Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Familia Real   Celebración   Acto   Religiosidad  

​Donde fueres, haz lo que vieres

Donde vayas adáptate a sus costumbres por educación y esto implica observación y respeto
María del Carmen Portugal Bueno
@PortugalBueno
jueves, 28 de julio de 2022, 12:57 h (CET)

Al ver las imágenes de la familia real durante la celebración litúrgica de la ofrenda nacional al Apóstol Santiago de este año, me he acordado de estas palabras del papa Francisco: «¿Vosotros habéis visto cómo se hacen los niños la señal de la cruz? No saben qué hacen: a veces hacen un gesto, que no es el gesto de la señal de la cruz. Por favor, mamá y papá, abuelos, enseñad a los niños desde el principio –de pequeños- a hacer bien la señal de la cruz».


Uno de los refranes que se relaciona directamente con el protocolo social es «Donde fueres, haz lo que vieres». Es decir, donde vayas adáptate a sus costumbres por educación y esto implica observación y respeto.


Si una persona, que no es creyente o lo espero no es practicante, asiste a un acto religioso por algún compromiso social debe ajustarse al comportamiento que se aplica en esa determinada celebración. Si toca levantarse del asiento, uno se levanta; si toca arrodillarse, uno se arrodilla; o si toca santiguarse, uno se santigua. Pero no de cualquier manera, debemos realizar la señal de la cruz como es debido, por respeto.


En referencia a esto, la Comisión Episcopal Española de la Liturgia en el año 1970 emitió un comunicado, aún vigente, en el que se indicaba que las autoridades civiles presentes en actos religiosos «deben respetar las leyes relativas a la participación activa durante la celebración litúrgica».


Y si desconoces esas leyes que se aplican al acto que vas a asistir, debes tener el interés de conocerlas y aprenderlas por respeto y educación. Y si no te apetece realizar el esfuerzo, pues no vayas.


Esta forma de comportarse y de actuar no debe aplicarse solamente a los actos religiosos, sino a cualquier evento que asistamos. Por ejemplo, si presenciamos la interpretación del himno nacional debemos adoptar la posición correcta de respeto al mismo.

Noticias relacionadas

El que se equivoca aprende

Todos en este mundo, cuando hablamos de algo estamos totalmente convencidos de ser los acertados, yo incluida

La nueva burocracia

Los miembros del “segmento de plata” tenemos que reconocer que los avances de la cibernética nos han cogido con el paso cambiado

Falta de atención a los pacientes

Los ciudadanos están pagando las consecuencias de la saturación del sistema público de salud

Fundación Transición Española & Ley de Memoria Democrática

"Todo lo que afecta a la Guerra Civil y a la Dictadura dejémoslo para los historiadores"

«La culpa no la tienen nuestras estrellas sino nosotros mismos» (Shakespeare)

Nunca más vamos a callar ni consentir cuando delante de nosotros se produce una injusticia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris