Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Internacional   Mercosur  

Impunidad para agentes extranjeros en Paraguay perjudica al MERCOSUR

En tanto la sensatez obliga a países serios a registrar como agentes extranjeros a las ONG, en Paraguay gozan de total impunidad
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
miércoles, 24 de julio de 2013, 10:40 h (CET)

Decía el fallecido escritor paraguayo Helio Vera que los funcionarios de las ONG se eligen a sí mismos, y a pesar de tan débil respaldo popular, pretenden usurpar su representatividad a las instituciones legítimas, auto-denominándose “Sociedad Civil”.

En Paraguay las ONG se han convertido en una industria a partir de los últimos años de la dictadura de Stroessner, cuando irrumpió la National Endowment for Democracy en su territorio, ganando la lealtad incondicional y perpetua de los principales comunicadores del país.

La actual campaña para dividir al MERCOSUR, aunque algunos no lo perciban porque es fácil,  aparece gestada por conocidos personajes vinculados al NED, USAID y otras agencias de supuesta asistencia internacional de los que hablamos profusamente en artículos anteriores. Los pretextos para atraer fondos varían de promover la objeción de conciencia en los jóvenes o la “libertad de prensa” –la del dueño de la imprenta, of course- hasta la excusa de plantar arbolitos para respirar mejor.

A diferencia de esta impunidad, en otros países más serios las ONG son obligadas a registrarse como lo que realmente son: agentes extranjeros.

El presidente ruso, Vladímir Putin, reafirmó recientemente que Rusia mantendrá la obligación de registrarse como agente extranjero a las ONG que reciben financiación exterior y desarrollan actividades políticas, algo que hacen en Paraguay estos entes y su prensa adicta con total impunidad y pasando desapercibidos.  Un ejemplo de lo nefasto de dejarlos actuar en la penumbra hoy vive el Paraguay con el intento de envolverlo en un enredo insuperable, convirtiéndolo en base norteamericana para el desmantelamiento del MERCOSUR.

El bloque, que inicialmente había sido inaugurado por los gobiernos neoliberales de los noventa en Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, acompañó el giro político de la última década y asimiló a Venezuela, generando un gran dolor de cabeza en Washington.

 El presidente ruso, a diferencia de los politiqueros paraguayos, está seguro que "En lo tocante al aspecto más polémico -acerca de si tienen que registrarse o no las organizaciones que ejercen una actividad política interna- no lo vamos a cambiar. Cuando alguien se dedica a la política interna y recibe dinero del extranjero, la sociedad tiene derecho a saber de dónde procede el dinero”.

Se sabe que la ley rusa que regula la actividad de las ONG es más suave y liberal que leyes similares en Estados Unidos, el principal financista de grupos desestabilizadores a través de estas organizaciones, que en Venezuela son consideradas “consulados ilegales” abocados a la ingerencia y agresión permanente.

La ley, que somete a esas ONG a un severo sistema de control administrativo, ha sido duramente criticada y denunciada, tanto en el país como en el extranjero, como una supuesta involución de la democracia en Rusia.  Alegan que la ley perjudica a organizaciones que reciben financiación externa pero no se dedican a la política interna.

El jefe prometió que se separarían a las ONG que se  dedican a cuestiones políticas de otros puramente sociales, que se encargan de asuntos sociales, como la salud, el medio ambiente u otros problemas.

En Paraguay es frecuente que un ONG señale en el extranjero que se dedica a fines altruistas para captar fondos, pero en el plano local se inmiscuya en política creando pequeños partidos que activan en ese ámbito.

Todo parece indicar que la solución para muchos de los problemas virtuales que estos agentes extranjeros le crean al Paraguay, ineludiblemente pasará por una ley similar a la que hoy posee Rusia, y a la que defiende nada más y nada menos que un ex agente de la inteligencia soviética.

Sin duda, será también un gran paso para limar falsas asperezas en el MERCOSUR.
Comentarios
Natália Areco 26/jul/13    16:54 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Valores

Hoy nos basta con horas para cambiar los rumbos y las firmes verdades “inalterables”

Los "sindicalistos"

El Tribunal Constitucional reclama a UGT casi diez millones de euros por las irregularidades cometidas en el asunto de los ERE y piden que el Gobierno les ayude

​Ahora, ¡a por los niños! Un intento de adoctrinamiento infantil

En este Gobierno, cuando a alguno de sus miembros se les ocurre alguna idea, ¡hay que ponerse a temblar!

Este cuento se ha acabado

La República resultó ser una bendición para la ciudadanía toda, pues acabó de súbito con la pobreza ancestral que carcomía a la mayor parte de la población

Un paseo por la sierra de Guara

Venancio Rodríguez Sanz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris