Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   libertad   Difamación   Responsabilidad   Reflexión  

Elogio de la fraternidad

En tiempos de rampante intransigencia de todo signo se hacen necesarias dosis altas de fraternidad
Diego Vadillo López
martes, 30 de agosto de 2022, 19:45 h (CET)

Leía este que les escribe, en sus años de EGB en un libro sobre ecología destinado a los infantes, que cada vez estamos los seres humanos más juntos pero menos unidos. Una gran verdad constatable en la evolución de las sociedades que transcurren bajo la lógica capitalista como de aquellas que lo hacen bajo la de la economía planificada.


El que Kropotkin escribiese “El apoyo mutuo” no hace sino dar constancia de que las comunidades humanas habrían de organizarse a través de lazos fraternales que hiciesen honorable el desempeño de todas las funciones sociales que todos acometemos. Ciertamente, la gente no actúa en su día a día pensando en contribuir a un estado de las cosas lo más grato para todos, muy al contrario, es movido por un acuciante instinto de supervivencia. Y si, por fortuna, sacrificio o malas artes, logra obtener un beneficio que lo diferencie del común, se repliega, alejándose de “la canalla”, salvo para plegarla a sus caprichos.


En Occidente y Oriente las oligarquías no quieren a las gentes, que conforman los modelos sociales que en el mundo son, fraternalmente agregadas, ya que los privilegios de unos pocos se sustentan en la desagregación y colisión entre sí de quienes luchan en el día a día por su propio cuanto mejor estar en el tablero.


Muchas veces, antes o después, el ser humano reflexiona en profundidad y se da cuenta de que todo lo denodadamente luchado no mereció la pena toda vez que aquí quedará cuando el conseguidor haya partido hacia inmateriales derroteros. Al fin, el materialismo o lujo, del tipo que sea, lo es por un tiempo tasado para su beneficiario, que hubo de atravesar por una serie de vicisitudes no siempre gratas.


La lógica egoísta en todos los órdenes es la que se viene imponiendo desde muy antiguo, cuando otra más cooperativa y mutuamente respetuosa amabilizaría el paso de los más por este absurdo trance que nos contiene. El lapso sería muy otro si fuese refundado sobre un apoyo mutuo basado en el recíproco respeto, entendido tal concepto en sentido amplio, lo que nos ahorraría tantas interesadas peroratas político-mediáticas, de esas que puntualizan, en nombre de la libertad, que el hombre no puede ser libre ni en esto ni en lo otro porque le caerá encima el peso de la espuria difamación interesada si osa contravenir a los sumos sacerdotes del “statu quo”. Quienes obtienen beneficio personal de la puesta en liza de unas u otras proclamas sin mostrar capacidad de atender, siquiera mínimamente, la propuesta en otra dirección del que piensa diferente no busca aportar valor social, sino imponerse al tiempo que obtiene malversadas rentas para sí.


Una desentronización del fetichismo materialista acompañado de un sentido más solidario de la convivencia acompañado de un respeto multidireccional en sentido amplio contribuirían a adecentar el ratito en que estamos por aquí y nos evitarían aguantar a según qué oferentes de humo que no cejan de contaminar nuestras mentes con la polución de su infame intención de fondo, apoyada en falacias como la de la “sana competencia”, la cual no habría de ser desechada siempre que fuera sustentada por la demostración del mérito y no en prácticas nepóticas, verbigracia. A aquellos que tanto defienden el Mercado y la libre competencia, por tanto, cabría decirles que, en efecto, pugnen por que sea libre y sana la susodicha competencia; que sea el mérito fruto del esfuerzo, sin más, lo que aúpe a los talentos. De tal cosa todos nos acabaríamos beneficiando.


En otro orden de cosas, ya ha quedado desgastado de puro inservible el modelo representativo, dado que en todos los tiempos y lugares, la promoción a los puestos de mando de quien sea, lo hace perder la perspectiva y, anegado por los privilegios a su alcance acaba precipitándose por simas de indignidad. Ya afirmar taxativamente que se está dotado para articular los intereses colectivos sin dar entrada al mentado colectivo se antoja un acto de presuntuoso narcisismo.


Las sociedades habrían de estar hoy ya maduras para iniciar el camino de la autorresponsabilidad política. El tiempo de los partidos y los líderes muestra a las claras que ha caducado, y seguirá alargándose artificialmente tanto tiempo como las sociedades supuestamente desarrolladas se abstengan de asumir la solemne responsabilidad de su autogobierno democrático, que requeriría de abundosa fraternal proximidad interpersonal para empezar a caminar.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

En un mundo tan revuelto y problemático, ¿en quién podremos confiar?

Satanás es incansable, siempre buscando nuestra perdición. Mejor será confiar en la Virgen que tenemos a mano

Posible fraude encubierto

Si las personas que acometen una reforma en su vivienda exigiesen factura reducción de IVA al 10%, habría más control y menos fraude al Estado

Lima sin Alegría

Un candidato centrista y belaundista opuesto a la unidad izquierdista

Porca miseria

La tragicomedia de Lima es que uno de sus dos principales candidatos a la alcaldía es un fanático tanto del Opus Dei como de los chistes para niños

Un malaje en la Moncloa

Romance
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris