Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Mario López
Opiniones de un paisano
Mario López
La objetividad es la peor entelequia
Entiendo que la política concreta, los asuntos concretos que desde la política se abordan, se abordan desde y para la entelequia de la “objetividad”. Entelequia es una palabra inventada por Aristóteles, el alumno aventajado de Platón. Platón creó el liceo (donde estudió Aristóteles) y Aristóteles la academia (a pesar del maestro); la cosa es enmendarle la plana a tu maestro o, lo que viene a ser los mismo, matar al padre (cosa más propia de adolescentes que de sabios). La cosa es que el pensamiento de Aristóteles ha resultado mucho más hegemónico que el de Platón (y ya quisiéramos que el de Aristóteles fuera tenido en cuenta alguna vez hoy en día, pues a Platón ya como que lo han matado para siempre). Claro, académico suena mejor que licencioso; timoratos que somos.

Según la RAE (que sus razones tendrá para afirmarlo) la entelequia es una cosa, persona o situación perfecta e ideal que solo existe en la imaginación. Pues eso es lo que le pasa a la “objetividad”, que tiene mucho más que ver con la imaginación que con la realidad. La realidad es subjetiva. Porque, ¿quién decide qué es objetivo o no lo es? Pues, como siempre y en todo, el que tiene la satén por el mango.

Así pues, desde la subjetividad, habrá que ver qué cosa es el poder adquisitivo. No hay que pensar demasiado para saber que es una condición a la que se apela continuamente y se nos exige para reputarnos socialmente. Lo que ocurre es que siempre que se habla de poder adquisitivo se hace referencia a la capacidad de adquirir bienes de consumo. Y, la verdad, el verbo adquirir no es tan constringente. Uno también puede adquirir aliento (aire), color de la tez (poniéndose al sol), gustito (tocándose sus partes nobles), belleza (esbozando una sonrisa), cariño (de los seres que te quieren), destreza (aplicándose en determinadas labores), sabiduría (en el inexorable oficio de vivir). Y ninguna de estas adquisiciones pasan necesariamente por los mercados.

El poder adquisitivo, por tanto, no lo determina el capital dinerario del que dispongas sino el capital que atesoras y que, por lo común, nos viene dado en serie, en nuestra condición humana. Si esto no fuera así, si el poder adquisitivo que todos tenemos por el mero hecho de ser humanos se frustra, es que algo falla. Y no es el ser humano sino su diabólica construcción de la existencia.

La objetividad es la peor de las entelequías, solo desde la subjetividad se puede construir una convivencia razonable y razonada, a partir, evidentemente, de la fraternidad, que no es otra cosa que la convivencia feliz de los sujetos.

Artículos del autor

A lo largo de mi vida me han preguntado muchas veces qué me gustaría hacer si me dijeran que me quedaba poco tiempo de vida (digamos, cinco o seis partidos del siglo).
El gobierno de Mariano Rajoy y el partido que lo sustenta, el PP, se han tomado casi como un asunto personal el encarcelamiento de Leopoldo López, haciendo suyas las palabras de la oposición venezolana que acusa a la justicia de su país de haber condenado a López por su discurso, que no por sus actos.
En noviembre de 2018 se renovará la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, que puede que sirva para crear un contrapoder a Donald Trump.
Decía el economista Juan Torres que la economía no es una ciencia exacta porque los agentes que intervienen en ella son personas que hacen lo que les da la gana.
Pues estudiando la historia de los Estados Unidos, como el que juega a la rayuela (y que me perdone Julio Cortázar), he hallado la explicación al éxito de Donald Trump.
Un mal día te levantaste con los oídos taponados. Desde hacía tiempo se fue acumulando el cerumen en tus pabellones auditivos sin que tú le prestaras la menor atención e, inexorablemente, aquella execración (alentada por tu propia indiferencia) acabó dejándote medio sordo.
La zapatiesta del PSOE, que amenaza cronificarse, tiene en Zapatero a un buen aliado.
La sofística empezó bien, pero acabo mal; como casi todo lo bueno que se pone en manos del común. Eurípides habla de “la sabiduría práctica del buen gobierno”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris