Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión   Primarias Estados Unidos  

San Paul Rom Gin

Mitt Romney es un pragmático que ha recibido varias veces más endoses de figuras partidarias que todo el resto junto
Isaac Bigio
jueves, 26 de enero de 2012, 07:55 h (CET)
Este no es el nombre de un santo sino las iniciales de los 4 candidatos de los 10 iniciales que quedan para la postulación republicana (Santorum, Paul, Romney y Gingrich) quienes buscan desclasificar rivales lanzándoles  acusaciones nada santas.

A los 2 punteros se les busca anular con ataques personales: al súper-rico  Mitt Romney sobre los pocos impuestos que paga y al conservador religioso Newt Gingrich por haber abandonado a cada una de sus 2 esposas por una mujer de menor edad.

El nivel de guerra sucia muestra que muchas de las diferencias son personales, pues ambos concuerdan en revertir las políticas demócratas que quieren extender la seguridad social estatal, que han legalizado el aborto y las uniones  gays en varios Estados, que piden controlar el medio ambiente o la masiva tenencia privada de armas, que plantean dar una vía para legalizar a 12 millones de indocumentados (particularmente latinos) y de cautela diplomática.

Rick Santorum podría ser el próximo que se retire en una carrera electoral que parece seguir la música de esa canción infantil que empieza narrando que “yo tenía 10 perritos” en la que poco a poco cada uno de ellos se les iba muriendo hasta que al final le quedaba  uno.

Él pasó al estrellato al ganar la primera interna (Iowa, 3 de enero) pero su techo es limitado. Santorum representa el ala más extrema del mismo derechismo duro cristiano de Gingrich, de allí que su rol sea el de debilitar a los menos ultras y esperar para ver si Gingrich vuelve a caer para querer reemplazarlo en la dirección del conservadurismo religioso.

Ron Paul es un hereje libertario que pide abolir el Banco Central, sacar una nueva moneda que compita con el dólar y retirarse de la ONU y de las bases militares en el exterior. Él sabe que no tiene chances de ganar la interna pero podrá persistir en ella hasta el final pues busca desarrollar un aparato que le permita influenciar sobre el programa y el candidato republicano final (o eventualmente lanzarse como un ‘tercer candidato’).

Mitt Romney es un pragmático que ha recibido varias veces más endoses de figuras partidarias que todo el resto junto. El ‘establishment’ le prefiere a él y cree que Newt Gingrich, quien se jacta de ser un ‘populista de derecha’, es demasiado ultra e inelegible. Gingrich saca ventaja de ello para presentarse como la voz de las bases conservadoras religiosas.

Esto ha hecho correr al republicanismo hacia una derecha más extrema de las que gobiernan en la mayoría de occidente. A fin de poder neutralizar a Gingrich y Santorum Romney trata de ser el más duro en cuanto a los inmigrantes y también propone una política exterior que podría ser hasta más belicosa que la de Bush.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rechacen la eutanasia

Enric Barrull, Girona

Coronavirus, éxito asombro

Jaime Fomperosa, Santander

Las infantas y las incoherencias

Venancio Rodríguez, Zaragoza

El Irak que visita Francisco

Jesús Martínez, Salt

La España que reúne

Enric Barrull, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris