positiva su acción para con el hombre, como los grandes artistas a los que se apela a su grandeza, a su gran calidad humana, a su buen hacer… Y los demás monstruos asustan si es al miedo al que apelan, y a nosotros a quienes incordian, si se ponen de acuerdo en darnos vuelcos de corazón y provocarnos repelús y malos agüeros.


Unos y otros son monstruos, para bien y para mal. Y el ser humano los cataloga con la misma palabra, curiosidades del diccionario y del hablante. Ser monstruoso va desde ser lo más grande, hasta lo más cruel y perverso, pleno de cualidades y aptitudes.


¿Han oído eso de que los verdaderos enfermos mentales están en la calle? ¿Y que los sinceros cuerdos pueblan las unidades de salud mental? Igual ocurre con algunos delincuentes de guante blanco, por supuesto culpables, que andan sueltos, mientras otros pobres diablos están en penales que los pillaron haciendo de las suyas, pero de las suyas muy pequeñas. Esos grupos vienen a demostrar que no es oro todo lo que reluce en la sociedad y en la justicia y que las apariencias muy a menudo nos engañan.


Monstruos, gigantes y fantasmas irán apareciendo por estas páginas, a partir de ahora. Pueden ser bichos milenarios, tradiciones antiguas escondidas en los pueblos, apenas conocidas por sus convecinos, protagonistas de historias de campo y pastoreo, de víctimas o héroes que quedan vencidas al visionar algo extraño en las calles. De héroes que lo fueron por estar en un momento y en un lugar concreto.


Un monstruo puede ser un político, tanto para bien como para mal, con toda su retórica de planes y proyectos. Un monstruo puede ser una gran cantaora o cantante, un literato, un poeta, un pintor importante, pero también un niño maleducado, un gran estudiante, un familiar cercano... Cualquier ser que se precie tanto por arriba como por abajo.


Cada persona puede albergar dentro de sí misma un monstruo bueno o alguien insidioso, todos los conocemos, los psicópatas están muy cerca de nosotros, puede ser un ser mágico o tan penoso que dé risa su vida de parásito.

Un día puede llegar aquí un monstruo de la música, para rendir tributo a los mejores sonidos; otro día puede ser la amistad la que dibuje un gran futuro de lealtad y favores; o un amor monstruoso destacado en cariño, pero también cargando en lo más negativo de la balanza, puede ser un monstruo del volante, o el peor monstruo para la infancia, o para los abuelitos.


Iremos de lo más a lo menos, de lo que nunca debía suceder a desear que se haya repetido mil veces, así son estos monstruos, gigantes y fantasmas cuando nos regalan bondades o nos dan tanto miedo que acaban con nosotros. Estad atentos y comencemos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La tetrarquía destructiva

En el siglo II a. C. la economía era un auténtico desastre: la inflación se disparó, el comercio se paralizó y las provincias quedaron aisladas entre sí.

​Feliz Navidad filtrada

Hay niños que no entenderán por qué Santa Claus los ha dejado sin regalos, a pesar de haberse portado bien

​Autogolpes de Fujimori y de Castillo

El miércoles 7 antes del mediodía, el Presidente Castillo leyó un mensaje desde su despacho decretando la disolución del Congreso

​Pedro Castillo como el maestro Ciruela

Fue una insensatez instaurar un Gobierno de emergencia nacional, momentos antes del debate de la «moción de vacancia», algo así como la sentencia de destitución que le apartaba de la Jefatura del Estado

Asturias, ninguneados y olvidados

No podemos seguir teniendo un sistema de trenes que no es suficientemente rápido y que no está adaptado al ancho estándar
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris