Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Crítica   Latinoamérica   Crímenes   Historia  

Detrás de los sicarios del senador Long

Escrito por Mario Rubén Velázquez
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
viernes, 20 de noviembre de 2020, 12:25 h (CET)

El senador Huey P. Long fue asesinado en Louisiana en setiembre de 1935, el mismo año en que se firmó la “Paz del Chaco” entre Bolivia y Paraguay. Recibió dos disparos de armas calibre 38 y 45 en plena sede del capitolio estatal de Baton Rouge, Lousiana (EEUU). Murió dos días después, luego de permanecer en terapia intensiva. El senador Long fue un conocido defensor de la causa paraguaya en el conflicto (1932/1935): acusó a la multinacional Standard Oil de financiar a Bolivia en aquella guerra sudamericana entre vecinos para quedarse con el petróleo del Gran Chaco.


El crimen del senador Long nunca fue aclarado: el acusado de ser el asesino fue un respetado médico local, Carl Weiss, quien supuestamente portaba un arma calibre 32 en el momento del atentado. Weiss jamás pudo defenderse: fue acribillado con 61 balazos disparados por los “guardaespaldas” de Long.


A partir de esta contradicción flagrante, el escritor Luís Agüero Wagner inicia una pesquisa forense, metódica e incisiva, basada en documentos del caso real y en la revisión de archivos “top secret”, abiertos y publicados por el Congreso estadounidense. “El Caso del Senador Huey Long” es una novela de no ficción basada en un crimen consumado cuya autoría real ningún organismo oficial quiso investigar.


Siguiendo pistas “sueltas” y contradicciones evidentes -al puro estilo del escritor británico Sir Arthur Conan Doyle- Agüero Wagner desgrana teorías diversas sobre el mismo caso, convirtiéndose a veces (y salvando las distancias) en una especie de Sherlock Holmes del caso Long. La novela es un gro en círculos, de ida y vuelta, sobre ciertos puntos que no encajan en las conclusiones oficiales de este crimen que apuntó -en su momento y hasta ahora- a la familia Rockefeller como la autora intelectual del asesinato.


Nada es como uno cree que es, cuando comienza la novela sobre el crimen del senador Long. Con apuntes puntuales de la historia real, el libro es un eterno flashback que nos recuerda a otros asesinatos impunes (e impúdicos) que parecen crímenes perfectos, aunque no deberían serlo.

Como sostiene el epílogo de El Caso del Senador Huey Long, ese político estaounidense amigo del Paraguay en la guerra del petróleo: “solo los muertos ven el final de la guerra”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Los "sindicalistos"

El Tribunal Constitucional reclama a UGT casi diez millones de euros por las irregularidades cometidas en el asunto de los ERE y piden que el Gobierno les ayude

​Ahora, ¡a por los niños! Un intento de adoctrinamiento infantil

En este Gobierno, cuando a alguno de sus miembros se les ocurre alguna idea, ¡hay que ponerse a temblar!

Este cuento se ha acabado

La República resultó ser una bendición para la ciudadanía toda, pues acabó de súbito con la pobreza ancestral que carcomía a la mayor parte de la población

Un paseo por la sierra de Guara

Venancio Rodríguez Sanz

La objeción de conciencia

Jesús Domingo Martínez, Gerona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris