Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Libertad de expresión   Pedro Sánchez   Gobierno de España   Provida   Código Penal  

¿Podemos hablar libremente?

¿Estamos dispuestos a que se nos oprima más y se nos prive de nuestras libertades? Los españoles tenemos la palabra
Manuel Villegas
jueves, 21 de abril de 2022, 09:21 h (CET)

¿Con el gobierno que nos subyuga? ¡Vamos, hombre, no digas memeces! ¡Ah! Que te refieres a la que estos social comunistas cuya férula padecemos, preconizan para sí, entonces estoy conforme.

         

En España puedes expresarte siempre que lo hagas de acuerdo con lo que el príncipe de la mentira y sus conmilitones deciden, si no, eres un facha o, peor aún, de ultraderecha, cuando no te conminan de fascista o neonazi. En las dictaduras tienes que estar de acuerdo con los preceptos, leyes y pareceres del dictador. Si no lo haces serás perseguido como contrario al régimen y podrás ser encarcelado.

         

Si no me falla la memoria, y no estoy al borde del Alzheimer, desde que en España se  instituyó la democracia tenemos libertad de expresión en todos los aspectos en los que podamos opinar, y en los medios de comunicación que tengamos a nuestro alcance. Esto quiere decir que cualquier ciudadano puede manifestar y emitir su parecer sobre determinado asunto siempre que no ofenda a nadie. Es aquello de que mi libertad comienza donde termina la del otro. Pues parece que este indescriptible Pedro Sánchez no lo entiende así  y nos prohíbe  que comuniquemos nuestras ideas y pensamientos mientras no se sujeten a su tiranía.

         

El Gobierno, a propuesta suya, ha aprobado las dos leyes más perniciosas y nefastas que se puedan aplicar a los seres humanos: la eutanasia y el aborto. Ambas las podemos considerar como licencias para matar, no al estilo de las películas de James Bond que, al fin y al cabo, son solo eso, ficciones cinematográficas. Estas no son leyes de novela, sino disposiciones reales por las cuales se pueden llevar a cabo impunemente el asesinato de los seres más desprotegidos de la Sociedad. Con la primera podemos “quitar de en medio”, a cualquier “burraco” que nos estorbe (los cordobeses llamamos burracos a los trastos inútiles e inservibles, es un localismo nuestro), al abuelo al que no soportamos, y, en muchos casos podemos aligerar su muerte para recibir la herencia que esperamos. Inadmisible esta, pero recae sobre personas que ya han vivido, disfrutado, gozado y procreado a los que, a pesar de deberle la vida, quieren eliminar.

         

La Segunda, el aborto es el crimen más horrendo que se pueda realizar, ya que se priva de la vida al ser más indefenso que existe, pues, al ser un no nato, no tiene posibilidad de defenderse, el anciano puede presentar alguna resistencia, pero el feto no tiene quien lo defienda, por lo que su eliminación es un crimen inconfesable e inadmisible.

         

En España para defender a los no nacidos existe una Plataforma denominada Sí a la Vida que se integra en más de 500 asociaciones que defienden el derecho a vivir de los no nacidos. Una de sus formas de actuar es aposentarse ante las clínicas abortistas, que consiguen pingües beneficio por practicar este horrendo crimen, y a saber con qué político los repartirán; para informar  y prestar ayuda a las gestantes que quieren desprenderse del fruto de su vientre. Les muestran ecografías de no nacidos que llevan en sus entrañas y les hacen ver el pálpito de vida que alienta en  el feto. Cuando las futuras madres observan esto y comprenden el horrible crimen que están a punto de cometer, muchas de ellas desisten de ello.

         

Los Provida rezan, hacen vigilia o reparten folletos a las puertas de las clínicas abortivas. Pues bien, al igual que si estuviésemos bajo la más férrea dictadura, el Código Penal ha sido reformado considerando a los Provida como unos maltratadores que serán castigados con penas de cárcel por concentrarse ante las clínicas abortivas y, para más escarnio, se suprime la necesidad de denuncia previa, como en los casos de violencia de género.

         

Los Provida por defender esta serán considerados como asesinos.

         

Veamos, el delito de coacciones, que es el que regula el artículo 172 originario del Código Penal, está vinculado a que exista una denuncia previa por parte del coaccionado o de su abogado. Salvo en el caso de las víctimas de violencia doméstica y de género. Con esta reforma se elimina la delación.

         

¿Estamos dispuestos a que se nos oprima más y se nos prive de nuestras libertades? Los españoles tenemos la palabra.

         

Pedro, a ti te digo, el absolutismo desapareció en el siglo XVIII con la Revolución francesa, aunque tuvo sus coletazos en España con el rey felón Fernando VII. No eres rey, aunque lo desees fervientemente, eres un simple paniaguado que ha conseguido el poder con marrullerías y pactando con los enemigos de España, que tendrás que rendir cuentas en las próximas elecciones si no te echamos antes a gorrazos. Entérate, no eres nadie para recortar nuestras libertades.

Comentarios
Casas -Viejas 22/abr/22    14:13 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Trescientos millones

En Gijón hay ejemplos de grandes inversiones que no han servido para nada

Series nuestras de cada día

Algunas ideas para guionistas

Polvos revolucionarios que anuncian lodos de violencia

“Los países de Europa son demasiado pequeños para asegurar a sus pueblos la prosperidad y los avances sociales indispensables”, Jean Monnet

​Con la nueva ley se podrá expulsar a los okupas en 48 horas

Cada vez es mayor la presión para que se aprueben leyes que protejan a los propietarios de viviendas

En las municipales de Lima arrasó el voto por nadie

En la capital viene ganando un admirador de Bolsonaro, el ultraconservador Rafael López Aliaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris