Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Extremadura   Despoblación   Migración   Agricultura   Ganadería  

La tragedia migratoria de Extremadura

La despoblación supone el mayor drama histórico-social de esta comunidad autónoma, que, desde los años sesenta, ha perdido más de seiscientos mil habitantes
Juan de la Cruz
jueves, 15 de septiembre de 2022, 10:56 h (CET)

EMIGRACION B


Buena parte de los estudiosos sobre el fenómeno de la emigración extremeña coincidimos en señalar que la diáspora constituye el mayor drama histórico-social de nuestra región. Una emigración, arrancada y extraída fundamentalmente a partir de los años sesenta, que se fue llevando por delante una riada, de unos seiscientos mil paisanos, ante la desatención al mundo agrícola y ganadero, principal fuente de vida en los pueblos extremeños, que se veían obligados a salir de sus municipios, de sucampo, de su mundo, para emprender la cruda y larga travesía migratoria.


Un panorama en el que Extremadura se vio involucrada desde el comienzo de los planes desarrollistas que distanciaban de forma notoria a unas y otras regiones y gentes, de forma cruel para las más desatendidas, como es el caso de nuestra tierra, cuyos jóvenes, los brazos más fuertes y pilares del futuro, marchaban en legiones para posibilitar la mayor prosperidad a otras regiones --¿dónde el principio de igualdad?-- con sus angustias y adversidades en el alma de la distancia.


Extremadura, eminentemente agrícola y ganadera, sufría la angustia de privaciones y sufrimientos, de abandonos y marginaciones, de ver cómo sus expectativas de futuro, se encontraban obligadas a rendirse ante las injustas imposiciones desde los poderes centrales. Lo de siempre. Con la marcha de los jóvenes tras el servicio militar, la tragedia de los adioses, el desgarro y resquebrajamiento familiar, la despoblación y desertización de nuestros pueblos, el largo y casi eterno adiós, la decadencia paulatina de los municipios, envejeciendo y perdiendo a marchas forzadas, una parte de su historia. El patrimonio moral adquirido por los emigrantes entre sus andanzas y ocupaciones, la riqueza costumbrista y tradicional, la pérdida de parte del patrimonio cultural, cambiándola, por imposición y necesidad imperativa, por una aventura lejana, arriesgada y de la que muy pocos, apenas un mínimo puñado, regresaría.


Los nuevos emigrantes eran esforzados luchadores del siglo XX, trabajadores que mamaron de sus antepasados la cultura del esfuerzo y las penurias, el hambre y la adaptación a los cambios sociales, en casas de angustias y pensiones de mala muerte, sin tertulias vecinales, sin ganado callejero, sin charlas inveteradas, sin tutes subastados, sin ferias ganaderas, sin celebraciones populares, entre un rosario de sacrificios y esfuerzos, remitiendo el sustento familiar a las mujeres y los padres, como un cordón umbilical entre los emigrantes y quienes permanecían en el pueblo.


Atrás quedaban lejos, muy lejos, sus historias humanas, mientras los municipios extremeños se desangraban hasta una situación estremecedora. Ahí están las cifras y los resultados de la emigración, que, con frecuencia, podemos leer en la prensa.


La tragedia migratoria que devoró a Extremadura. Y que, a pesar de los pesares, continúa devorándola por esa enormediferencia socioeconómica, industrial, existente entre unas y otras regiones y que, para no engañarnos, se irían agigantando a extremos abismales entre unas y otras Comunidades Autónomas. Y que, al disponer de más población, industrias y capacidad de vertebración e industrias gozan de muchas más ayudas, prerrogativas, vías de desarrollo, progreso y distanciamiento económico, industrial, tecnológico, humano, entre autonomías de primera, de segunda y, quizás, hasta de tercera división.


Coge, lector, cualquier estadística de índices comparativos en la España de hoy y, sencillamente, sigue con atención la línea de las gráficas y detente en la variabilidad de la Extremadura de ayer, de hoy, y, si me apuras, de mañana.


¿Qué se hizo por los emigrantes desde las esferas oficiales de Extremadura? No nos engañemos. Poco. Una tierra con nuestros déficits y problemáticas, con nuestras carencias, con tantos desaires, con el conformismo habitual, disponía de pocas salidas. Pero, sobre todo se tejió, lamentablemente, una estructura que no fue capaz de hilvanar, apenas, unas pequeñas y escasas vías que no representaban las dinámicas ni problemáticas de los emigrantes.


Se hizo, si no el silencio político total, cuasi. El maldito mutismo, indiferencia o pasotismo político que todo lo engulle vergonzosa, vertiginosamente. Se daba paso, pues, al transformismo del silencio como una especie de inseguridad y de miedo a trabajar en nuevos planes desde los aterciopelados sillones políticos y jugarse el tipo, por intereses de diferentes planteamientos.


Quisiera creer que el inteligente lector, me entiende. ¿Por qué? Una emigración tan gigantesca, como la del pueblo extremeño, no es el fruto casual de unas circunstancias excepcionales. Sino que se basaen coordenadas de estudio que se van cumpliendo, lamentablemente, contra la buena voluntad popular de nuestras gentes. Tan arraigadas, por otra parte, en su identidad...


Al fondo de la inmensidad en el paisaje extremeño quedan desparramados pueblos y más pueblos, desangrados, con decenas de miles de paisanos, con nombres y apellidos que pasaron a levantar, porque el destino es así, el crecimiento de otras Comunidades Autónomas más potentes que la nuestra. Un ejemplo siempre, el de Extremadura, de bondad, de entrega, de nobleza…


Hoy, lamentable, penosamente, la población de la Comunidad Autónoma de Extremadura se encuentra en niveles similares a los de los años veinte de la pasada centuria. A ver si un día el árbol de la siembra, entre tantas desesperanzas, crece de modo generoso entre encinares, olivares, alcornocales, higueras extremeñas, por cuyos senderos se pierden muchos esquemas de futuro, muchas generaciones y muchos anhelos.

Se necesita tanto, que seguiremos esperando… 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La tetrarquía destructiva

En el siglo II a. C. la economía era un auténtico desastre: la inflación se disparó, el comercio se paralizó y las provincias quedaron aisladas entre sí.

​Feliz Navidad filtrada

Hay niños que no entenderán por qué Santa Claus los ha dejado sin regalos, a pesar de haberse portado bien

​Autogolpes de Fujimori y de Castillo

El miércoles 7 antes del mediodía, el Presidente Castillo leyó un mensaje desde su despacho decretando la disolución del Congreso

​Pedro Castillo como el maestro Ciruela

Fue una insensatez instaurar un Gobierno de emergencia nacional, momentos antes del debate de la «moción de vacancia», algo así como la sentencia de destitución que le apartaba de la Jefatura del Estado

Asturias, ninguneados y olvidados

No podemos seguir teniendo un sistema de trenes que no es suficientemente rápido y que no está adaptado al ancho estándar
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris