Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Narrativa   relato breve   Verdad   Mentira  

Tras la verdad hay una mentira

Narración breve
Bayardo Quinto Núñez
miércoles, 11 de mayo de 2022, 10:51 h (CET)

El espejo del día estaba ovalado y mortecino como una luz de un poste de luz eléctrica. Nadie en la vecindad se atrevía abrir la boca, ni irse por otro camino que no fuese el de la súplica para encontrar la verdad. Cuando hay un hecho de la vida real, existe la verdad absoluta, pues se involucra, no más el producto del surco de la verdad. Aunque las huellas existen y seguirán existiendo, dactilares y de todo tipo, ese es un detector.


Todo es lo mismo. Aparentemente se avizora un callejón sin salida, pero eso es una simple figura, siempre hay un final feliz o infeliz. El tiempo siempre promete y cumple. El asunto, fue que, el día seis de octubre del año mil novecientos veinte, en el poblado LA COSITA, don Santiago de origen agricultor, y su esposa se encontraban degustando una cerveza y unas alitas de pollo asado, en la comidería “El FILEDÓN”, porque después continuarían con sus labores de agricultura en su finca.


Almorzaron placenteramente, y en momentos que se encontraba don Santiago pagando su cuenta, en la mesa ubicada en una esquina de la comidería, estaban tres amigos: Luis, Jacinto y Pedro. Pedro se levantó y sin justificación alguna, se acercó dónde está Santiago con su esposa y con lujo de detalle le acarició los glúteos. Este reaccionó y sacó su pistola disparándole tres veces, Pedro cae abatido, los otros amigos salieron corriendo y gritando: Acaban de matar a Pedro.


-Que hiciste-le inquirió Norberta, esposa de Santiago-.

-El dueño Del Bar-le señaló ¿y ahora don Pedro?-.

-Bueno, iré a presentarme a la delegación de la policía-respondió Santiago-.


Santiago, pagó y se fue a la policía, pero antes le orientó a su esposa Norberta que, cuidara bien la finca, casa y que se entendiera con el capataz para proseguir con los asuntos. Tú ya sabes dónde tengo mi capital y búscame al Abogado "Nercindo de Jesús".


-Eso haré, hoy mismo-repuso Norberta-. En momentos que Santiago salía de la comidería, llegaban los oficiales de policía a capturarlo, pues, ya los amigos de Pedro habían acudido a denunciar el incidente.

-Don Santiago, hemos venido por usted, para que de explicaciones del hecho criminoso -le expresaron los policías-.

-Si, ahora mismo iba para la delegación policial-señaló Santiago-. Llegando a la delegación, en la entrada se encontraba el comandante, tenía cara de pocos amigos.

-Contame como sucedieron los hechos-le expresó el comandante.

-Señor comandante, el hecho sucedió, que, cuando me encontraba pagando la cuenta, Pedro con un revólver me apuntó a quema ropa en mi cuello, exteriorizándome te voy a matar, fue en ese momento, que accione y tomé mi revólver, le aventé su mano y en el estómago le disparé tres veces. En la comidería no había nadie.

-Está raro todo esto, porque dos amigos de Pedro vinieron a dar aviso y expresaron lo contrario-repuso el comandante-.

-No le miento, ellos cuando Pedro estaba en el suelo, apenas entraban al establecimiento-señaló Santiago-.

-Bueno, este caso será remitido el “Señor Juez”, para su conocimiento y demás efectos, mientras tanto quedas detenido- dijo el comandante-.


Pasó ese día, y vino uno nuevo. El caso fue remitido al juez. De inmediato tomó todas las pruebas pertinentes. Se presentó el “Abogado Nercindo”, durante seis días ejerció la respectiva defensa, la contraparte hizo también lo suyo. Pero lo más interesante que, uno de los testigos fue el dueño del bar, y éste declaró que, Santiago estaba pagándole su cuenta de consumo y, en ese momento Pedro le puso en su cuello un revólver expresándole que lo mataría, entonces Santiago reaccionó y sucedió el deceso de Pedro por su imprudencia. A vista ciencia y paciencia, estaba mintiendo el dueño de comidería, esa era su palabra.


El juez, se encontraba en una encrucijada, porque había un fallecido, pero por las pruebas que rolaban en el proceso, y porque la parte contraria nunca lasimpugnó, entonces, es lógico tenerlas como pruebas fehacientes, Santiago estaba libre de pecado, por su gran falsedad, pero ante Dios nunca, inclusive, socialmente y moralmente estaba condenado. Salió libre por legítima defensa.


Santiago murió un año después, consumido por una enfermedad, que los médicos nunca lograron descubrir, a su entierro solamente  la esposa lo llevó en una carreta de bueyes hasta el cementerio. Y la esposa de Santiago, al mes siguiente murió aplastada por un camión, que la dejó como mortaja, y el dueño de la comidería, quedó en silla de ruedas durante diez años, hasta que murió. El tiempo se encargó de cobrarles.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Noches de insomnio

La bondad se perdió hace ya tanto que hoy sueño con ella

​Incendiad las fincas

Del libro "La guadaña entre las flores"

AGOTADA

Agotada, por mi falta de autoestima, siempre aplastada por tus firmes pisadas.

Cuando llueve, no hay incendio

Tendrán que ir llevándolo

El aire

Viajero infatigable y generoso, que prolifera por el infinito, haciéndonos el mundo más hermoso
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris