Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Mario López
Opiniones de un paisano
Mario López
¿Quién engañó a Pablo Casado?

La carrera de “presidenciando” de Pablo Casado se me antoja tan breve como la carrera de doctorando de su antagónico alter ego Albert Rivera. Y me causa una enorme perplejidad. No alcanzo a entender cómo el joven presidente del PP puede estar tan mal aconsejado, porque de lo que sí estoy completamente convencido es de que la deriva que ha tomado su suicida estrategia no es hija de su talento sino de la de otros miembros de su partido, los más veteranos, sabios y prudentes. Jesús Posada, José Manuel García Margallo y Ana Pastor, son tres políticos de gran fuste, tres purasangres de la política, lo más granado que habita Génova 13. A nadie le debe caber la menor duda de que este trío de ases tiene un peso crítico esencial en la estrategia de Pablo Casado; son sus guías, sus muletas, sus GPS’s.


“Ojalá Sánchez dé tantas explicaciones como he dado yo”, se le oyó decir a Casado, ante un estupefacto coro de periodistas; todos los televidentes pudimos ser testigos de ello. Si uno se fija bien, advierte fácilmente la incredulidad dibujada en el rostro granítico de Casado durante el lapsus que dura la declaración de sus impostados deseos; el lenguaje corporal lo delata. Pero, entonces, ¿de quién fue la extravagante idea?. De los tres sabios del PP, ¿a quién se le puede atribuir capacidad y voluntad para negar la evidencia de forma tan pasmosa y poco vergonzante? Porque, si bien el gesto de Casado era la viva imagen de la incredulidad, no mostró el menor rasgo de vergüenza. El caso es que sea de quien fuere, la idea no es buena.

Es verdaderamente asombrosa la diferencia tan extremosa existente entre las dos versiones que se vienen dando acerca de la tesis doctoral de Pedro Sánchez. Lo que para unos es blanco, para los otros es negro. Yo soy de los que opina que la objetividad no existe y, por eso, se hace necesario lo que se ha dado en llamar la intersubjetividad; pero es que en este caso no hay por donde enlazar las distintas subjetividades, el eterno mito de las dos españas. Pero lo que sí es un hecho incontrovertible es que Pedro Sánchez (quizá tarde y obligado por las circunstancias) ha publicado su tesis y la legión de los más sesudos, incisivos, perspicaces investigadores están sometiéndola a un estudio de dimensiones bíblicas.

Pablo Casado está mal aconsejado, su estrategia va a tener consecuencias bastante nefastas para él. Dos horas dando explicaciones incomprobables a la prensa, sin permitir más que el superficial ojeo de sus trabajos, no es garantía de nada. Negarse a publicar sus trabajos de fin de master, alegando la judicialización del caso, a la vez que demanda de Pedro Sánchez una mayor transparencia, puede ser letal para él. Pero, ¿quién engañó a Pablo Casado?, eso es lo que verdaderamente me tiene a mal traer. 

Artículos del autor

​Pienso que la sociedad es una fábrica de dilemas y presuponemos que la política debería resolverlos. La resolución de un dilema es siempre traumática, pues pasa por perjudicar un principio o interés en favor de otro.
​Produce verdadera desazón lo que está ocurriendo en España estos días, en el inicio de un nuevo e inquietante curso.

En principio, por encima de lo que sucede, que es tela marinera, tenemos que observar la actitud que el público en general adopta ante los acontecimientos que hacen que el mundo se mueva.En primer lugar, todo el mundo (es un decir) reclama toda la transparencia del mundo a sus representantes.

En democracia, la categoría de un preso la determina la motivación del delito cometido. Así que, si convenimos que España es un Estado democrático, tenemos que admitir que en España hay presos políticos.
Ciertas formas de rebelión que causan estragos inmensos en la economía o la moral de un pueblo son constitutivas del delito de lesa patria. El Govern de Catalunya ha cometido un delito de lesa patria.
Antiguamente se decía que era un país de misa diaria en donde no se paraba de blasfemar.
Es obligación del Gobierno garantizar el cumplimiento de la ley (empezando por sí mismo, cosa que en ocasiones se pone en cuestión).
Visto lo visto, ISIS ha delegado sus servicios terroristas a los IES o (en su defecto) a los lodazales del ninismo adolescente; vamos, que los adolescentes fanatizados nos tienen rodeados. Es cierto que llevamos unos cuantos años preocupados por los adolescentes.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris