Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ser humano   Origen   Evolución   Humildad   Reflexiones  

​El simio promocionado

No somos autosuficientes. Somos erróneos y finitos, aunque nos creamos dioses sempiternos
Manuel Villegas
miércoles, 12 de octubre de 2022, 08:48 h (CET)

Mantener hoy, ante los avances de la ciencia y los descubrimientos sobre la evolución del primate que ha llegado a ser el homo sapiens sapiens, el mito, cuento o leyenda del Paraíso terrenal es a todas luces insostenible, por mucho que haya algunos que se empeñen en ello. Cada vez son más los descubrimientos que demuestran que los que habitamos hoy la Tierra procedemos de unos primates que, con el devenir del tiempo, nos convertimos en lo que hoy somos.

         

Los paleoantropólogos y los paleobiólogos se devanan los sesos intentando fijar la fecha en la que el simio paso a ser homo. No nos vamos a enredar en discusiones de ese tipo porque no son de nuestra especialidad, lo que si podemos afirmar, la Ciencia nos respalda, es que hubo un momento en el que ese cambio evolutivo se produjo, por lo que no es dable negar, sería anticientífico, que procedemos de los primates. Es una evidencia palpable y un axioma que, como tal, no precisa de demostración.

         

Por ello me asombro y me quedo estupefacto cuando veo que algunos simios promocionados, los humanos no somos nada más que eso, se ensoberbecen, envanecen y consideran más que el resto de los primates desarrollados que poblamos el resto del planeta.

         

Ciertamente es digno de admiración que, con la capacidad de pensar e inquirir nuestra procedencia, haya personas que se consideren todopoderosas e intocables.

         

Todos somos falibles, todos somos finitos en el tiempo. Hay un dicho que reza: “Nacer, es morir”. No hay quien escape a ese cierto destino. Hemos salido del mismo barro. Somos un compuesto de agua, en un porcentaje muy alto, entre el 60 y el 75% y el resto minerales disueltos en la misma, (se pueden consultar en Internet), sabiamente combinados por un Creador, con la insuflación de un hálito que nos da la vida.

         

La prueba de lo poco que somos nos la da la incineración de un cadáver. Una vez reducido a cenizas, estas pueden alcanzar un volumen de 3 a 3,5 litros, o sea, una nadería, con lo que se confirma que somos polvo y en polvo nos convertiremos.

         

El relato de la Biblia de que el hombre fue hecho de barro, lo podemos dar por cierto, pues, al fin y al cabo eso es lo que somos, polvo y agua. Por ello me anonado y me quedo estupefacto cuando  contemplo a esos simios evolucionados que se consideran más que los otros de su misma especie, a los que avasallan, oprimen y subyugan.

         

Ciertamente es condición humana la soberbia del hombre, el “seréis como dioses” se ha hecho patente en todos los momentos de la Historia.

         

Nos falta sentido común para saber y entender que nadie es más que los demás, que todos nacemos para morir y que la sepultura nos iguala. Otro dicho dice: “para morir solo hace falta estar vivo, los muertos no mueren”. Es una verdad incontrovertible.

         

No somos autosuficientes. Somos erróneos y finitos, aunque nos creamos dioses sempiternos. Reconocer esto nos daría una pátina de humildad que haría la vida más feliz y tolerable a todos.

Noticias relacionadas

Democracia y tecnología: cómo construir un mundo en libertad

Los procesos de cambio que hoy estamos experimentado vienen a ofrecernos retos y riesgos

La diplomacia secreta y el fondo de las relaciones con Marruecos: el Sáhara y Ceuta y Melilla

En la actualidad y salvo en el Sáhara, la diplomacia secreta parece -es secreta- no tener especial relevancia en nuestros contenciosos

Herramientas para combatir el antigitanismo

Se combate en los medios de comunicación

Políticos tontos, maleducados e ignorantes

Pedro Sánchez no dudó en salir a los medios de comunicación para exponer que era una ley progresista y que sería vanguardia, además de imitada en otros muchos países

Bajarse al moro

La enfermiza vanidad de Pedro Sánchez está situando a España al borde del ridículo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris