Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Afganistán   Geopolítica   Alianza   Países   Conflicto   Crisis  

Afganistán en el agujero de la ambigüedad de la crisis geopolítica

El Afganistán de hoy no ha sabido utilizar su poder nacional para formar una alianza ordenada y un alineamiento geopolítico con los países en conflicto
Abdul Naser Noorzad
jueves, 21 de julio de 2022, 11:44 h (CET)

En términos de seguridad y teorías geopolíticas, Afganistán se considera un punto de encuentro entre los cinturones de seguridad y los centros geopolíticos regionales. Las demarcaciones geopolíticas son en realidad limitaciones que pueden garantizar la estabilidad y la seguridad o viceversa en Afganistán. Dado que la mayoría de las interacciones de seguridad y las estrategias geoestratégicas tienen lugar en el territorio geopolítico del sur y el norte de Afganistán, aún se está discutiendo su impacto en la situación en Afganistán. 


Esta influencia en medio de los grandes acontecimientos históricos y la competencia de potencias regionales y globales se ve afectada por el llamado fenómeno de "profundidad estratégica", que ha propiciado el terreno para las crisis geopolíticas. Porque el centro geopolítico de Asia del sur y Central, que se encuentran en las cercanías de Afganistán, es una fuente candente de tensión y competencia entre los sistemas de poder y seguridad, cuyo terreno objetivo se establece en Afganistán.

 

Afganistán, sumido en la competencia entre grandes potencias, con limitaciones geográficas e inestabilidad política, siempre ha estado sujeto a las consecuencias inevitables de estas competencias. India y Pakistán son dos focos de tensión en Afganistán. Ambos tienen un pensamiento de seguridad basado en la profundidad estratégica y este pensamiento ha sentado las bases para la competencia de seguridad y el uso extensivo de representantes en el territorio de Afganistán. 


Con una visión estratégica profunda, Pakistán trata de resolver el problema de la frontera de Durand, el problema de seguridad de mantener la retaguardia de seguridad en Afganistán en caso de una guerra con India, y el problema económico como el acceso a recursos minerales baratos de Asia Central y la comercialización en hacer que estos países sean favorables para sí mismos. Con una perspectiva ligeramente diferente, India está tratando de derrotar a su rival histórico Pakistán en estas competencias por un lado y ajustar el entorno de seguridad de acuerdo con su doctrina de seguridad y, por otro lado, obtener acceso a los recursos de los países de Asia Central. 


China está mirando la geografía de Afganistán con una mirada tranquila pero estratégica en el noreste de Afganistán, que se espera que se convierta en una audaz presencia política, económica e incluso militar después de la retirada de Estados Unidos de este país. En la factura de este pensamiento estratégico, China ve tres factores como razón de su cálida presencia en Afganistán. En primer lugar, la tendencia creciente del extremismo, que va en aumento tras la llegada al poder de los talibanes, muestra que Afganistán se ha convertido en un refugio seguro para terroristas multinacionales. En segundo lugar, es la visión económica la que hace de China la principal línea de trabajo en sus interacciones con otros países. 


Además de observar las minas de Afganistán, China tiene una visión estratégica sobre la implementación del megaproyecto “OneBelt-One Road- por sus siglas en ingles”. Sin duda, si no se proporciona estabilidad y seguridad en Afganistán y no se dan importantes garantías de seguridad para la inexistencia de retos de seguridad en las fronteras norte de Afganistán, lo que afectará a la seguridad de los países centroasiáticos por donde pasa este proyecto, la implementación de este súper proyecto será imposible, será un dolor de cabeza. En tercer lugar, para China, que tiene una visión líder del sistema internacional y considera a Asia como su futura esfera de influencia, un Afganistán sin la fuerte presencia política de China estará lejos de la lógica estratégica.


China, consciente de estos tres elementos, está tratando de mantener esta presencia en determinados marcos y teniendo en cuenta las restricciones políticas y de seguridad en el futuro.

Porque el proceso de desarrollo regional entre Asia del sur, Asia Central y Asia Occidental se ha acelerado tras la vuelta al poder de los talibanes. Parece que las competiciones geopolíticas han ganado más dimensiones y profundidad, y diferentes demarcaciones en cada una de estas áreas determinarán el destino de la competición y la nueva forma geopolítica en los grandes juegos de las grandes potencias. También muestra claramente el curso de los desarrollos, la transformación de los antiguos límites y la formación de nuevos límites. 


En el seno de esta ambigüedad geopolítica pueden darse tres escenarios, según el imaginario geopolítico de cada actor en interacción con la realidad denominada Afganistán bajo el control de los talibanes, que son: a) la formación de un triángulo de socios económicos y de seguridad de China, Rusia e Irán bajo la tapadera del rompecabezas de Afganistán; b) Intensificación de los conflictos regionales con la competencia de Irán, Pakistán y la intervención de actores extra-regionales, especialmente India, Turquía y países árabes; c) Reconciliación de Irán y Afganistán con la formación de la alianza de Pakistán, Rusia y China en competencia con Occidente. 


Estas nuevas demarcaciones geopolíticas determinarán el destino de la región y sus actores en la próxima década en las interacciones globales. Por lo tanto, de los tres escenarios posibles, el escenario de la alineación de Irán, Rusia y China es poco probable, el escenario de reconciliación entre Irán y Afganistán en la competencia entre Occidente y Rusia y China es menos probable, y el escenario de intensificación la competencia entre Irán y Pakistán y los aliados regionales es más probable.


Tomando en consideración que la retirada de los Estados Unidos de América y sus aliados de Afganistán ha sentado las bases para que China ejerza mayor influencia e influencia en la región, y si China está dispuesta a entrar al proyecto TAPI, las especulaciones apuntan a la posible expulsión de India de este gran proyecto regional; En este caso, la huella de India en las ecuaciones relacionadas con Afganistán será más débil que antes y, naturalmente, enfrentará un serio desafío para garantizar los intereses regionales de este país. Porque la construcción de la forma geopolítica de Afganistán se ha refinado de tal manera que, por un lado, es una fuente de beneficios económicos y de subsistencia para Afganistán y los países involucrados, y por otro lado, es una fuente de tensiones de seguridad. y estrategias militares entre estos países. 


Los países de Asia Central se enfrentan a tres grandes desafíos a pesar de no haber logrado establecer un sistema político fuerte: el separatismo, el tráfico de drogas y el extremismo religioso. Afganistán ha hecho que las condiciones para la escalada de las crisis provocadas por el narcotráfico y el extremismo religioso sean favorables para este país, y el separatismo también puede fortalecerse en esta área. Las oportunidades conjuntas de explotación de los recursos económicos y los proyectos económicos de que Afganistán puede ser un puente entre el centro y el sur de Asia, hacen que las condiciones objetivas de esta distensión sean favorables, pero el eje sur, con la intensificación de la competencia por la seguridad, hace prácticamente imposible este campo.


Si Afganistán sigue siendo parte del rompecabezas geopolítico de EE. UU. y la OTAN, entonces la región de Afganistán se convertirá en el centro de nuevos conflictos en la región fronteriza de Asia Central, Asia Meridional y Asia Occidental y China, lo que supondrá una amenaza directa para Irán y Rusia y China en primer lugar creará en los próximos pasos. Este agujero geopolítico será el punto caliente de la sangrienta competencia por la seguridad en el territorio de Afganistán. El Afganistán de hoy, que carece de una visión estratégica hacia estos países y no ha sabido utilizar su poder nacional para formar una alianza ordenada y un alineamiento geopolítico con los países en conflicto.

Noticias relacionadas

Centro de la cuestión social

José Morales Martín

​Optimismo moderado

Juan García, Cáceres

​La huelga de letrados judiciales

Francisco Javier Sánchez Sinovas, Cantabria

Una cuestión institucional pero también antropológica

Pedro García

La libertad requiere información

Domingo Martínez Madrid, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris