Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Geopolítica   Democracia   Imperios   Reflexiones  

No conocemos a los que están dominando el mundo

Ya no se trata de imperios y conquistas sino de cambiar a las personas
Francisco Rodríguez
martes, 17 de noviembre de 2020, 16:55 h (CET)

Cada vez que un pueblo se ha sentido poderoso y ha tenido unos dirigentes ambiciosos, han intentado construir un imperio, ya se trate de Nabucodonosor, Alejandro Magno o Gengis Khan o más próximos a nosotros El Imperio Romano o Napoleón Bonaparte.


Con sus diferencias cada imperio ha tratado de imponer a los vencidos sus leyes y sus gobernantes, situación que ha durado unas veces más y otras menos.


Con la difusión de las ideas comunistas Lenin, pero sobre todo Stalin, sometieron a muchos pueblos a su feroz dictadura y hemos sido testigos del fin aparente del imperio soviético, en cuya órbita podría haber caído también España si no hubiera triunfado la rebelión militar del 36.


De una manera más solapada los países capitalistas que vencieron a Hitler han ido imponiendo su poder en cuantos sitios han podido penetrar no tanto por las armas como por los intereses de una clase internacionalizada que hace y deshace en el mundo de las finanzas. Aquí no se trata de pueblos conquistadores acaudillados por reyes o césares, sino de minorías poderosas emboscadas tras decorados democráticos que la gente creemos que, por el hecho de votar cada equis años, somos quienes decidimos lo que han de hacer nuestros gobernantes.


Nada más falso. El tinglado democrático es una especie de teatro de polichinelas manejado por hilos o manos ocultas. Naturalmente los cristobitas que hacen de gobernantes mientras resulten bien pagados disfrutarán del espectáculo que protagonizan. Todo ello es fácilmente observable para cualquiera que dedique algo de su tiempo a pensar.


Los avances técnicos resultan eficacísimos para dominar a la gente como nunca se había hecho.


Las ubicuas redes sociales se encargan de mantenernos en la ignorancia atiborrándonos de noticias sobre las que se discute acaloradamente no solo en la calle sino en los parlamentos nacionales y supranacionales.


Los que mandan, o creen que mandan, no quieren que exista una educación plural que adiestre a las nuevas generaciones en el pensamiento crítico ni en valores morales. Los que destaquen en la ciencia pronto serán fichados para que pongan sus conocimientos al servicio de la causa general, que no es otra, que inculcar a todos que al planeta le sobran millones de personas que es necesario ir eliminando, especialmente a los mayores que somos una carga económica inútil, como dice la directora del FMI, que hay que poner remedio al calentamiento global y hacerle caso a Greta Thunberg, la niña mal encarada que se paseó por todo el mundo, poco antes de la pandemia.


Cualquier cosa que se venda como moderna nos la tragamos.

Incluso pienso que la pandemia es algo programado, como un ensayo general, para hacernos tragar el sometimiento más absoluto al poder de los amos del mundo, a quienes no hemos votado ni nos representan, pero manejan el dinero, el crédito, la inversión y los planes de destrucción masiva que tienen en mente.


Por supuesto que las religiones, especialmente la cristiana, es un escollo para sus planes, pero tienen medios para que el número de cristianos disminuya poco a poco. Cerrar las iglesias ya lo hicieron en la Francia revolucionaria, en la España del XIX con Mendizábal y así en casi todos los países de Europa. En la América española ya lo están intentando. Aquí y ahora ya veremos.


Desconfíen: las cosas no son como parecen.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Pedro Sánchez: de la oratoria mezquina a la mendacidad compulsiva

“El socialismo es la filosofía del fracaso, ,el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria”, Winston Churchill

La propaganda nazi en nuestros días

El principio de la transposición consiste en cargar sobre el adversario los propios errores o defectos

​Filosofía cínica

Disfrutar de la vida supone hacer la vida que uno desea con plena libertad y gozo

​Nadia Calviño no pone orden

Se aprecia que, entre las mismas ‘miembras’ del PSOE, varían los enfoques económicos, los proyectos y los planes de actuación

Sociedad déspota a ratos

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris