Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Momento de reflexión   Plagas   Pandemia   Reflexiones   Biblia   Cristianismo  

Plaga de ratones

Las plagas son la consecuencia de la maldición contra la tierra por el pecado de Adán
Octavi Pereña
lunes, 28 de junio de 2021, 09:08 h (CET)

"En Australia, en las zonas rurales de Nueva Gales del Sur y Queensland viven una película de terror no apta para aprensivos. Desde hace meses estos territorios  sufren el azote de una plaga de ratones “sin precedentes”, en palabras de sus autoridades”, escribe Ismael Arana, encabezando su escrito 'Una plaga de pesadilla'. 


La descripción que el periodista hace de la plaga es aterradora; “Durante el día la crisis pasa más desapercibida… Pero como en el cine, lo peor llega en la noche, cuando millones de roedores que han pasado escondidos se activan y abandonan sus madrigueras. Corren sobre los niños de noche. Se meten en los zapatos, en los bancos, en todas partes. Tuvimos que poner la comida en una caja de herramientas. Te muerden en la espalda. Son una pesadilla”, explicó Rebekah Ward en el canal local 9News, después de perder su casa gracias al fuego que provocaron los ratones royendo el cableado eléctrico. Además de los destrozos en los sembrados y en las reservas de alimentos contaminan el territorio con sus defecaciones y orines, haciendo irrespirable el aire con el tufo que desprenden.


Escuchando la radio el comentarista se refirió a esta plaga, únicamente como noticia, sin entrar en la causa de su presencia. En respuesta a la pregunta cuándo será el final del tiempo que le hacen a Jesús sus discípulos, menciona diversas señales. Destaco dos porque son adecuadas a la plaga de ratones que devasta zonas australianas: “hambrunas y pestilencias…en diversos lugares. Pero todas estas cosas son el comienzo de dolores” (Mateo 24: 7,8). Siempre ha habido hambres y pestilencias  que “son el comienzo de dolores”. Con estas palabras Jesús nos dice que a medida se acerque el final del tiempo aumentarán en intensidad y gravedad.


Ismael Arana y el locutor mencionan la plaga de ratones que empobrece amplias zonas rurales de Australia como si fuese una causa natural que puede combatirse con bromadiolona, veneno prohibido en Australia. Adam Marshall, ministro regional de Agricultura, dice: “Hemos seguido este camino porque necesitamos algo que sea superfuerte, el equivalente al napalm para destruir a estos ratones”. La bromadiolona como todos los insecticidas superfuertes tiene efectos secundarios que ponen en peligro la flora y la fauna de las zonas en que se aplica dicho producto. El vice primer ministro Michael McCormark, dice: “Cualquier medio para frenar la plaga, aun cuando tenga gravísimos efectos secundarios merece nuestra aprobación”. Si vamos al relato bíblico de las diez plagas que asolaron Egipto y las analizamos sin prejuicios obtendremos luz que nos ayudará  a entender el origen de las pandemias, se llamen como se llamen.


Dios le dijo a Abraham que su descendencia se establecería en Egipto: “Entonces el Señor dijo a Abraham: Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, y será oprimida cuatrocientos años. Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo, y después de esto saldrán con gran riqueza” (Génesis 15: 13,14). Dios le hace una promesa a Abraham sin darle detalles. El proceso los va desvelando. José, biznieto de Abraham es vendido por sus hermanos a unos mercaderes madiontas que lo revenden como esclavo en Egipto. Después de quince años de penurias, interpreta el sueño del faraón anunciándole que vendrían siete años de una gran abundancia seguidos de otros siete de una extrema sequía. Esto hace que Jacob, el padre de José y su familia desciendan a Egipto  para establecerse. Una nueva dinastía gobierna en Egipto que oprime a los israelitas. 


En todo esto nace Moisés que es el escogido por Dios para sacar a Israel de la esclavitud. Moisés y su hermano Aarón son los encargados de negocia con el faraón la liberación dl pueblo de Israel. Los dos hermanos se presentan ante el faraón y le dicen: “El Señor, el Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrar fiesta en el desierto. Y Faraón respondió: ¿Quién es el Señor para que oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco al Señor, y tampoco dejaré ir a Israel” (Éxodo 5: 1,2). A partir de ahora la situación de los israelitas empeora.


Las plagas ponen de manifiesto el enfrentamiento entre dos voluntades. La de Dios y la del faraón. Éste se resiste una y otra vez a la voluntad de Dios. La consecuencia es que a una plaga le sigue otra con consecuencias más graves. El final del conflicto llega con la aniquilación del ejército egipcio cuando atravesando el Mar Rojo en seco porque las aguas que Dios había alzado  como muros para dar paso  a los israelitas, las aguas se desplomaron sobre el ejército egipcio que perecieron ahogados.


“¿Quién es el Señor para que yo oiga su voz y deje ir a Israel?” dijo el faraón con altanería.  En el enfrentamiento entre dos voluntades las más débil es la que lleva las de perder. La obstinación del faraón condujo a la ruina de Egipto. Entre bastidores Dios gobierna. La creación proclama a voces la existencia de Dios y su Palabra revelada, preservada a lo largo de los siglos en la Biblia, expone su voluntad para que sea atendida y obedecida: “Pero si no m escucháis y hacéis todos mis mandamientos…Pondré mi rostro contra vosotros, y seréis heridos delante de vuestros enemigos, y los que os aborrecen se enseñorearán de vosotros, y huiréis sin que haya quien os persiga. Y si aun con estas cosas no me escucháis, yo volveré a castigaros siete veces más por vuestros pecados… Vuestra fuerza se consumirá en vano, porque vuestra tierra no dará su producto, y los árboles de la tierra no darán su fruto” (Levítico 26: 14, 17, 18, 20).


La Biblia es un libro que a pesar que leva milenios escrito no ha perdido su vigencia. Sigue iluminado para que los hombres no tropiecen en los obstáculos que se presentan en sus caminos. Lo triste del caso es que los hombres imitando al faraón no quieren escucharle. La vida y la muerte se encuentran en la encrucijada del camino. En nuestra obcecación decidimos escoger la muerte. Los males que sufrimos son el resultado de nuestra equivocada elección.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Por la neutralidad de España, no a la guerra

Incrementar más y más el encuadramiento de España en la geopolítica norteamericana y en los planes de guerra del Pentágono nos pone en peligro a todos

¿Es hora de abandonar el barco bursátil?

“Llegará el día en que el mercado descienda como si nunca fuera a detenerse”, (John Kenneth Galbraiht)

Trayectos significantes

Si actuamos con fruición, ilusionados, descubrimos unos logros espléndidos, alejados de las posiciones contundentes

El último de Filipinas era Hardy Kruger

Es curioso que alguien viva más de 35.000 días y se marche uno en que tú lo estás viendo hacerse famoso por la pantalla

​Desconcierto socialista en Castilla y León

Mal lo tiene el socialismo de León y de Castilla si su programa es la sarta de mantras soltada en el Fórum Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris