Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   comunismo   Izquierda   comunistas   Pablo Iglesias  

Comunismo de salón

Izquierda radical y trasnochada de lucha de clases que no tiene cabida en este siglo XXI
Manuel Villegas
miércoles, 27 de julio de 2022, 10:55 h (CET)

Sí, en verdad que, al igual que existe el toreo de salón, también florece el comunismo de salón. En el toreo de salón, el “pretendido” matador se luce con el capote o la muleta ante unos cuernos montados sobre ruedas, llevados por un subalterno, que le embisten y que no podrán causarle daño alguno. Los espectadores le aplauden y vitorea como si en realidad estuviese ante un morlaco de 600 kilos. El aficionadillo se siente satisfecho y bien pagado con unas aclamaciones de oropel.

         

Igual ocurre con estos comunistas que pretenden asaltar el cielo (palabras de Pablo Iglesias) en beneficio propio. Esta harca de comunistas que pretenden gobernarnos practica un comunismo para ricos, viviendo en lujosas mansiones (¿qué hay del piso de ochenta metros cuadrados en Vallecas, Pablo Iglesias?) protegidas y vigiladas por fuerzas de orden público que costeamos los pertenecientes a la denostada “Casta”; viajan, como cualquier mal nacido de esta, en Falcon a Nueva York y se pasean haciéndose fotos por la Quinta Avenida.

         

Cuentan, puede ser verdad y que no haya pasado, que en los primeros años del comunismo en España, estaban “repartiendo” la riqueza de los señoritos del pueblo varios comunistas: “el cortijo de D. José para Antonio”, la fábrica de harina para Rafael”, y así sucesivamente. De pronto dijo uno de ellos: Las cabras..., no lo dejó terminar el que hacía el reparto: Las cabras ni se tocan. Yo tengo cabras.

         

Este es el comunismo bien entendido, lo mío para mí y lo tuyo para los dos. Así es comunista cualquiera.

         

Se dice que el general Otelo Saraiva de Carvalho, de Portugal, se entrevistó con el Primer Ministro de Suecia Olof Palme y le dijo: “Nuestra revolución va a acabar con todos los ricos”, Palme la contestó: “Vaya, nosotros queremos acabar con todos los pobres”.

         

Acabar con los ricos, eliminar la posibilidad de crear puestos de trabajo y riqueza que es lo que hace que las naciones prosperen y alcancen un grado de bienestar satisfactorio que cubra sus necesidades, eso es lo que pretenden estos comunistas que visten según los dictámenes de la moda.

         

Una izquierda radical y trasnochada de lucha de clases que no tiene cabida en este siglo XXI. Hoy la diferencia de clases está tan desdibujada que no se distingue la casa de un trabajador manual, con todas las comodidades posibles, de la de un adinerado “capitalista”.

         

La palabra proletario debería de desaparecer del vocabulario. Me explico. Esta locución nació en el tiempo en el que un trabajador, al no conseguir dinero suficiente para sustentar a su familia aumentaba su prole que comenzaba a trabajar a edad muy temprana para subvenir a los gastos familiares. Marx utilizó esta palabra en su manifiesto comunista para referirse a las personas de la clase obrera que, según él, no tenían otra cosa que ofrecer a la sociedad que su fuerza de trabajo y su prole.

         

Hoy día, cuando el promedio de nacimientos por familia en España es tan bajo que llega a 7,1 por mil, y un índice de fecundidad de 1,19 hijos por mujer, no podemos hablar de prole en el sentido prístino de la palabra, como fuerza de trabajo.

         

Conocí personalmente a Julio Anguita, fuimos compañeros de estudios de Magisterio. No compartía sus ideas porque para repartir la miseria, siempre hay tiempo, y lo que necesita un país es que el capital cree puestos de trabajo; pero siempre lo respeté por la firmeza con la que defendía sus convicciones, y jamás se aprovechó de su posición para medrar económicamente.

         

Estos comunistas de salón que viven tan ricamente en sus dachas rodeados de toda clase de lujos y bienestares bien podrían aprender de él y de otros comunistas íntegros que han defendido sus ideas aun a costa de ser encarcelados.

         

Hoy es muy fácil ser comunista.

Noticias relacionadas

Democracia y tecnología: cómo construir un mundo en libertad

Los procesos de cambio que hoy estamos experimentado vienen a ofrecernos retos y riesgos

La diplomacia secreta y el fondo de las relaciones con Marruecos: el Sáhara y Ceuta y Melilla

En la actualidad y salvo en el Sáhara, la diplomacia secreta parece -es secreta- no tener especial relevancia en nuestros contenciosos

Herramientas para combatir el antigitanismo

Se combate en los medios de comunicación

Políticos tontos, maleducados e ignorantes

Pedro Sánchez no dudó en salir a los medios de comunicación para exponer que era una ley progresista y que sería vanguardia, además de imitada en otros muchos países

Bajarse al moro

La enfermiza vanidad de Pedro Sánchez está situando a España al borde del ridículo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris