Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Lectura   Reflexiones   Pensamientos   Vida  

​La caricia a la vida

“Una persona que lee, y que lee bien, disfruta muchísimo mejor de la vida, aunque también tiene más problema frente al mundo”, Mario Vargas Llosa
Francisco Vélez Nieto
jueves, 29 de septiembre de 2022, 12:03 h (CET)

Mi casa revestida de libros cubre gran parte de las paredes, salteados, algunos cuadros. Los libros son en la casa la más amena compañía. Una larga mirada desde el gran ventanal muestra la ciudad y sus Torres como cabeceras históricas de un pasado diluido sobre un  mar de las leyendas. Lejanos se dibujan los campos con sus cuatro estaciones mientras parece sonar un fondo de Verdi en dulce consonancia.


En estas paredes íntimas, levantadas con el esfuerzo de hombro con hombro, mentes sanas alimentadas de sueños se encuentran  ambas vivencias, todo lo humano, las sonrisas, los sueños rotos y las pláticas bien ganadas. No faltan desencantos, pero, pese a todo, caminamos cogidos de la mano y desde la terraza lanzamos saludos a la vida diaria que se va posando en las azoteas del entorno, el paisaje urbano se resiste a ser solo tiempo pasado  de una arquitectura para el gozo con música de campanarios y pájaros que vuelan sobre la vieja muralla

          

Abajo, ya en el arroyo, en hilera los contenedores de basura donde se suceden hurgando una  legión  de golpeados marginales. El mundo es así, le guste o no le guste tanto dios como al diablo. Y los réditos del rezo, ya se sabe, según la renta de cada cual marcan el paso. Todo es  desahucio, puro calvario para caminantes sin camino, sin parada y fonda, donde unos  hombres a otros hombres se devoran como festín diario. Nuestros años no se refugian en una torre  de marfil sino de ladrillo labrado  con palabras y sueños que fueron tallando nuestro cotidiano existir. A veces nos sentimos nostálgicos, recordamos experiencias, pero queremos vivir, sentir bajo la cadencia apoyo armónico, razón del estar  azul suave que tu mirada me regala, alimento diario de nuestra andadura. 

          

Pero a veces, tal vez ahora que me siento amenazado, la sangre alterada, vislumbro la barca de Caronte remando sigilosamente hacia la orilla, alrededor de mi posible viaje a la caverna del olvido. Caronte es astuto y cicatero, por unos óvulos es capaz de todo. Intentaré no dejarlo arribar a este margen, no me fío de él. Necesito vivir algo más envuelto en tu azul y mecido por risa que es música, me debo a escribir, libros por releer. Esa nuestra manera cotidiana de vivir.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

A nuestra gloriosa bandera

Poema

Aprovecha cada momento

Poesía

​María Sanz, 'De vuelta a casa'

Reseña literaria

​Se muere el escritor

Quiero dejar de escribir

De la etología a la moral y la ética

¿Quién no fue marcado en su infancia por alguna fábula que le transmitió valores?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris