Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Teatro   Cofradías   Religión   Málaga  

Un tenorio en los 70

El ser miembro del segmento de plata permite revivir sensaciones casi cincuenta años después
Manuel Montes Cleries
jueves, 12 de noviembre de 2020, 01:46 h (CET)

Manuelmontes

En aquel mes de noviembre de 1978 la vida cultural de Málaga estaba bastante paralizada. El mundo asociativo se circunscribía a las actividades de las cofradías y de las peñas. Todos estaban pendientes de la transición política y de las pasadas inundaciones.


La cofradía de la Esperanza quería tener una sede propia. Para eso se hizo con una parcela cercana a Santo Domingo, situada junto a la Prolongación de la Alameda. Los hermanos de la cofradía sacábamos dinero de las piedras. Se crearon unas aportaciones de 1.000 pesetas que consiguieron financiar la compra del terreno y el comienzo de las obras.

A no se quién, se le ocurrió que representáramos el Tenorio en el Cervantes a fin de recaudar fondos. “Pensat i fet”, como dicen los valencianos. Nos pusimos a la tarea. Casi un año de ensayos en la sede de la Agrupación de Cofradías y un montón de broncas por parte del director, Juan de Dios Millán Negrillo, dieron a luz una representación que resultó bastante digna. Lucieron especialmente el por entonces famoso locutor de radio Diego Gómez, en el papel de Don Juan y de Lola Carreras (q.e.p.d.) en el de Doña Brígida.

Antes y después de aquel Tenorio, se han hecho grandes, medianas y pésimas representaciones del drama de Zorrilla. Pero aquella de aquel viernes de noviembre de 1978 fue muy especial. Unos decorados espectaculares, una puesta en escena extraordinaria con aportaciones tales como la participación de la coral de Santa María de la Victoria, dirigida por el Padre Gámez (q.e.p.d.), en la escena del cementerio.

Allí nos lanzamos al “estrellato” muchos aficionados al teatro que, posteriormente, hemos seguido manteniendo y cultivando esta dedicación. Años después, la misma “compañía” representó un inolvidable “La Venganza de don Mendo” también en el Cervantes. Esta vez con el abogado Pedro Megía en el papel del Mendo y Vicki Flores (la hermana de Marisol) como Magdalena. Yo hice el papel de Don Nuño). En esta ocasión en dos jornadas diferentes.


En mi opinión, crítica como siempre, no se cumplieron totalmente los objetivos de aquella campaña de captación de fondos. Se ha erigido un templo maravilloso, un salón de tronos y una casa hermandad extraordinarios. Pero ¡ay!, siempre hay un pero. No se remató la faena con la creación de un hogar para los mayores del barrio, en la parte trasera del edificio, como estaba proyectada.

Hoy en día, sigo estando implicado en actividades teatrales. Desde siempre los mayores se han interesado por participar en grupos de teatro de más o menos envergadura. Es una actividad muy conveniente para los pertenecientes al “segmento de plata”. En la misma se ejercita la memoria, la dicción, la forma física y, sobre todo, la amistad. (Actualmente aun me llaman “Butarelli” los viejos cofrades de la Esperanza y Vicki Flores me dice papá cuando nos vemos).

Recordar es volver a vivir. De vez en cuando sigo contestando mentalmente aquello de “Buen carnaval y buen agosto para rellenar la arquilla…” o “Aunque cumplí los setenta, aun tiene mi mano brío”. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Victoria sobre el envejecimiento

Las arrugas son indicadores fiables que el cuerpo debe morir

¿Revolución de colores contra Putin?

La implementación de sanciones por EEUU, el colapso del rublo, la caída del precio del petróleo y la subida de impuestos serían misiles en la línea de flotación de la supervivencia económica del Gobierno de Putin

El odio reconcentrado que carcome al comunismo español

​En el colmo de la ignominia, siendo un bien municipal, la ha arrojado, con el mayor de los desprecios a un vertedero. ¿Puede haber mayor ruindad?

Una pandemia de la que la izquierda saca provecho, ¡Inmoral!

Y mientras tanto, aprovechando la vigencia del estado de alarma y manteniendo a los ciudadanos pendientes de la epidemia que asola nuestro país, ellos, de matute, van colando decretos ley para ir formando o tejiendo, como prefieran, su especial cordón sanitario entorno a la Constitución

Filigramma 7: leer y quedar atrapado

No sé qué tiene ese poema, que lo he convertido en mi bandera, en mi divisa, en mi escudo de armas…
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris