Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Julian Assange   WikiLeaks   Extradición   EEUU  

Assange extraditable

Sus abogados vienen trazando otras estrategias legales para impedir su extradición
Isaac Bigio
sábado, 23 de abril de 2022, 11:21 h (CET)

El miércoles 20 de abril, en la víspera del cumpleaños número 96 de la reina Elizabeth II, la corte inglesa quiso darle un presente a su monarquía al dar paso a la extradición de Julian Assange, el principal revelador de secretos militares de muchas potencias militares.


Assange traicionado


Assange, quien en 2006 fundó Wikileaks, publicó millones de documentos clasificados en los que destapó una serie de negociados y masacres, incluyendo las que soldados norteamericanos cometieron contra civiles y periodistas en Bagdad, capital de Irak, en abril 2010. Para buscar silenciarlo, él fue acusado en Suecia de haber maltratado a mujeres, lo que hizo que él solicitase asilo dentro de la embajada ecuatoriana de Londres en junio 2012.


Entonces el Presidente ecuatoriano Rafael Correa y su vicepresidente Lenín Moreno quisieron ganar prestigio internacional, mostrándose como paladines de la libertad de prensa amenazada por EEUU que quería acallar a su principal expositor de serias conspiraciones secretas. Durante 7 años Assange vivió en ese pequeño departamento donde estaba la sede diplomática ecuatoriana. Según la ley de dicho país, tras un quinquenio de vivir en suelo ecuatoriano (y una embajada es parte de su soberanía), una persona puede tener acceso a la ciudadanía, algo que él consiguió.


Sin embargo, cuando Moreno llegó a la Presidencia decidió romper con Correa y el "socialismo del siglo XXI" para pasarle al lado de la derecha. Puso en la cárcel a Jorge Glas, quien fue electo como su vicepresidente, debido a que él le reclamaba que no traicionara a la izquierda, expulsó a la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) de su edificio central en Quito (para romper con dicho organismo y alinearse 100% con la política exterior de Donald Trump) y aplicó las recetas de ajustes monetaristas.


Ante las presiones de los gobiernos norteamericano y británico que querían que Assange vuelva a una cárcel en Londres, Moreno autorizó a la policía londinense a entrar en su sede diplomática para sacar a su asilado el 11 de abril del 2019. No importó que Assange era ecuatoriano o que se llamara a una fuerza pública externa. Al mismo tiempo que se echaba a Assange de la embajada, se le quitaba de su pasaporte ecuatoriano, y todo ello sin proceso legal.


EEUU lo quiere silenciar


Pese a que los cargos iniciales que hizo Suecia para extraditarle fueron abandonados por Estocolmo (lo que confirmaba las sospechas de Assange de que se trataba de una maniobra para facilitar el pedido de EEUU a mandarlo a dicho país), Inglaterra lo retuvo en la prisión de alta seguridad en Belmarsh, en la que se encuentra desde hace 3 años.


Su caso ha llevado a una serie de procesos, muchos de ellos sin que él fuese autorizado a estar en persona o que durasen muy poco (como el que ocurrió el 20 de abril del 2022). La prensa no habla mucho de ello y todos los grandes partidos (conservador, laborista y liberal) ignoran sus demandas a fin de evitar terminar en EEUU donde podría acabar con cadena perpetua (o incluso ser sometido a la pena de muerte).


Assange es nacido en Australia y no es ni ha sido ciudadano estadounidense, pero Washington siempre se ha creído que tiene autoridad para repatriar a cualquier persona del mundo a su propio país. A Assange se le ha venido poniendo una mordaza porque él ha tenido el valor de revelar el trabajo sucio y las masacres cometidas por la maquinaria militar norteamericana, además de todas las maniobras con las cuales Hillary Clinton se impuso en la nominación demócrata contra su rival "socialista" Bernie Sanders en las internas demócratas del 2016.


Patel vs Corbyn


La decisión de la corte inglesa del 20 de abril no es final, pues ahora esta le ha pasado la pelota a la ministra del interior conservadora Priti Patel. Ella tiene fama de ser muy dura contra los inmigrantes y la izquierda. En esta semana, Patel ha sido muy cuestionada en el Parlamento y en la media por su proyecto de enviar solicitantes de asilo que llegan a las costas británicas hacia Ruanda, una pequeña república enclavada en el centro ecuatorial y tropical del África, la cual fue el centro del peor genocidio del último cuarto de siglo y no tiene un historial democrático.


Muchas personas que huyen desesperadas desde las montañas frías de Afganistán, Siria o Irak pueden ser enviadas al trópico del continente negro. En contraste, Reino Unido abre sus puertas a todo refugiado europeo de su aliada Ucrania y ofrece altas sumas de dinero a todo hogar británico que les acoja en sus casas.


Uno de los pocos parlamentarios británicos que ha estado constantemente defendiendo a Assange ha sido el izquierdista Jeremy Corbyn, quien hasta abril 2020 estuvo liderando durante un quinquenio al laborismo. En medio de un gran piquete de protesta en las afueras de la corte, Corbyn sostuvo que este fallo atenta contra la libertad de prensa a nivel mundial y que debe ser parado.


Para muchos izquierdistas, Assange es un héroe y un mártir. Muchos demócratas, desde los diarios The Guardian al New York Times (quiene sle publicaron), creen que es importante que él y otra clase de periodistas que son capaces de hacer conocer secretos que afectan a la paz y la justicia en el mundo debieran estar libres. Hoy, muchos de ellos lamentan que Assange este prohibido para poder destapar varios juegos ocultos en torno a la pandemia, las guerras de Siria y Ucrania o diversos intentos de golpes patrocinados por la CIA y otras agencias de espionaje.  


A medio año de que Sir Keir Starmer le remplazase en ese puesto (prometiendo en su manifiesto mantener muchas de sus políticas e integrando a sus partidarios en su directiva), el nuevo líder laborista decidió echar a Corbyn de la bancada laborista, aunque no pudo hacerlo del propio partido. En caso de haber nuevas elecciones generales, Corbyn no podría buscar la reelección por su distrito en Islington Norte (al cual representa ininterrumpidamente desde 1983) como candidato laborista.


Debido a su historial, es posible que Patel confirme la decisión de la corte de extraditar a Assange, pero el problema es que ella va a tener que responder una serie de presiones legales y parlamentarias. Todo esto, en medio de un proceso que hay hoy en la cámara de los comunes, donde todos sus miembros opositores y algunos oficialistas piden que el Primer Ministro Boris Johnson sea removido de su cargo, pues se acaba de convertir en el primer gobernante que haya tenido el Reino Unido en sus 315 años de historia en haber sido multado por la policía metropolitana por violar la ley.


No es seguro que Johnson quiera abrir otro frente para ser cuestionado o que él continúe en el poder y, por ende, con su gabinete durante mucho tiempo. Esto hace que la situación de Assange aún sea indefinida. Además, sus abogados vienen trazando otras estrategias legales para impedir su extradición.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Su Proyecto de Escuela

José Morales Martín, Gerona

El “Acuerdo energético” y los problemas

Pedro García, Gerona

El ruido de la naturaleza no te impide la reflexión

Pedro García, Gerona

Joe Biden amenazó a DIOS

Venancio Rodríguez Sanz

Ucrania, ¿es Rusia?

Luis Montes de Neira Monte, Santander
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris