Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Lectores
Cartas al director
Lectores
Jaume Catalán Díaz, Gerona

El informe de la ONU sobre niños y privacidad es parte de un programa de la ONU más extenso sobre “Inteligencia Artificial y Derechos Infantiles”. UNICEF ha dedicado un extenso informe al tema. Habla a los poderes de la coordinación de masas para dirigir mensajes y programas controlados por agencias de la ONU y otros actores. Una de las fortalezas del regimen de los derechos humanos es que es universal y se aplica a todos. Hace muchos años, sin embargo, la ONU comenzó  a hacer guetos de los derechos humanos. Más que derechos humanos universales, la ONU ha impulsado derechos que no son universales ya que se aplican únicamente a mujeres, homosexuales y niños.


Uno de los tratados de la ONU más universalmente aceptado es la Convención de los Derechos del Niño. Se ha accedido a ello desde casi todos los gobiernos del mundo, excepto de los EE.UU. Mientras el presidente Clinton lo ratificó en 1995 nunca ha sido refrendado por el senado de los EE.UU. Esto se debe a que el acceso a los tratados requiere 2/3 de los votos a favor, y los Demócratas nunca han sido capaces de reunir tal apoyo. Los conservadores ven la Convención de los Derechos de los Niños demasiado radical en cuanto a que alega que los niños son titulares de derechos totalmente separados de sus padres. Además, exige que los niños reciban información de cualquier tipo y de cualquier fuente.


El último informe presentado por el Consejo de los Derechos Humanos lleva los derechos de los niños incluso más lejos. El desafío para los padres de todo el mundo es que ellos nunca conocerán este documento, ni comprenderán su impacto en sus gobiernos nacionales que puede ser considerable. Los abogados  y jueces, sin embargo, utilizan estos informes para imponer nuevas ideas a los gobiernos de las naciones e incluso en los sistemas educativos.

Artículos del autor

Nadie sabe,en el sentido estricto del término, si Dios existe o no. Si alguien dice: “Sé que Dios no existe”, desde luego no es un ateo, es un imbécil. Porque realmente nadie lo sabe.

La situación se pone muy fea, todos los aspectos de la sociedad empeoran, a la pandemia, al paro, a la ruina económica y a la inmoralidad reinante y con la añadidura de la gravísima crisis por la que atraviesa la Iglesia Católica, tenemos que añadir el ambiente crispado, alterado a causa de las elecciones de la Comunidad de Madrid.

Todo es relativo. La crisis de la pandemia, sus consecuencias económicas, cuánto nos afecta que un buque mercante haya estado una semana atravesado en el canal de Suez, cuántas PCR se hacen entre la población africana, cuándo dispondrán de vacunas en los lugares más recónditos del mundo y cuáles son los verdaderos problemas en esos lugares.

Para atizar vivamente el sentimiento victimista, en periodo electoral se remiten cartas con balas, navajas ensangrentadas, etc., a cualquier parte del mudo. Pero, como las de verdad pesan mucho y podrían no llegar a su feliz destino, se cursarán de juguete: éstas harán similar efecto ya que nadie diría que son de mentirijilla.

Solo una mala política puede protagonizar la miserable respuesta que dio, Isabel Celaá, Ministra de Educación, no a un diputado concreto, sino a todos los padres con un hijo que tenga problemas y que necesite, ineludiblemente, una educación acorde con esos problemas.

El líder de los católicos birmanos, el cardenal Charles Bo elogiaba la increíble valentía, compromiso y creatividad del pueblo al tiempo que lamentaba que el país esté de nuevo inmerso en la pesadilla de la brutalidad, la violencia y la dictadura. 

El negacionismo de hechos reales, científicos o verdaderos es tan antiguo como la propia humanidad, por algo pertenecemos a una especie enteramente animal. Esta actitud crea innumerables problemas individuales y colectivos.

Este escrito se puede considerar como una inspiración dirigida a todo ser humano, sea creyente o no ¿Se sirve Dios del Nuevo Orden Mundial para castigar al mundo? Dios no nos castiga con un palo, pero se sirve de unos acontecimientos o sucesos para nuestra corrección.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris