Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La buena noticia   Pesca   Pescadores   Málaga   Mar   Red  

El último marengo

Hace cuatro años escribí un artículo sobre este mismo tema. Hoy me atrevo a recuperar esta figura prácticamente extinguida
Manuel Montes Cleries
lunes, 5 de septiembre de 2022, 11:00 h (CET)

Hasta hace unos cuarenta años proliferaban los copos a lo largo de toda la costa malagueña. Desde la alborada, marengos de todas las edades se aprestaban a botar la barca, echar las redes y tirar de la tralla. Cada uno tenía su misión. Los más viejos oteaban el horizonte y las condiciones de la mar y determinaban a que distancia se debía calar el copo. Desde la orilla se iban engarzando las vetas unas con otras hasta llegar al lugar adecuado. Una vez se cerraba el cerco, se iba tirando del copo parsimoniosamente, desde ambos lados del mismo, ayudándose de la tralla.

        

Así, muy despacito, se iba recogiendo la red que, a veces, desgraciadamente pocas veces, traía consigo un “jerviero” que anunciaba una buena pesca. Si se recogían en buena cantidad los jureles, los boquerones, los chanquetes o la morralla, se pateaba con fuerza en la barca para llamar a los compradores que recorrían la costa en búsqueda de pescado recién cogido. Siempre había un grupo de “veraneantes” que se acercaban tímidamente con una bolsa de plástico a buscar el “chollo” y los típicos carotas que abusaban de sus galones o de sus uniformes para realizar la pequeña “mordida”.

    

Todo esto vino a mi mente mientras contemplaba, muy a primera hora, la figura de mi amigo Juanito “el marengo” asomado a la playa y absorto en sus pensamientos. Recordaría toda su vida pegado al mar. Primero como uno de esos niños que apenas pisaban la escuela porque tenían que estar buscándose la vida en la playa. Como tantos otros, después de la mili –en la marina, como no- se enroló en diversas tripulaciones a lo largo de las costas mediterráneas y de las Islas Canarias. A lo largo de su dilatada vida de marinero, sufrió dos naufragios de los que, “gracias a Dios y a la Virgen del Carmen” –sic- escapó por los pelos.

      

Una vez ahorrados algunos dineros y ya en su madurez se pudo hacer con la propiedad de un pequeño pesquero llamado “el Bambi”. Colmado sus deseos, se jubiló de la mar como marengo, pero su vista sigue buscando cada mañana, muy temprano, a lo largo de todo el horizonte, aquellas traíñas, jábegas y sardinales que nunca volvieron, el trasiego de botes, “parales”, vetas y trallas. Se conforma con contemplar los barcos coquineros que realizan su faena a “un par de vetas” de la orilla y a los pescadores de caña que un día tras otro “echan de comer al pescao”.

     

Mi amigo Juan Caparrós es el último marengo de las playas rinconeras. A sus cerca de noventa años sigue teniendo la cabeza firme y la vista larga. Su deteriorada dentadura le resulta suficiente para seguir comiendo pescado y sus piernas renegridas y fibrosas le permiten seguir desplazándose con gallardía por sus queridas playas.

    

Hombres como Juan son una buena noticia. Mantienen su dialecto que contiene extraños sonidos que recuerdan al árabe. Siguen venerando su respeto al mar, a las viejas instituciones y a los mayores. Su bonhomía me hace disfrutar de su amistad, de su sabiduría y su conversación. Los viejos marengos no necesitaban informes de los expertos ni de los ecologistas. Ellos cuidaron durante muchos años la mar. Su mar. El “mare nostrum”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La tetrarquía destructiva

En el siglo II a. C. la economía era un auténtico desastre: la inflación se disparó, el comercio se paralizó y las provincias quedaron aisladas entre sí.

​Feliz Navidad filtrada

Hay niños que no entenderán por qué Santa Claus los ha dejado sin regalos, a pesar de haberse portado bien

​Autogolpes de Fujimori y de Castillo

El miércoles 7 antes del mediodía, el Presidente Castillo leyó un mensaje desde su despacho decretando la disolución del Congreso

​Pedro Castillo como el maestro Ciruela

Fue una insensatez instaurar un Gobierno de emergencia nacional, momentos antes del debate de la «moción de vacancia», algo así como la sentencia de destitución que le apartaba de la Jefatura del Estado

Asturias, ninguneados y olvidados

No podemos seguir teniendo un sistema de trenes que no es suficientemente rápido y que no está adaptado al ancho estándar
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris