Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Familia   Destrucción   Manipulación   Ciudadanos   Valores  

La destrucción de la familia para mejor manipular al ciudadano

Para los que manejan el mundo a su capricho, tienen claro que hay que despojar al hombre de sus valores y referencias
Francisco Rodríguez
martes, 31 de mayo de 2022, 09:36 h (CET)

Este último domingo de mayo al celebrarse el día de la Ascensión, ha quedado olvidado que también se celebraba el día de San Pablo VI, el Papa que el 25 de julio de 1968 publicó su Encíclica “Humanae Vitae” sobre la regulación de la natalidad a la que nadie hace referencia, a pesar de su importancia en estos tiempos que nos ha tocado vivir.


Los años sesenta fueron una explosión de reivindicaciones sociales en las que se pedía más libertad, pero no tanto para construir una sociedad mejor sino para vivir cada cual a su aire sin responsabilidades ni prohibiciones.


A pesar de las enseñanzas del Concilio Vaticano II respecto a la familia y la sociedad, seguramente el diablo inventó “el espíritu del Concilio” como coartada para actuar de forma muy distinta.


Hoy seguramente pocos se acuerdan de aquel Concilio, ni del sufrido San Pablo VI que contempló con dolor la estampida de la secularización del clero y la proclamación del amor libre de cualquier atadura.


El progresivo abandono del matrimonio como sacramento, sustituido por las uniones civiles o por la mera convivencia de hecho, han ido en aumento constante y lo mismo el crecimiento de los abortos, objeto de leyes cada vez más permisivas hasta pretender que matar un niño en gestación se considere “un derecho de la mujer” (nosotras parimos, nosotras decidimos).


Dejó de hablarse de interrupción voluntaria del embarazo ya que si algo se interrumpe podría reanudarse, pero la práctica del aborto es una muerte definitiva de un ser humano inocente.


¿Qué aportaba la encíclica citada? Pues que la natalidad podía regularse utilizando los ritmos biológicos del organismo femenino para lo cual era necesario la voluntad de los cónyuges de abstenerse de los actos sexuales en los periodos de ovulación una vez decidido el número de hijos a procrear.


Pero como ello exige el control de nuestros apetitos, se buscó eliminar tal control mediante métodos físicos o químicos que impidan la fecundación sin ningún esfuerzo, sin someternos a ninguna disciplina.


Por supuesto que desde instancias sociales y políticas se rechazaron las normas de la iglesia a las que se negó toda competencia para dictarlas. Esta postura social reclamaba al mismo tiempo el divorcio sin cortapisas, con lo cual se daba al traste con la familia.


Todos los periodos revolucionarios (y éste lo es) tienen claro que para mejor dominar a los ciudadanos hay que despojarlos del entramado que da consistencia a su vida: familia, religión, idioma e historia. Y en eso están: falseando la historia, destruyendo el lenguaje, atacando a la religión.


Si leemos el Archipiélago Gulag o los relatos del Madrid del 1931 podemos comprobar como incontables personas hacen cosas horribles siguiendo las ordenes de los que mandan, aunque los que mandan, a su vez, obedezcan a otros que tienen más poder.


Hay un libro actual en el que se cuenta como los porteros de las casas de Madrid tenían que dar cuenta de los vecinos desafectos alarepública, lo mismo que en la Rusia de Lenín.


Hagamos lo posible por preservar nuestra religión, nuestra historia, nuestros valores.

Noticias relacionadas

Democracia y tecnología: cómo construir un mundo en libertad

Los procesos de cambio que hoy estamos experimentado vienen a ofrecernos retos y riesgos

La diplomacia secreta y el fondo de las relaciones con Marruecos: el Sáhara y Ceuta y Melilla

En la actualidad y salvo en el Sáhara, la diplomacia secreta parece -es secreta- no tener especial relevancia en nuestros contenciosos

Herramientas para combatir el antigitanismo

Se combate en los medios de comunicación

Políticos tontos, maleducados e ignorantes

Pedro Sánchez no dudó en salir a los medios de comunicación para exponer que era una ley progresista y que sería vanguardia, además de imitada en otros muchos países

Bajarse al moro

La enfermiza vanidad de Pedro Sánchez está situando a España al borde del ridículo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris