Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Entrevista   México   Literatura  

Las aventuras de Nagual Jaguar y Natan Balam, un libro sobre las raíces de un pueblo que se niega a aceptarlas

Si Nagual Jaguar y Natán Balam logran colarse en el imaginario colectivo del mexicano o del lector mundial será un gran logro, porque esa gente a través de las aventuras de estos personajes será consciente de la grandeza de estas culturas
Eva Fraile Rodríguez
@reinalectora
miércoles, 7 de octubre de 2020, 09:59 h (CET)

Carlos Alberto Gutiérrez siempre ha estado rodeado de animales. Tal vez por esta razón se inició, siendo aún muy joven, en el mundo de la escritura con un tratado sobre la cría de peces. Muy pocos prestaron atención a aquella modesta creación suya, pero los que lo hicieron dejaron grabada en su cabeza la idea de ser escritor. Todo aquel camino lo ha traído hasta el presente, o quién sabe hasta dónde lo llevará, pero es una parada obligatoria en su vida hablar de Las aventuras de Nagual Jaguar y Natan Balam, su primera novela.


Un debut muy especial, pues se trata de un libro sobre las raíces, sobre el pasado de un país que se resiste a aceptarlas, algo que, en opinión del autor, es uno de los problemas principales que afronta no solo México, sino el mundo hispanoamericano en general.

Con la publicación de este libro, Carlos Alberto Gutiérrez ve cumplido un sueño, el de ser escritor, que comenzó a fraguarse entre peces y libros hace ya mucho tiempo.

Comenzábamos haciendo referencia a que la vocación de escritor le llego a usted muy joven. ¿Qué tal se compagina el oficio de experto en nutrición canina con el de escritor?
La esencia es la misma: expresar algo a través de la escritura. La diferencia fundamental quizá sea que en mi área profesional es una escritura más rígida en general, regida por conocimientos médicos, científico y nutricionales, sobre todo. La segunda es algo flexible, que intenta expresar desde el corazón, desde el alma, desde la observación de uno mismo o del otro…

Profundizando un poco sobre el libro, usted insiste en que la globalización y el consumismo han destruido el vínculo de los pueblos con sus raíces, ¿es este libro una forma de intentar restaurarlo?
Sí, definitivamente sí. Esto no es un libro de historia, sin embargo, espero lograr que la gente, sobre todo, los mexicanos, de forma entretenida, sin poder parar de darle la vuelta a la siguiente página, tenga una idea general de lo maravilloso y portentoso que han sido las culturas prehispánicas de México. Que el mexicano se sienta orgulloso de tener un legado histórico, y en su ADN, que puede mostrar y maravillar al mundo entero.

Aunque usted afirma que no se trata de un libro de historia, sin duda el proceso de documentación debió de ser igualmente complejo.
Sí, lo digo en la respuesta anterior. No es un libro de historia. Pretendo enganchar al lector por lo ya dicho. ¿Quiere saber la verdad? Que vaya a los libros de historia. Eso no significa que no me haya documentado tanto como me lo ha permitido mi capacidad. ¿Para qué? Para tratar de reproducir con cierta fidelidad lo que se había vivido en esa época. Aquí hay un actor, un protagonista que nadie ve, no se habla de forma directa de él, pero sin su presencia la novela se derrumbaría, hablo del actante.

¿Quién es el actante en este caso? La arquitectura de México Tenochtitlán, la vida en sus calles, los olores de las comidas, la vestimenta, tatuajes y comportamientos de la gente… Lograr que el lector se imbuya en esa ciudad, que sienta que va caminando por el centro de México Tenochtitlán, lo que hoy es el zócalo de la ciudad de México.

¿Le gustaría que Nagual Jaguar y Natán Balam se convirtiesen en una suerte de héroes o símbolos nacionales a través de la literatura?

Algo que une a un pueblo son sus héroes, sus lecturas, sus grandes acontecimientos, sus deportistas de élite… Antes, al menos a los de mi generación y creo que incluso a generaciones mucho más jóvenes nos unían, en el caso de los mexicanos, cosas como Don Gato, El Chapulín Colorado, canciones de Juan Gabriel, José José, Luis Miguel… Con internet hoy la cultura ha sufrido una atomización, no sé si todos los niños verán las mismas caricaturas, hay cientos de opciones.

¿Qué será lo que aglutine a esas nuevas generaciones de menos de 15 años? No lo sé.
Si Nagual Jaguar y Natán Balam logran colarse en el imaginario colectivo del mexicano o del lector mundial será un gran logro, porque esa gente a través de las aventuras de estos personajes será consciente de la grandeza de estas culturas, lo que hará que sean inmortales. Como lo pongo al inicio de la novela y uno lo puede ver en letras grabadas al entrar a la sala Mexica en el Museo Nacional de Antropología e Historia de la ciudad de México: En tanto que el mundo exista, jamás deberán olvidarse la gloria y el honor de México Tenochtitlán. Chimalpahin Quauhtlehuanitzin.


¿Tiene previsto que haya una continuación de sus aventuras?
Sí, esto es solo la introducción.

El libro se puede encontrar en la plataforma de Amazon tanto en papel como en digital.


1029730210



Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Destino

Aquella mañana llegaba treinta minutos tarde al trabajo, mi alarma no había sonado...

Un viaje hacia el amor propio

El libro cuenta con una puntuación de 4.59 sobre 5 estrellas en la conocida web de reseñas Goodreads

​Hora

Estoy lista ya

"En mi bosque de robles" -poemario-

Reseña del nuevo trabajo literario de Lucía Nieto

​Despertares

Relato corto de María Beatriz Muñoz Ruiz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris