Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Pandemia   mayores   Parejas  

Cogidos de la mano

Vengo observando en los últimos tiempos muchas parejas de mayores cogidos de la mano
Manuel Montes Cleries
jueves, 10 de junio de 2021, 01:05 h (CET)

En una de las muchas conversaciones que he mantenido sobre las consecuencias de la maldita pandemia del Covid-19, mi interlocutor ponderaba la apreciable mejora obtenida en las relaciones familiares a lo largo de la misma.


Esta circunstancia ha permitido la convivencia mucho más cercana y el deseo de supervivencia de los más afectados por la enfermedad: los mayores. Hemos apreciado mucho más lo que tenemos, ante el temor a perderlo. Hemos comprendido la necesidad de salvarnos en racimo. Hemos valorado mucho más lo que gozamos, en vez de amargarnos por lo que nos falta.


Una vez pasado el confinamiento estricto, en mi vuelta a la “nueva normalidad”, vengo observando unas imágenes que difícilmente podía contemplar años pasados. Parejas de mayores que, pertrechados de sus mascarillas, pasean, realizan sus compras, acuden a vacunarse y realizan todas las tareas diarias cogidos de la mano.


Dan la sensación de no querer perder el contacto físico con aquel o aquella que le transmite seguridad y le hace perder el miedo al contagio. La relación entre las parejas de mayores ha tomado una nueva dimensión basada en la más estrecha convivencia y el apoyo mutuo.


El contemplar a esas parejas formadas por los miembros más mayores del segmento de plata, me han producido una sensación de ternura ante una forma de relacionarse muy diferente al de muchas de las parejas más jóvenes, que basan su encuentro en llegar “al fondo” de la situación rápidamente y sin ningún tipo de compromiso posterior. Una especie de “amor” temporal.


Espero que esta costumbre perdure en el tiempo. Que los mayores sigamos descubriendo y valorando las virtudes de quién ha compartido nuestras vidas a lo largo de muchos años. Espero que perdamos la costumbre de considerar a nuestro cónyuge como algo caduco y digno de la operación “renove”. Espero que sigamos cogiditos de la mano. Aunque a veces nos de vergüenza.


Termino con una frase que he podido pescar de Twister: “He visto una pareja correr fuerte para no perder el autobús. Hubiera sido más fácil soltarse la mano, pero ellos querían perderlo juntos”. Algo así ha pasado con nuestras vidas.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Tiempos modernos

Somos testigos de un montón de cambios que nos cuesta mucho trabajo digerir

Enrique Canchola: visibilizar la poesía desde las neurociencias

Su obra se ha convertido en referente imprescindible para los interesados en mirar la poesía desde la óptica del estudio multidisciplinar del cerebro

El caso Puigdemont apesta. El Gobierno cómplice niega su extradición

Quien parece ser el más interesado en que Europa no extradite al prófugo, resulta ser el propio Gobierno español, dirigido por Pedro Sánchez

La sensatez, más necesaria que nunca

Regrese a nuestros oídos la voz de esa gente noble, que une convenientemente en sí notables pulsos interiores, de laboriosidad y cordura, ante la multitud de salvajes desconciertos que nos enturbian

Muchos menos que un club

La realidad de hoy es tan ruinosa para el Barcelona, como para toda Cataluña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris