Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Vídeo   Sabersinfin   Tiempo   Experiencias   Reflexiones   presente   Futuro   Pasado  

Recuperar nuestras experiencias tiene gran valor

El tiempo no es reversible, pero sí la decodificación de lo sucedido en su transcurso
Abel Pérez Rojas
@sabersinfin
lunes, 18 de octubre de 2021, 10:38 h (CET)

Seguramente más de una vez, querido lector, al recordar algún pasaje de su vida que había permanecido en las sombras, usted ha caído en cuenta sobre alguna búsqueda que parece reciente, pero que en realidad no lo es. Por ejemplo, quizá una afición de la infancia es un anticipo de lo que será nuestro camino en el presente y nuestro derrotero en el futuro.


Cada vez me queda claro, que, por muchos factores, el futuro constantemente nos está hablando, por ello, el pasado es un cruce de caminos que merece ser mirado de nuevas formas. Recuperar nuestras experiencias es mucho más que simplemente recordar lo que se ha ido, es ver con ojos en constante cambio lo que el pensamiento común indica que no se puede modificar; sin embargo, eso no es cierto.


El tiempo no es reversible, pero sí la decodificación de lo sucedido en su transcurso. Somos tiempo atrapado en la masa. Somos la masa moldeada por el tiempo, por las circunstancias y por nuestro actuar consciente. Somos mucho más que masa y algo más profundo a quien se da cuenta.


Cuando caemos en estos terrenos o dimensiones estamos en la posibilidad de desprogramarnos, de mirar claramente la mano del arquitecto e identificar las inconsistencias de la Matrix. Pienso todo esto mientras recupero un recuerdo aparentemente perdido de mi adolescencia.


Recuerdo que en las vigas de madera que sostenían el techo de lámina de la habitación compartida del hogar familiar –allá en mi querido Tehuacán–, exactamente en el punto que daba de frente a mi mirada cuando reposaba en cama; colgué varios objetos que me evocaban las ciencias y las artes: representaciones de átomos según Niels Bohr, los restos de un matraz Erlenmeyer y otros objetos que no logro traer con tanta claridad.


Ahora, pasadas varias décadas, asumo que esos objetos colgados –por cierto, muy cercanos a la biblioteca que conformó mi madre con los libros de texto gratuitos de mis hermanos y los míos–, fueron un anticipo de lo que he hecho los más recientes quince años de mi vida a través de Sabersinfin.com.


Sí, mi pasión por el saber no es de ahora, es algo que responde a una necesidad tan profunda que se confunde con lo que soy. Es decir, soy quien soy por ese llamado íntimo de saber, pero, por otra parte, yo soy ese llamado. Soy quien busca y soy el llamado. El llamado es uno; uno se es cuando atiende al llamado:

Eres otra cuando eres tú. Esa eres.


Hiperbreve de mi autoría que vino a mi mente cuando sobre este punto específico escribo.

He ahí, cómo es que recuperar un pasaje del pasado puede convertirse en una excelente provocación para reconfigurar una aproximación más cercana a responder las interrogantes -siempre inquietantes-, sobre quiénes somos en lo más profundo.

¿O no?





Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las vacunas y las matemáticas

La Estadística ha demostrado en muchos países, también en España, que a mayor vacunación menos contagios

Qué vida

Qué vida, puede ser un simpático saludo navarrico, la práctica habitual o los proyectos deseados

​Cuidad vuestra parcela, que el mundo está muy lejos

Antes pensaba cambiar el mundo, creía que nuestra opinión cambiaría las cosas. Ahora sé que es absurdo pensar a lo grande

Traidores a la profesión periodística

La libertad de expresión y de información es un derecho fundamental al que hay que alimentar en el día a día frente a la violencia y el odio de este Gobierno sectario y radical

​La cultura cutre y las Navidades laicizadas de las izquierdas

Blak Friday, compras navideñas, banquetes, borracheras de final de año y bacanales juveniles se han convertido en el sustituto actual de lo que fueron unas fiestas religiosas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris