Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Narrativa   relato breve   Conversación   Diálogo   Verdad  

Narrativa: Flanco de chismes

Dialogando, se llega al asidero de la verdad y se descobija la mentira
Bayardo Quinto Núñez
viernes, 8 de octubre de 2021, 09:06 h (CET)

Un día. De todos los tiempos, un par de amigos conversaban, amenamente amparados por las sombras de un árbol de chilamate y en el parque central de la ciudades, al son de unas tazas de café con galletas, y con espectaculares sorbos de cigarrillos, el uno y el otro se expresaban:


-Tranquilo no agarres lucha por una simple broma. Ni te hagas el supradelicado. Me extraña. Me dijo Jacinta, que le expresastes, que los libros los fuiste a dejar donde mi hermana. Espero, no hayas comentado nada. Además, no veo razón lo hayas llevado ahí. No estoy molesto por eso, solo extrañado-le expresó-Gpe a Rto.


-¿Cómo vuélvame a repetir como es la vaina?, creo hay un craso error-respondió- Rto.


-Si, me extraña, que hayas expresado semejantes cosas de mi esposa. Inclusive, no tienes porque decirle, nada, ni a ninguna otra persona. Según veo, lo que vos tienes presumo es resentimiento. Yo, y mi familia mucho te apreciamos. Es muy peligroso andar comentando con el resto de la familia. Reflexiona. Te lo digo por la amistad que hemos tenido. Nunca te he irrespetado, ni me he metido en tus asuntos, amén de que usted me de participación. Dejá el resentimiento. Como vos me has dicho en muchas ocasiones, se más profesional. Por esas hablas a veces, la gente que escucha piensa mal de uno, estimo, que a vos, no te gustaría, que a tus familias o dónde trabajas, a tu mujer, te mal informe o meta cuento. Se más responsable. Mucho ss te estima, pero, has cometido un inmensi error. Tienes que reconocerlo, es de personas honorables reconocer. Yo reconozco mis errores-inquirió-Gpe a Rto.


-Ve. Siempre te he respetado, me extraña, eso que me decis, siempre he sido muy respetuoso con las personas, y a vos desde que somos amigos, desde hace-lenguos- años-más de medio siglo-nunca hemos tenido, ni un si, ni un no, alguien seguro llegó a mal disponerme. Aunque la verdad, es víctima de las mentiras...,-adujo- Rto.


-No te resienta, por lo que te digo, porque sino te lo digo estaría pecando. Es bueno, para verse en su propio espejo. Ya ves, vos sibilinamente me has hablado, de muchas cosas, de tus dos mujeres que has tenido, y te he ayudado a descifrar el tema. Incluso, no comento con otras personas, porque usted me lo confió a mi, no a la calle. Te hago esta crítica constructiva-respondió-Gpe.


-Disculpame, te reitero, no he dicho nada de tu familia. Que barbaridad, por un chisme hasta muerto pueden haber, no estés molesto Gpe, yo te respeto mucho-ofuscado expresó-Rto.


-Te he considerado una persona, respetuosa. Pero tienes un gran defecto, que te crees el perfecto, y que, los demás son cualquier cosa, en eso te equivocas. Reflexiona y, piensa mejor, no se puede andar de "raro o resentido" con el mundo exterior. Ni con uno mismo. Uno mismo se granjea el destino. Nadie se lo edifica, es uno mismo. Parece que a uste le duele, no se qué. O por decir, mejor no te lo expreso. Parece que conmigo te has equivocado totalmente-respondió-Gpe.

En ese momento, se detuvo la conversación, porque ligeramente lloviznas, como pelos de gato desde el cielo, era el agua, que se balanceaba y coqueteaba al tiempo. Los amigos, mientras tanto tomaban a sendos sorbos la segunda taza de café y degustaban una alas de pollo fritas.


-Hermanito, créeme, nunca en mi vida, he hablado de usted, mucho menos de su esposa, tenemos una amistad de más de medio siglo, nunca he hablado nada contra usted, esto me da mucha pena. Te lo juro por la memoria de mi madre y padre, soy incapaz de semejante absurdo- refutó-Rto.


-Te digo esto para que mejores en tu vida. Uno de tonto, llamándote para que vengas a tomarte amgunas tazas de café, y degustar algo de comida. Parece que nunca fuiste a la escuela. Esto que te "digo no lo creo", que por eso quieras perder nuestra amistad. Y si es así, dilo. Si en verdad cometiste eso, es un inmenso error. Espero que por tus habladas. No provoqués un desafío en mi hogar, porque no te perdono. Debes aprender a respetar las cosas sagradas, así como te gusta te respeten. Considero, que es bueno decirse las cosas entre amigos. Porque sino no sería amistad, sino hipocresía. Y, te creo, no hayas expresado nada. Sencillamente, en este conversatorio-diálogo-, dejamos dilucidado las verdades, así es como se arreglan cierto conflictos, por eso hay que tener cuidado, con esa gente que anda por ahí metiendo severos cuentos -le dijo Gpe.


-Claro, dialogando, se llega al asidero de la verdad, y se descobija la mentira, te reitero, LA VERDAD, SIEMPRE HA SIDO VÍCTIMAS DE LA MENTIRA. Me satisface, me hayas creído-repuso-Rto.!!!

Y, la amistad, así perduró, por el resto del tiempo por venir. Se aclararon los puntos y todos en paz.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Noches de insomnio

La bondad se perdió hace ya tanto que hoy sueño con ella

​Incendiad las fincas

Del libro "La guadaña entre las flores"

AGOTADA

Agotada, por mi falta de autoestima, siempre aplastada por tus firmes pisadas.

Cuando llueve, no hay incendio

Tendrán que ir llevándolo

El aire

Viajero infatigable y generoso, que prolifera por el infinito, haciéndonos el mundo más hermoso
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris