Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

​Juicio contra abusos en el clero

Josefa Romo
Lectores
@DiarioSigloXXI
viernes, 18 de febrero de 2022, 08:47 h (CET)

Por decisión de Podemos, con Ángel Gabilondo a la cabeza de las acusaciones como Defensor del Pueblo, se intenta juzgar los abusos de sacerdotes en España. Gabilondo es ex - religioso corazonista y fue profesor en un Colegio privado de la Orden. Por la posibilidad de no tener independencia de criterio (incluso puede haber resentimiento oculto), Gabilondo no es persona idónea para ese juicio. 


Por otra parte, la pederastia existe y ha existido en otros ámbitos y con mayor incidencia que en personas del clero. ¿ Por qué juzgar sólo a la Iglesia? Además, no es el sitio propio.

La Iglesia, con sus enseñanzas, ajustadas a la verdad y la justicia, al bien y la belleza, no ha sembrado podredumbre; todo lo contrario: ha enseñado la virtud de la castidad, el respeto y el amor al prójimo, particularmente a los más vulnerable y necesitados. La Iglesia no es culpable, no se le puede achacar la conducta mundanizada de algunos sacerdotes y religiosos.  


Los abusadores, con nombre y apellidos, y los superiores jerárquicos que, a sabiendas, no hayan actuado con contundencia (“Para vergüenza vuestra lo digo. ¿ Acaso no hay entre vosotros algún hombre sabio que pueda juzgar entre sus hermanos”1 Corintios 6:5), deben pagar, a las víctimas, de su propio bolsillo o con la cárcel. Es frívolo, interesado e injusto dilapidar bienes de la Iglesia para resarcir a víctimas que la Iglesia no ha creado. La Jerarquía  eclesiástica tiene el debe de custodiar el patrimonio de la Iglesia, que proviene de donaciones del pueblo fiel.  En otros campos ( la enseñanza estatal, la Medicina, el Deporte o los sindicatos…), ¿quiénes pagan  por los abusos? ¿Acaso, el Estado?


La mayoría de los curas pederastas han fallecido. Como las estadísticas no dan para el escándalo, suman, sibilinamente, un pasado hasta de cincuenta y setenta años atrás, con lo que es fácil la calumnia. Mediante  estas campañas,  se intenta arrebatar a la Iglesia su buen nombre y sus bienes, y acallarla para que no denuncie las injusticias del crimen del aborto y la eutanasia, y la perversión sexual en la infancia.


Agradezco a la Iglesia por su labor extraordinaria a favor de todos, sin excluir a nadie, y la admiro por sus enseñanzas y ejemplos de virtud  en los santos y en tantísimos sacerdotes buenos. La Iglesia hace y ha hecho un bien inmenso al mundo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

En un mundo tan revuelto y problemático, ¿en quién podremos confiar?

Satanás es incansable, siempre buscando nuestra perdición. Mejor será confiar en la Virgen que tenemos a mano

Posible fraude encubierto

Si las personas que acometen una reforma en su vivienda exigiesen factura reducción de IVA al 10%, habría más control y menos fraude al Estado

Lima sin Alegría

Un candidato centrista y belaundista opuesto a la unidad izquierdista

Porca miseria

La tragicomedia de Lima es que uno de sus dos principales candidatos a la alcaldía es un fanático tanto del Opus Dei como de los chistes para niños

Un malaje en la Moncloa

Romance
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris