Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Mario López
Opiniones de un paisano
Mario López Sellés nació en Madrid en 1956. Después de cursar durante dos años estudios en la ETS de Arquitectura de Madrid, abandona la universidad para dedicarse durante diez años a la música y al estudio de Diseño Asistido por Ordenador y Escritura de Guión para Cine, TV e Imágenes de Síntesis. Ha escrito más de un centenar de canciones, varios relatos cortos y guiones para televisión. Desde 1989 trabaja como profesor de formación profesional ocupacional para el INEM y el Servicio Regional de Empleo de la Comunidad de Madrid, en la especialidad de Diseño Industrial y de Interiores. Es autor del libro AutoCAD 2005, publicado por la editorial SLG. A partir de 2004, profundamente afectado por los sucesos ocurridos entre el 11 y el 14 de marzo, decide escribir diariamente cartas a la prensa con la intención de ofrecer su humilde aportación en el apasionante debate político abierto en España por aquellas fechas, convencido de que la prensa juega un papel crucial en la creación de opinión y que una prensa verdaderamente libre es aquella que abre las puertas de la participación al conjunto de la ciudadanía, sin filtros ni cortapisas.
Mario López
Últimos textos publicados
La llave del desbloqueo: el respeto a la plurinacionalidad de España
Los herederos de Cánovas y Sagasta (PP, PSOE y Ciudadanos) se niegan a darle un mínimo de espacio político a los partidos líderes en Catalunya y Esukadi
Desde mi punto de vista, lo más apasionante y determinante para el futuro de España (y consecuentemente, de los españoles) es lo que se ha dado en llamar la cuestión territorial y la capacidad, o no, de llegar a un pacto de investidura con los llamados partidos nacionalistas que, al parecer, devinieron independentistas (a consecuencia del concepto “constitucionalista” y jacobino del Estado que, de forma pétrea y acerada, defienden PP, PSOE y Ciudadanos).

En primer lugar, hay que diferenciar entre dos conceptos: nacionalismo e independentismo. Son dos conceptos nada afines entre sí. El nacionalismo alude a una serie de cuestiones culturales, raciales y lo que a ello se pueda añadir, para marcar la diferencia identitaria de un territorio respecto a los demás, presuponiendo que la naturaleza del nacionalista es superior en todos los sentidos a la de los demás y, por tanto, impermeable a cualquier tipo de mestizaje. El independentismo, en cambio, es la manifestación del deseo de separarse de un Estado que está haciendo la puñeta (subjetivamente) al conjunto de la ciudadanía que se quiere independizar. El nacionalismo es inmanente, mientras que el independentismo es contingente; es decir, el nacionalista lo será siempre (incluso, en contra de toda evidencia), mientras que el independentista lo será o dejara de serlo, dependiendo de la relación que el Estado mantenga con su territorio.

Hoy, en esta España incapaz de aglutinar una mayoría que facilite la gobernabilidad a través de un candidato que suscite la confianza de las fuerzas políticas representadas en el Congreso de los Diputados, el eje izquierda-derecha (que ya de antes había sido superado por el de arriba-abajo) ha perdido todo su significado y vigor frente al eje soberanista-antisoberanista.

Sin perder el tiempo en insistir en el desmontaje del falso mito de la nación española secular (ya sabemos que el único intento de hacer del trozo que nos toca de la península ibérica fue la Constitución de 1812, brutalmente abortado por la monarquía borbónica y sus cómplices, nos consta que los gobiernos centrales de Madrid han dado siempre la espalda a la realidad plurinacional de lo que podría ser la España moderna, integradora, diversa y solidaria, que todos los demócratas desearíamos.

Pero los herederos de Cánovas y Sagasta (PP, PSOE y Ciudadanos) se niegan a darle un mínimo de espacio político a los partidos líderes en Catalunya y Esukadi. Tremendo error, pues, como es bien sabido, es el sujeto con el que tienes un conflicto el primero al que has de ofrecerle un lugar en el espacio común (si es que quieres que así lo sea).

El independentismo solo se combate con la democracia, con el respeto, con la capacidad de ofrecer un pacto común ilusionante para todos; es decir, con un referéndum y un nuevo pacto social.

España se construirá como país, como nación, cuando abra sus puertas a otros países y naciones que hoy no quieren seguir con ella porque se les falta al respeto. Así de simple. De tal manera que se llegará a un acuerdo de gobierno cuando todos y cada uno de los partidos de este país entiendan de qué va este país (y la historia del Mundo, en general).
miércoles, 14 de septiembre de 2016.
 
La libertad de prensa y la prensa de libertad
Son conceptos que se pueden parecer pero que definen realidades profundamente distintas. El stablishment, los gestores de la economía canalla (última derivada, hasta ahora, de la economía de mercado), enarbolan como primera y fundamental bandera de la democracia la libertad de prensa. La pregunta del millón es: ¿tiene algo que ver la libertad de prensa con la prensa de la libertad?

La libertad de prensa, entendida desde la visión de la libertad de mercado, es lo que es: la libertad para crear tantos y cuantos medios de comunicación como a cada cual le parezca oportuno y conveniente (que diría Mariano Rajoy, registrador de la propiedad cesante).

Yo me he pasado media vida dedicado a la formación de trabajadores en activo y demandantes de empleo. Siempre tuve claro que la formación la constituyen únicamente el profesor y el alumnado; sin embargo, lo que he podido contrastar en el curso de mi vida profesional es que la mayor parte de los recursos destinados a la formación no se destinan al profesor y el alumnado, sino a una serie de intermediarios que, aparte de acopiarse de la mayor parte de los recursos, hacen y deshacen a sus anchas, sin importarles una higa la calidad o la idoneidad de la formación que supuestamente gestionan.

Tengo para mí que la libertad de prensa, en innumerables ocasiones, contradice y quebranta la prensa de la libertad ¿Y qué cosa es cada una de ellas? En parte, ya lo he explicado, pero no me importa extenderme en ello.

La libertad de prensa es la posibilidad cierta de crear y dirigir un medio de comunicación, sin ningún tipo de cortapisas. Entender que un periódico, o una cadena de televisión, es una sociedad mercantil que, como cualquiera otra, está destinada a obtener el máximo posible de beneficios económicos. Lo mismo da, que da lo mismo, hablar de motos, fútbol, personajes famosos, que de política; el caso es ganar dinero y, por consiguiente, hacer lo posible para informar –sin ceñirse necesariamente a la realidad de los hechos- de lo que acontece en la medida que ello beneficie a la buena fama y propósitos del inversor.

La prensa de la libertad, en cambio, es aquella que permite a los periodistas contar lo que acontece tal y como los periodistas lo han conocido, sin cortapisa alguna, sin que el periodista se vea tentado a falsear la información por miedo a ser despedido de la empresa que le contrata.

Yo no tengo nada en contra de la libertad de prensa siempre y cuando esté subordinada a la prensa de la libertad. Y eso, en el mundo en que vivimos por estos pagos, en la dictadura de los mercados, lo veo imposible. Ser demócrata, hoy en día, es defender la prensa de la libertad por encima de la libertad de prensa.
domingo, 4 de septiembre de 2016.
 
De ese gran disparate que algunos llaman democracia
No se me ocurre nada más antidemocrático que un pacto de mínimos en pos de la gobernabilidad de un país. De la misma manera, no hay nada mejor para la democracia que un pueblo ingobernable. Porque, en democracia, un pueblo no está para que lo gobiernen, sino para gobernarse él solito. La democracia es el gobierno del pueblo, por y para el pueblo.
Si cinco gatos han cosechado el veintitantos por ciento de los votos electorales se creen en la legitimidad de gobernar, mal vamos. Pero si, encima, se deciden a pactar con otros cuantos para conseguir el 50%, haciendo del ideario una ensalada imposible de digerir por el común, ya no podemos hablar de dictadura sino, simplemente, de sarcasmo, de agonía de la inteligencia, de fraude electoral y, en último extremo, de ganas subjetiva de vivir del erario.
Estos eruditos de todo y nada (que, al cabo, viene a ser lo mismo), sin ser matemáticos ni labriegos, aseveran que tenemos un problema si carecemos de gobierno; y se quedan tan panchos. No han entendido nunca la democracia y todo apunta que no lo entenderán jamás. Insisto, y no me quiero poner cansino: en democracia, es el pueblo el que se gobierna y si el sistema representativo no halla la manera de representar al pueblo, coño, que deje que el pueblo se gobierne por sí solo. Lo que no puede ser es que en la comida de los imbéciles se decida el destino de un pueblo que no lo es (imbécil, quiero decir).
Está tan absolutamente degradado el conocimiento, el respeto a la inteligencia, el recto proceder, que lo mismo les da que les da lo mismo que les da igual hablar del sexo de los ángeles que del indubitable derecho a vivir decentemente del común de la gente. Eso sí, al nasciturus lo defienden con uñas y dientes; sorprende, parece como si alguien tuviera un criadero de nasciturus como el que tiene uno de gusanos de seda. Los derechos derivan de la vida, no del antes o el después. Pero da igual, aquí vale todo con tal de calentar el culo en un escaño o llenar la faltriquera a costa de la canalla, que diría el ínclito Borbón Alfonso XIII el Expoliador.
No hay que fatigarse. Todavía queda mucho tiempo antes de que la gente de este país se rija por el principio de la realidad y abandone esta patética condena a subordinarse al no principio de la fantasía calenturienta.
A este país, España, le urge una cura de ingenuidad.
martes, 30 de agosto de 2016.
 
 
El disputado voto al ciudadano Otegi
sábado, 27 de agosto de 2016.
 
Mariano Rajoy, líder de la secular sequíanacional
miércoles, 24 de agosto de 2016.
 
Del emérito partido emergente (subyacente) naranja y otras crónicas de la era pop
sábado, 20 de agosto de 2016.
 
Contra la angustia vital: Rafa Nadal
viernes, 12 de agosto de 2016.
 
Las devociones de Carlos Herrera
Carlos Herrera, en la misma medida que calla, cuando habla puede mentir
domingo, 7 de agosto de 2016.
 
Del bloque constitucionalistas y otras cansinas invenciones
El PP, el PSOE y Ciudadanos se proclaman constitucionalistas
sábado, 6 de agosto de 2016.
 
Tanto va el cántaro a la fuente
sábado, 6 de agosto de 2016.
 
De la corrupción, los intereses de clase y el demoledor cinismo de la derecha
La gente bien de derechas no aspira a otra cosa que a hacerse con un puestazo y un sueldazo
sábado, 30 de julio de 2016.
 
El incierto servicio del novicio
El tonto útil suele ser una persona inteligente, honorable y paradigma de la bonhomía
viernes, 29 de julio de 2016.
 
Las rondas del Rey
El PSOE haría bien en cambiar el chip
sábado, 23 de julio de 2016.
 
De la epistemología, el horizonte inalcanzable y el modo de convivencia deseable
Hoy vivimos en una encrucijada que puede llegar a ser extremadamente dramática
martes, 19 de julio de 2016.
 
La ayuda mutua y sus contrarios
sábado, 16 de julio de 2016.
 
Del viaje de Obama y lo tonto que me siento
¿Para qué coño viene Obama a España a tomarse un café?
domingo, 10 de julio de 2016.
 
Un último comentario sobre la próxima legislatura
El PSOE votará NO a la investidura de Rajoy
domingo, 10 de julio de 2016.
 
La guerra de posiciones
Los partidos priorizan fundamentalmente la relación de poder
viernes, 8 de julio de 2016.
 
La camorra 3.0
¿Y ahora qué?
miércoles, 6 de julio de 2016.
 
De la memoria, la edad provecta y las elecciones generales
Espero que haya unas terceras y unas cuartas elecciones
sábado, 2 de julio de 2016.
 
Superando la sorpresa del 26J
Un fraude electoral tiene una consideración legal semejante a la de un golpe de Estado
jueves, 30 de junio de 2016.
 
Del fraude electoral
Es más que evidente que en el 26-J se ha producido un pucherazo
miércoles, 29 de junio de 2016.
 
Una reflexión sobre el 26J
Parece bastante razonable pensar que los votantes del PP le han otorgado el perdón
martes, 28 de junio de 2016.
 
El PSOE: la princesa del culebrón español
Pasado el 26-J, se convertirá en la bien pagá de la copla
lunes, 20 de junio de 2016.
 
La Asamblea venezolana investiga la presunta financiación de Podemos
Es llamativo que se vincule el supuesto pago a la fundación CEPS, realizado en 2008, con Podemos, partido fundado en enero de 2014
sábado, 18 de junio de 2016.
 
Las serpientes de verano
Durante este verano, al menos en España, a la sombra y al solano no dejaremos de discutir sobre unos cuantos asuntos capitales, cada cual más inquietante
viernes, 17 de junio de 2016.
 
Del hartazgo democrático
Los votantes de Unidos Podemos padecemos un hambre democrático quizá un tanto extremo
viernes, 17 de junio de 2016.
 
Archivo
15/06/2016 El debate
11/06/2016 Sí, asaltaremos los cielos
06/06/2016 Del detestable comunismo
03/06/2016 El búnker de Miaja
28/05/2016 ¿Era eso la vida?
27/05/2016 Por qué las mayorías sociales no hacen mayorías electorales
25/05/2016 La insufrible adolescencia de la derecha española
24/05/2016 Venezuela en el corazón electoral de España
18/05/2016 Pedro Sánchez, incapaz de hablar de política, habla de fútbol
18/05/2016 Del pensamiento caduco de Juan Rusell
15/05/2016 Del 15-M al 26-J, un viaje a la nueva España
12/05/2016 El desbarajuste del PSOE
05/05/2016 Un banco público para el cambio
05/05/2016 Historia del español semoviente
28/04/2016 Las tropelías del PSOE
17/04/2016 La Corona de España, Venezuela y la revolución republicana
16/04/2016 Acerca de la urgente necesidad de la III República
15/04/2016 El capitalismo del siglo XXI visto desde Panamá
11/04/2016 Sobre la financiación bolivariana de Podemos
06/04/2016 Los papeles de Panamá
19/03/2016 Pablo Iglesias y las tribulaciones del joven Törlesss
16/03/2016 Dios no existe
04/03/2016 El pleno de la no investidura
29/02/2016 El pacto del desacuerdo
21/12/2015 La responsabilidad histórica del PP y PSOE y su futuro incierto
16/12/2015 España en el futuro, sin olvidar el pasado
02/12/2015 La ausencia
20/11/2015 Siria
01/11/2015 Ciudadanos, la salvación del bipartidismo
13/10/2015 A vueltas con el 12 de octubre
14/09/2015 Muletillas tertulianas de moda
01/09/2015 Un gobierno de coalición PP-PSOE en el horizonte
19/07/2015 De los medios cavernarios por verano
01/07/2015 El Gobierno de Rajoy desahucia al PP
16/06/2015 De Guillermo Zapata y sus calumniadores
30/05/2015 La esclarecedora pataleta de Esperanza Aguirre
05/05/2015 Katmandú: la vida es sueño
04/05/2015 Ensueños con Esperanza Aguirre
21/04/2015 El caso del niño asesino de la ballesta
20/04/2015 El PP, presa del pánico
24/03/2015 Sobre las elecciones andaluzas
23/03/2015 De las andaluzas a las madrileñas (castigando la corrupción ajena)
17/03/2015 ¿Jesús Gil está vivo? La delirante novela nacional
01/03/2015 El ocaso del PP
25/02/2015 Debate sobre el estado de Rajoy
06/10/2014 El calvario de un delegado sindical asturiano
04/10/2014 Del sentido común y la lógica de las cosas
26/09/2014 Del PIB, la prostitución y el narcotráfico
24/09/2014 El gatillazo de Gallardón
22/09/2014 Claves para la deseada regeneración democrática
21/09/2014 Militares, musulmanes y franquistas contra el aborto
15/09/2014 Nacionalizar las SICAV's
11/09/2014 Del pucherazo del PP
10/09/2014 El bipartidismo nacional
09/09/2014 Del marasmo nacional al tsunami Podemos
07/09/2014 ¿Qué hay detrás de Podemos?
06/09/2014 ¿Es posible una coalición Podemos+IU+PSOE?
05/09/2014 Catalunya independiente
04/09/2014 Del presente y del futuro inmediato de España
03/09/2014 La pesadilla laboral
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris