Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Iglesia   Catecismo   Religión  

​El Catecismo de la Iglesia Católica, el de ahora y el Ripalda

No sé si los que se dicen cristianos hoy manejan el Catecismo de la Iglesia pero pienso que los mayores, como yo, recuerdan el Ripalda
Francisco Rodríguez
viernes, 10 de mayo de 2019, 12:50 h (CET)

En octubre de 1992 el Papa San Juan Pablo II aprobó el Catecismo de la Iglesia Católica, un grueso libro con más de 600 páginas y 2855 apartados que trató de ser una exposición orgánica y sintética de los contenidos esenciales y fundamentales de la doctrina católica tanto sobre la fe como sobre la moral, a la luz del Concilio Vaticano II y del conjunto de la Tradición de la Iglesia cuyas fuentes principales son la Sagrada Escritura, los Santos Padres, la Liturgia y el Magisterio de la Iglesia, estructurado en cuatro partes: La profesión de la fe, los sacramentos de la fe, la vida de fe y la oración en la vida de la fe. Las cuatro quieren ayudar a profundizar el conocimiento de la fe y se orienta a la maduración de esta fe, su enraizamiento en la vida y su irradiación en el testimonio.

Este Catecismo estaba destinado a ser el punto de referencia para los catecismos que fueran compuestos en los diversos países. Aquí en España solo conozco el Youcat, que circuló con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud como catecismo para jóvenes, no específicamente español, cuya difusión ignoro si ha tenido continuidad.

En cambio el catecismo que aprendí de niño, del que recuerdo muchas cosas, era el famoso catecismo del Padre Ripalda que perdí en alguna ocasión, pero que encontré en una edición que hizo Luis Carandell, juntamente con el catecismo del Padre Astete en el año 1997.


Tanto Ripalda como Astete nacieron en el siglo XVI y murieron en el XVII y recogieron las enseñanzas del Concilio de Trento del que fueron contemporáneos. Ambos catecismos tienen una estructura similar y estaban pensados para aprenderlos de memoria en forma de preguntas y respuestas. Tuvieron una larga vida pues estaban vigentes en la primera mitad del siglo XX y estoy seguro de que muchos de mi edad lo recuerdan perfectamente y si se le inicia el comienzo “todo fiel cristiano es muy obligado a tener devoción de todo corazón a la santa cruz de Cristo nuestra luz...” es seguro que saben seguirlo. Después el maestro o el catequista preguntaban el nombre del niño y si era cristiano y éste respondía que lo era por la gracia de Nuestro Señor Jesucristo.

En menos de cincuenta páginas un capítulo trataba del Credo y los artículos de la fe que eran catorce, siete sobre la divinidad y siete sobre la humanidad, donde estaba el misterio de la Encarnación que recitábamos de corrido: “ Vino el Arcángel San Gabriel a anunciar a la Virgen María que el Verbo Divino tomaría carne en sus entrañas sin detrimento de su virginal pureza…” Mis padres y mis abuelas lo sabían perfectamente.

Otro capítulo trataba sobre los diez mandamientos y el significado de cada uno de ellos en nuestras vidas, explicados con brevedad y exactitud, así como los sacramentos, las obras de misericordia o los pecados capitales, los enemigos del alma, los dones del Espíritu Santo y los novísimos o postrimería del hombre, hoy tan olvidados, muerte, juicio, infierno y gloria.

Aquellos pequeños catecismos que recitábamos en el colegio, la familia o la parroquia eran la más genuina transmisión de los valores religiosos que hoy resultan tan lejanos.

Ojalá haya reactivado la memoria de la gente de mi edad y se vuelvan a transmitir los auténticos valores cristianos sin modificaciones ni recortes.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Ayer estuvimos en Colón

Medianías intelectuales y políticos de precio barato han decidido que las academias nacionales de Lengua e Historia son bazofia del pasado

Recorrido vital

Sin contar con los ciudadanos no hay ciudadanía que valga, ni gobernantes leales

​Las distinciones de Andalucía

La diferencia entre la Medalla de Andalucía y la Bandera de Andalucía radica en que la primera es de carácter autonómico y la segunda provincial

Vio Dios que el mundo era bueno y nos creó libres

El gran atributo de la libertad que se nos regaló cada vez lo usamos peor

​Brutal patada de Íñigo Errejón

La ciudadanía ya está harta y debe plantearse en serio acabar con este tipo de vándalos que se cubren con la piel de ‘padres de la patria’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris