Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexiones   Igualdad   Educación   Cultura   Democracia  

La España resquebrajada. Claroscuros sociales

La normalidad democrática debe aceptar la diversidad de opinión, como mejor sistema para alcanzar la decisión final
Ángel Alonso Pachón
@AAP1942
lunes, 15 de noviembre de 2021, 09:48 h (CET)

Creo en los Partidos Políticos como herramienta social. Creo en los Partidos Políticos como instrumento aglutinador de ideas. Creo en los Partidos Políticos como de multitudes. La realidad cotidiana, aquí en nuestra España, sin embargo, nos va dejando fotogramas desechables para configurar la gran película que todos desearíamos, aquella que plasme para la historia una sociedad justa, comprometida con el bien común y con una convivencia plural en paz.


Permanentemente se habla de ABOLIR lo que otros han CONSTRUIDO.

ABOLIR con sentimiento de venganza, por odio de clases.

ABOLIR en base a propuestas de Partidos que legislan lo que sus afiliados y seguidores no aceptarían.

ABOLIR aquello que en más o menos medida había funcionado.

ABOLIR,  como algunos de nuestro país lo está queriendo hacer, se conoce con el nombre de REVOLUCIÓN.


Permanentemente, el contrario es enemigo. Utilizar el Partido como herramienta para enfrentarse a todos y a todo es falsear sus Estatutos y por tanto es engañar a sus afiliados y seguidores. La riqueza ideológica que compone una sociedad, los partidos, hoy, en España, la demonizan.


Toda obediencia, que esclaviza la libertad moral de la persona, no puede llevar como estandarte la palabra DEMOCRACIA. Los organigramas de Partido nunca pueden doblegar al individuo, hasta el punto de anular su voluntad.


Estamos ante un MUNDO DIVERSO, ante INDIVIDUOS DIFERENTES, ante CIRCUNSTANCIAS PECULIARES y eso obliga a los Partidos a COMPRENDER QUE NADA HAY ABSOLUTO, al contrario, que TODO ES RELATIVO.


Por todo ello, no podemos entender que exista la UNANIMIDAD en toda DECISIÓN POLÍTICA de PARTIDO. La normalidad democrática debe aceptar la diversidad de opinión, como mejor sistema para alcanzar la DECISIÓN FINAL.


Cualquier ciudadano, de cualquier Partido, con principios individuales propios, puede y debería plantearse cuestiones como las que a continuación se plasman:


El ABORTO, como realidad humana, como realidad social, como realidad moral.

Exige consenso del área profesional médico, consenso de la sociedad diversa y respeto a las ideas éticas-morales mayoritarias. En consecuencia, al ser un tema vinculante socialmente a principios esenciales de las personas, no debería legislarse y aprobarse por mayorías normales sino por mayorías cualificadas.


Reflexión: ¿Cómo es posible que todos los miembros de un partido, voten en bloque la propuesta presentada…? La unanimidad no puede justificar nunca la moralidad de los acuerdos sino, más bien, la cobardía personal de los disconformes.


La EDUCACIÓN, esencia de futuro, esencia de igualdad social… derecho intransferible de todo ser humano y de su entorno familiar. Los Estados deberían, simplemente, aportar los medios y apoyar su desarrollo, para que, en igualdad de oportunidades, todos puedan disfrutar de los medios necesarios para la consecución de una educación de presente con elementos que preparen el futuro.


En España, objetivamente, no es difícil comprobar los Planes de Educación habidos desde 1900 a 2021. Cada gallo ha ido imponiendo la distribución del gallinero y cada gallinero fue convirtiéndose en un campo de peleas ideológicas. Las gallinas conviven pero todas pican cuando alguien quiere ocupar su parcelita. Consecuencia, el dicho: “esto parece un gallinero”, que en “román paladín” significa: follón, jaleo, desunión y prevalencia del voto frente a la cordura.


No se puede convertir el futuro de una nación en base a planes educativos ideológicos. La cultura es universal y la educación debe ser capaz de asumir dicha universalidad. Entrometerse en el derecho de la familia a proporcionar a su hijos una EDUCACIÓN y una CULTURA abierta, objetiva y de futuro es muy peligroso… Comunismo o socialismo hitleriano no sólo se encuentra en las RUSIAS de Lenin, Stalin y sucesores y en la ALEMANIA de Hitler, no, también crece solapadamente en las sociedades modernas en las que los Gobiernos absorben los derechos fundamentales de la persona y su ambiente familiar… Eso también es COMUNISMO POPULAR.


Si pasamos página, veremos cómo terminaron todos  y cuáles fueron sus consecuencias.


La IGUALDAD, premisa de toda Constitución que se precie.

La nuestra en su artículo 14, ya reconoce el Derecho a la IGUALDAD DE OPORTUNIDADES DE TODOS Y CADA UNO DE LOS ESPAÑOLES: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”

La IGUALDAD en derechos y obligaciones sociales debe prevalecer por encima de cualquier ideología.

La utilización del GÉNERO como instrumento de guerra destructiva no es más que despreciar la esencia de la naturaleza humana.


Toda la humanidad ha ido estructurando la sociedad que conocemos. Toda la humanidad, de forma diferenciada, según su ubicación, ha respetado la valoración del famoso “género natural”:

Sociedades patriarcales, sociedades matriarcales, sociedades gerontocráticas, lideradas por los más ancianos (en otros país reciben el nombre de “Consejo de Ancianos, Conseil des Anciens…

Femenino, masculino, mujer, hombre no son conceptos políticos sino naturales. Los abusos entre géneros no son conceptos políticos sino, igualmente, naturales.


Es la sociedad, sin criterios de odio, la que ha ido, y seguirá yendo, respetando los derechos de todas y cada una de las personas (masculinas y femeninas). ¿Tenemos nosotros el derecho de condenar la forma de convivencia de otras culturas o generaciones? 


En España, la mujer, pareja, madre, tía, prima, abuela, cuñada…siempre han sido el “orgullo de la sociedad”. La “mujer española”, hito en toda nuestra literatura; la “madre española”, lo más sagrado; la “abuela española”, el mejor refugio; “prima,tía…” lazos permanentes de unión familiar… También, hay que reconocer, que la diferencias humillantes han existido, pero no podemos señalar a todo el género opuesto con la “estrella amarilla repulsiva”, porque sería como generar enfrentamientos ficticios con fines meramente politiqueros.


Las “Cinco de Valencia” son el mejor retrato en “claroscuro”, para un tipo de sociedad en la que los contrastes fuertes prevalecen frente al equilibrio. España no se merece eso. España ya pasó “sus Alpes”, perdiendo, como Aníbal, a miles y miles de sus conciudadanos. Deberíamos seguir y plantearnos temas muy sugerentes para toda persona preocupada del futuro suyo y de sus hijos:

El SISTEMA ELECTORAL ESPAÑOL, Los SINDICATOS, las ASOCIACIONES, las ONG…

Temario lleno de dudas, de medias verdades, de trilerismo interesado, de absolutismo desfasado, pero, siempre, de MUCHÍSIMO INTERÉS SOCIAL, si queremos mejorar.


Noticias relacionadas

Centro de la cuestión social

José Morales Martín

​Optimismo moderado

Juan García, Cáceres

​La huelga de letrados judiciales

Francisco Javier Sánchez Sinovas, Cantabria

Una cuestión institucional pero también antropológica

Pedro García

La libertad requiere información

Domingo Martínez Madrid, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris