Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Perón   Circunstancias   Histórico   Mujer   Paraguay  

La odisea de Perón

Por estas fechas del año 1955, el tantas veces recordado líder argentino vivía dramáticas horas a bordo de una cañonera paraguaya
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 27 de septiembre de 2022, 10:56 h (CET)

Por estas fechas del año 1955, el tantas veces recordado líder argentino Juan Perón, vivía dramáticas horas a bordo de una cañonera paraguaya.


Como en una escena de un filme de terror, en una noche de tormenta eléctrica en Buenos Aires, sonó el timbre de la embajada paraguaya. El embajador paraguayo en la República Argentina, musitó en guaraní: "Ha llegado el gran señor" (ouma karaí Guazú, en el idioma original).


La secretaria del embajador, Pilar Mallén, fue hasta el umbral para recibir al visitante, y abrió la puerta a una sombra que a sus espaldas tenía relámpagos y una copiosa lluvia. Era Juan Domingo Perón.


Pocos días antes, el 16 de septiembre de 1955, un golpe de Estado liderado por connotados jerarcas de las Fuerzas Armadas se había levantado contra el gobierno constitucional de quien ahora buscaba refugio en la embajada paraguaya, donde había llegado más solo que un muerto y con el agua atravesada en el gabán. El agua le escurría por los zapatos mojando las alfombras de la Embajada donde al fin pudo dejar de contener la respiración.


Varios levantamientos le siguieron en toda la geografía argentina, y Buenos Aires era una ciudad en llamas. En sus calles se habían levantado piquetes y barricadas, desatando una batalla campal entre uniformados, sindicatos, manifestantes de uno y otro bando.


Era evidente que Perón había dejado de ser más que un Rey Mago, como lo definiera Soriano en uno de sus cuentos, para convertirse en un Moisés indefenso que debía navegar aguas turbulentas para salvar la vida. Se había tramado un plan desde la embajada paraguaya para salvar a Perón, pero sin aclarar todas las dudas.


¿Cómo llegar a la dársena donde le esperaba un bote clandestino con marineros paraguayos que lo llevarían a bordo de la cañonera? No son precisamente las condiciones climatológicas las que dificultan atravesar una ciudad partida en dos para llegar hasta una cañonera de agua dulce, eludiendo el fuego de aquel fantasma de gafas oscuras llamado Isaac Rojas.


La gloriosa heroína fue, cuando no, una mujer paraguaya. Ante el riesgo de llamar la atención con su portentoso auto de patente diplomática, el embajador Juan Ramón Chávez designó a su secretaria Pilar Mallén como responsable de tan comprometido trasbordo.


Fue así que esta mujer condujo en su automóvil tan pequeño como un Fiat 600, a un Perón que no era hombre pequeño en ningún sentido, agazapado en el asiento posterior, hasta su célebre destino, la cañonera paraguaya. 


El resto es historia conocida. Pero quizás por primera vez sea recordada esta mujer paraguaya que aún vive y conserva perfecta lucidez a los 95 años. Merced a ella, Perón sobrevivió para vengarse de muchos de sus enemigos y pudo regresar para morir en el poder. LAW

Comentarios
Guillermo 09/oct/22    22:20 h.
Guillermo 09/oct/22    20:51 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La tetrarquía destructiva

En el siglo II a. C. la economía era un auténtico desastre: la inflación se disparó, el comercio se paralizó y las provincias quedaron aisladas entre sí.

​Feliz Navidad filtrada

Hay niños que no entenderán por qué Santa Claus los ha dejado sin regalos, a pesar de haberse portado bien

​Autogolpes de Fujimori y de Castillo

El miércoles 7 antes del mediodía, el Presidente Castillo leyó un mensaje desde su despacho decretando la disolución del Congreso

​Pedro Castillo como el maestro Ciruela

Fue una insensatez instaurar un Gobierno de emergencia nacional, momentos antes del debate de la «moción de vacancia», algo así como la sentencia de destitución que le apartaba de la Jefatura del Estado

Asturias, ninguneados y olvidados

No podemos seguir teniendo un sistema de trenes que no es suficientemente rápido y que no está adaptado al ancho estándar
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris