Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Mario López
Opiniones de un paisano
Mario López
La adolescencia no es una nación, es una etapa de la vida
Visto lo visto, ISIS ha delegado sus servicios terroristas a los IES o (en su defecto) a los lodazales del ninismo adolescente; vamos, que los adolescentes fanatizados nos tienen rodeados. Es cierto que llevamos unos cuantos años preocupados por los adolescentes: los que ni estudian ni trabajan, los que caen en la explotación de la prostitución, los que agreden a sus padres, los que son captados por el fanatismo yihadista. Parece ser que, a partir de ahora, los policías europeos se van a tener que ver las cara con chiquillos de entre diecisiete y veinticuatro años. Bueno, los israelitas llevan haciéndolo desde hace décadas con los niños palestinos.

La triste realidad es que esto no es ninguna novedad. Desde tiempos de Heródoto hasta ahora mismo, pasando por el Sagrado Batallón de Tebas, son los adolescentes los principales contingentes del ariete del odio. Pero los adolescentes no son una tribu, ni una nación, la adolescencia es una etapa por las que pasamos todos los seres vivos (no exclusivamente los humanos). A sabiendas de que la memoria está muy mal vista, me atrevo a recordar el remplazo del biberón, los auxiliares de artillería naval, etc., cuyas edades oscilaban entre los 10 y los 16 años. No pueden votar, no pueden fumar ni beber, pero pueden ir a la cárcel o a la guerra; y nadie se preocupa si son violados por sátrapas orientales o un presidente de la diputación valenciana.

Pero, insisto, la adolescencia no es una sociedad, ni un país (pido perdón a Peter Pan), ni un Estado; la adolescencia es una etapa de la vida de todos. Es por ello que me produce una enorme perplejidad y zozobra al oírles decir que no entienden a los adolescentes. ¿Es que ellos nunca lo fueron? Yo sí, y me sé los sentimientos de los adolescentes de memoria, porque conozco los míos.

Si no queremos acabar peor de lo que estamos (que ya es decir), recomiendo atender a dos asuntos:

-Poner todos los medios para acabar con la exclusión social.
-Dejar de ejecutar genocidios en países distintos a los nuestros pero que sin sus recursos naturales nosotros no podríamos vivir.

El atentado de Barcelona ha marcado un antes y un después en esto del terrorismo: la adolescencia excluida quiere acabar con todos nosotros.

Artículos del autor

Gobierno venezolano pone urnas para gente votar constituyentes que han de modificar la Constitución de 1999 (en la que se contempla convocatoria para Asamblea Constituyente en sus artículos 348 y sucesivos) para resolver situaciones de conflicto institucional.
Si damos por buenas las declaraciones de Mariano Rajoy ante el tribunal que juzga el caso Gürtel habremos de convenir que la dirección del PP es bicéfala: una cabeza se ocupa de la política y otra de la economía interna.
¿Qué es amor? Si no lo tienes claro, puedes responder: un anagrama de mora, ramo o Roma. Has cumplido sin mentir; que en los tiempos que corren es cosa meritoria.
Los dos partidos que se han concordado para turnar pacíficamente en el poder, son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto.
La Historia es la madre del presente, la causante de nuestras tradiciones, nuestros hábitos, nuestras costumbres, nuestras relaciones de poder, nuestros peores vicios y nuestras mejores virtudes. Quien no conoce a su madre, difícilmente se puede conocer a sí mismo; al menos, en lo que le viene de serie.
Entiendo que la política concreta, los asuntos concretos que desde la política se abordan, se abordan desde y para la entelequia de la “objetividad”.
A lo largo de mi vida me han preguntado muchas veces qué me gustaría hacer si me dijeran que me quedaba poco tiempo de vida (digamos, cinco o seis partidos del siglo).
El gobierno de Mariano Rajoy y el partido que lo sustenta, el PP, se han tomado casi como un asunto personal el encarcelamiento de Leopoldo López, haciendo suyas las palabras de la oposición venezolana que acusa a la justicia de su país de haber condenado a López por su discurso, que no por sus actos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris