Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Abel Pérez Rojas
Abel Pérez Rojas
Somos raíces y estrellas, somos trascendencia atravesando por experiencia corpórea

Es tal la fuerza que despierta en mí la carta uno del Tarot, que cada vez que la tengo frente a mí, sigue cimbrándome de pies a cabeza. Me seduce el contraste entre el blanco y el rojo de sus ropajes; la pureza de las intenciones y el ejercicio del poder que deriva en concreción. Me inspira su testa coronada con el símbolo del infinito, que alude a la inspiración, al saber inacabable… a la iluminación.

No puedo resistirme a la majestuosidad del Mago señalando los cielos y la tierra, símbolo del puente que une lo de “arriba” (espíritu) con lo de “abajo” (materia).


El Mago es sabiduría, poiesis, raíces y estrellas


En tanto raíces, El Mago evoca que los seres humanos somos como los árboles que son capaces de erguirse gracias a sus prolongaciones clavadas en la Madre Tierra, pero, a su vez, somos polvo bípedo de estrellas. A veces esas raíces son como las del bambú japonés, se desarrollan por siete años y sólo entonces surge la planta que crece exponencialmente en solo semanas. En cuanto resultado de una explosión estelar allende millones de años, somos polvo cósmico en forma de pulpa, huesos, cerebro, corazón.


Somos raíces y estrellas, somos trascendencia atravesando por experiencia corpórea.


Por mis venas corre polvo de estrellas/ soy punto en la circunferencia/ soy la confluencia de la vastedad y lo microscópico/ soy el aquí y el ahora/ de los tiempos que se pierden/ en la retahíla sucesoria/ soy yo dando sentido a la maquinaria compleja/ del relojero experto en signos casas y constelaciones/ soy yo viajando por el Universo… (Polvo de estrellas. Abel Pérez Rojas. 2021)


Repuesto del viaje hipnótico que implica mirar hacia adentro con referente cósmico, reparo en la relatividad personal del tiempo y espacio. Me centro en la fuerza del Mago, en la capacidad para hacer realidad lo que en la sutilidad se engendra, pero hay más.


La Fuerzacarta ocho del Tarot me dio Luz


Una mujer de manto blanco, con cinturón de flores coronada con el infinito, en medio de un campo verde somete a un león. Desde la paz, la tranquilidad y la sobriedad es viable hermanar a la bestia.

La fuerza de la belleza. La fortaleza en la belleza. Hércules y Afrodita. Emerge con claridad otro rayo trascendente que hace posible la vida: la fuente amorosa, incondicional y pródiga con todos.


El Mago es un principio (carta uno), La Fuerza es otro (carta ocho), la síntesis es posible. El Loco –arcano número veintidós– hizo de las suyas.


Vino todo esto a mi ser hace algunos días cuando presenté en mis perfiles de redes sociales la Agenda 2022 con asesoría astrológica y prácticas para el bienestar, iniciativa nacida al seno de Aquarius Fuente de Saberes, confluencia al cuidado delicado de Ari y Kary Magaña, con quienes estoy agradecido por su amistad y confianza.


Que La Fuerza, El Mago y El Loco nos permitan ver su rostro.

Nos vemos la próxima semana.





Artículos del autor

Mirar en todo momento desde la poesía la compleja realidad, arribar a la conclusión de que no hay tema o circunstancia alguna que no pueda ser abordada desde ella, puede aparentar que se trata de una obsesión o de un estado insano del juicio; pero no es así, en realidad gira en torno a una situación que merece ser visibilizada para que sea cultivada,  aprovechada y deje de ser estigmatizada.


Ningún río es el mismo, ni la persona es la misma cuando se baña en el mismo afluente por segunda ocasión, igual, pero menos imperceptible, sucede con los caminos. Transitamos dormidos los caminos de la vida repitiendo una y otra vez hábitos, costumbres y prácticas; lo hacemos resistiendo a despertar, porque si la vigilia llegara a nosotros, lo más seguro es que los primeros rayos de luz taladrarían nuestras pupilas y espolearían nuestro entendimiento.

Algunos tomamos a la poesía como nuestra trinchera y atalaya desde donde le hemos puesto el pecho a lo que venga. Refugiarnos en la poesía nos ha permitido experimentar su poder terapéutico, su consistencia para el establecimiento de puentes intergeneracionales, interculturales e internacionales; su valor social, su transversalidad en el arte, su cimiente filosófica y los procesos autopoiéticos.

En el 2021 se cumplió una década de haber escrito mi primer libro, el cual lleva por título: De la brevedad al intento (Sabersinfin. 2011). Con motivo del aniversario de aquel acontecimiento personal, que significó el rompimiento de mi silencio literario con una habitual presencia en el mundo de las letras, rescaté unas líneas derivadas de la pregunta ¿qué surge después del silencio?

Hay diferentes formas de vivir en paz. Por ejemplo, hay cierta forma de paz que es vegetar, pasar por la vida evitando el conflicto, pero también el desarrollo, el progreso y la evolución. La paz que proviene del conformismo, de la anulación de nuestra voz interior, de la saturación hedonista, de la superficialidad, del consentimiento a la conducción y manipulación es una “paz somnífera”, porque evita el despertar individual y colectivo.

Aprender y desaprender son indisolubles. Aprender es evidente, desaprender no siempre, porque los sistemas educativos formales suelen desarrollar su quehacer en medio de la hegemonía monetarista predominante de acumulación. Cargando a cuestas grandes cúmulos de información vamos por la vida creyendo que lo sabemos todo, hasta que tenemos encontronazos con la realidad y caemos en cuenta que, sinceramente, solo creemos saber.

Sé que la situación en el mundo no es fácil y que enfrente la humanidad tiene retos que ponen en entredicho su continuidad. Sé que en lo particular cada  uno de nosotros tiene situaciones en el día con día que le enfrentan con sus limitantes, y que le abren las puertas a mundos inexplorados, aparentemente inalcanzables.

Hay circunstancias, momentos y estados de ánimo que son solamente de cada quien… de cada uno. Nadie más sabe lo que pasa por nuestra mente y nuestro cuerpo cuando estamos en esas “cosas” de uno. No es que eso nos aparte de los demás, solo que nadie puede experimentar por otro, ni lo del otro.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris