Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Religión   concordia  

Intolerancia

Mientras más se presume de libertad, las actitudes intolerantes se siguen incrementando
Manuel Montes Cleries
viernes, 23 de octubre de 2020, 10:34 h (CET)

He podido ver las aterradoras fotografías de un templo incendiado en Chile por la barbarie. Según se desprende del artículo publicado en “euronews” “Arden Iglesias en Santiago de Chile. La Iglesia de la Asunción y la de San Francisco de Borja han sido pasto de las llamas en fuegos provocados por enmascarados”. Siguen diciendo las noticias: “parece ser que uno de los incendiarios era un miembro de la armada”.

No sé que le habrán hecho los cristianos chilenos a esos bárbaros que manifiestan actitudes que vuelven a recordarnos tiempos pretéritos. Parece ser que los intolerantes se ceban con esos recintos sagrados, en los que solo se encuentra paz y consuelo.

Yo respeto a los ateos, a los agnósticos y a los seguidores de todas las religiones. Parece ser que no todo el mundo piensa igual que yo. En Paris ha sido decapitado un profesor de historia por un integrista musulmán que se tomó la injusticia por su mano. El profesor había estado comentando en una de sus clases las caricaturas de Mahoma publicadas de nuevo en el semanario satírico Charlie Hebbo.


Con algunos temas parece que seguimos en el medioevo. Las guerras de religión, más o menos solapadas, proliferan por todo el mundo. Seguimos con guerras “santas”; con “salvadores de la verdad”; con falsos profetas. Los encontramos en la política, en los medios, incluso en ¡La medicina! Ahora también surge la división entre los partidarios de las vacunas y los que las condenan; los que creemos en la necesidad de prevención contra el Covid-19 y los que optan por considerar la pandemia como un invento de alguien para enriquecerse.

Dejemos en paz a cada uno con sus ideas, su fe, sus creencias o su forma de enfocar su religiosidad. Respetemos los lugares de culto, que no molestan a nadie. Sin embargo parece que no todo el mundo piensa así. Ahora lo moderno es tirar estatuas e infravalorar todo lo que no hayan realizado los antecesores de nuestra cuerda.

El ser humano a veces deja de serlo. Seguimos a nuestros guías religiosos ora con velas, ora con estacas. La fe, las creencias, la religiosidad y las ideas se deben rumiar hacia adentro. Se transmiten por el ejemplo. Exponer, no imponer

Todo lo demás es intolerancia. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Ruido de sables en España?

EH Bildu estaría integrada por militantes de las extintas Aralar y EA así como de Sortu y estaría marcada por el estigma de su reticencia a condenar el terrorismo de ETA

Asumamos otros modelos de comportamiento

“Nuestro mayor tesoro son los corazones unidos”

El mito de Maradona y otros mitos

​No solo de Maradona vive el hombre. Su triunfo se lo ganó a pulso emergiendo desde el arroyo, del solar de los pobres. Pero no olvidemos que detrás de su mitología popular se encuentran los dueños del deporte balompédíco

Cuando la incultura no tiene límites

El español es uno de los seis idiomas oficiales de la ONU, entre el inglés, chino, francés, árabe y ruso, y es la lengua más hablada del mundo por el número de personas que la tienen como lengua materna

El mundo trasbalsado

Si se anda en las tinieblas no se puede encontrar el camino
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris